avdiel frias

CÓMO ME DIVIERTEN LOS TEXTOS DE AVDIEL FRÍAS

Cómo me divierten los textos de Avidel Frías


Lamar Fortín nos ha puesto un documento de Avdiel ben Obed donde se pretende fortalecer la idea de que Yeshúa es el Mesías, a partir de las investigaciones del Dr. Israel Knohl y la llamada Estela de Gabriel, un curioso documento seguramente Qumranita, escrito sobre una piedra, y datado hacia mediados del siglo I AEC.
Naturalmente, Avdiel ben Obed lleva sus conclusiones demasiado lejos y comete una serie de errores fácilmente señalables.

1. Avdiel ben Obed dice que le sorprende que un judío observante, como Knohl, hable del Jesús histórico sin prejuicios. Está muy mal informado. En general, muchos lo hacemos. Lo que pasa es que cuando hablamos con él, o con gente como él, no hablamos del Jesús HISTÓRICO, sino del Jesús MÍTICO en el que creen los cristianos, mesiánicos o nazarenos. En mi larga experiencia en este tipo de controversias, MUY POCAS VECES he tenido ocasión de sentarme a discutir sobre EL JESÚS HISTÓRICO. Generalmente, sólo se discute de creencias sobre el Jesús de la mitología cristiana, que no tiene mucho o nada de histórico.
Dice Avdiel ben Obed que muchos de los elementos aportados por Knohl en una conversación personal, y en su libro “El Mesías antes de Jesús: el Siervo Sufriente en los Rollos del Mar Muerto”, evidencian que “es evidente que para rabinos de la línea del Judaísmo Rabínico la muerte y resurrección del Mesías no es una idea extraña…”, y luego cita el célebre Targum Jonatán como prueba de ello, apelando a que allí se identifica al Mesías como el Siervo Sufriente de Isaías 53.
Hay dos errores en esto.
a) En primer lugar, no sé cómo se le ocurre relacionar de un modo tan rápido las ideas de Knohl sobre el concepto de Mesías Sufriente en los Rollos del Mar Muerto, con las ideas rabínicas sobre el Mesías Sufriente en el Targum Jonatán. Avdiel hace creer que una cosa (las ideas en los Rollos investigadas por Knohl) demuestra la otra (las ideas rabínicas en el Targum Jonatán). Es una tontería, principalmente porque son dos fenómenos extemporáneos. El documento investigado por Knohl es del siglo I AEC. El Targum Jonatán es del siglo II EC. Es decir, hay unos 200 años de diferencia entre uno y otro.
b) En segundo lugar, y acaso más importante, la Estela de Gabriel (documento de donde Knohl obtiene su material) es un documento relacionado con los Rollos del Mar Muerto y, por lo tanto, de la secta Esenia Qumranita. En cambio, el Targum Jonatán es un documento RABÍNICO. Sólo un VERDADERO IGNORANTE puede pasar por alto las diferencias entre Judaísmo Qumranita y Rabínico. La primera es, nuevamente, temporal: cuando el Judaísmo Rabínico se consolidó, el Qumranita estaba totalmente extinto. La segunda es ideológica: los dos polos opuestos de las creencias judías previas al Judaísmo Rabínico, fueron los que hubo entre Qumranitas y Fariseos. El Judaísmo Rabínico sigue, a grandes rasgos, las pautas del Fariseísmo, si bien incorporó también las de otras tendencias, como el Saduceísmo, el Helenismo y el Esenismo. Pero lo que DEFINITIVAMENTE NO INCORPORÓ fueron las creencias Qumranitas. Había una enemistad total de esta secta radical con el resto del Judaísmo, y no se ha encontrado NINGÚN tipo de evidencia para demostrar, o acaso insinuar, que alguna tendencia posterior del Judaísmo retomara las creencias de los Qumranitas. Lo que dice Avdiel ben Obed tiene tanta lógica como decir que las ideas de los marxistas del siglo XX sobre la libertad de prensa nos demuestran algo sobre las ideas de los neoliberales del siglo XX sobre el mismo tema. Sólo una persona que NUNCA ha estudiado las diferencias entre Qumranitas y Fariseos puede pensar que lo que dice Avdiel tiene sentido.

2. Avdiel ben Obed NO ENTIENDE la postura de Knohl. La razón es simple: Avdiel no está buscando aprender sobre Judaísmo antiguo, sino PRETEXTOS para justificar sus creencias. Cuando se topa algo que se PARECE a lo que él cree, su cabeza inmediatamente lo AJUSTA Y TRANSFORMA de acuerdo a sus criterios preconcebidos. Probarlo es fácil. Basta con ver lo que el propio Knohl dice sobre sus investigaciones: “La primera mención del Mesías Sufriente, llamado Mashiaj ben Yosef está en el Talmud. En mi libro, yo argumento que la idea de este Mesías Sufriente está basada en un hecho histórico. Yo creo que está conectada con la revuelta judía en la tierra de Israel que siguió a la muerte de Herodes en el año 4 AEC. Esta insurrección judía fue brutalmente reprimida por los ejércitos de Herodes y del emperador Augusto, y los mesiánicos líderes de la revuelta fueron eliminados. Estos eventos echaron a andar la tradición del Mashiaj ben Yosef, y prepararon el camino para que emergiera el “mesianismo catastrofista”. Interpretaciones del texto bíblico ayudaron a que se consolidara la creencia de que la muerte del Mesías era un componente necesario e indivisible para la salvación. Mi conclusión, basada en textos apocalípticos de este período, es que ciertos grupos creían que el Mesías moriría, resucitaría en tres días, y ascendería a los cielos” (Israel Knohl, en entrevista para el diario HaAretz, abril 19, 2007).
Estamos ante algo más complejo que nada más decir “la creencia en que el Mesías habría de morir y resucitar al tercer día es anterior a Yeshúa…”. Se trata de una creencia basada en UN EVENTO HISTÓRICO, y Knohl es muy preciso al respecto. En la entrevista previamente citada, y siguiendo con las palabras de Knohl, se nos dice que “la revuelta en el año 4 AEC fue una lucha por la libertad… la insurrección, que empezó en Jerusalén y se esparció por todo el territorio, tuvo varios líderes. Un estudio de las fuentes judías y romanas muestran que el más importante fue Simón, que operó desde Transjordania. Simón se declaró a sí mismo rey, llevó una corona, y fue visto como un rey por sus seguidores, que albergaron esperanzas mesiánicas por él… Simón, el ‘príncipe de príncipes’, fue el líder mesiánico de este grupo… la Estela de Gabriel parece haber sido escrita por sus seguidores, y refleja el intento de explicar el fracaso de la revuelta y la muerte de su líder…”.
¿De qué trata, entonces, la Estela de Gabriel según Knohl? De que los seguidores de Simón creían que su líder, muerto por los romanos, habría de resucitar para regresar victorioso.
Sin embargo, la abrumadora mayoría de los académicos no está de acuerdo con esta interpetación, y la razón es que las palabras de la Estela que llevan a Knohl a esta conclusión, sólo dicen esto:
“En tres días (ilegible) yo, Gabriel…”.
La parte ilegible es una palabra, y Knohl cree que puede ser la palabra “vive”, de tal modo que el texto diría “En tres días vive. Yo, Gabriel…”. Pero es SÓLO UNA ESPECULACIÓN, rechazada por la mayoría de los especialistas.
Sin esto, TODA LA IDEA DE QUE HABÍA UNA CREENCIA EN UNA RESURRECCIÓN AL TERCER DÍA se esfuma por completo.
¿Por qué los especialistas rechazan la idea de Knohl? Porque NO EXISTE ningún otro documento de esa época que hable de un tema semejante. En el resto de los Rollos del Mar Muerto, JAMÁS aparece la idea de un Mesías que muere y resucita.

3. De manera sorprendente (mágica, me atrevería a decir), Avdiel pasa en automático a disertar sobre el Targum Jonatán. Como ya he mencionado, es increíble, porque la Estela de Gabriel y el Targum Jonatán son dos documentos totalmente disímiles, escritos por dos tendencias del Judaísmo radicalmente antagónicas, y con una diferencia de 200 años entre la elaboración de uno y otro. Empezar hablando de uno y pasar en automático al otro sólo refleja un patético caos mental. Pero ni modo. Así lo hizo Avdiel, y no me queda más remedio que dejar el tema de la Estela, y remitirme al del Targum Jonatán.
Escrito hacia mediados del siglo II AEC, tiene el interés de ser el primer texto de tipo exegético que relaciona al Siervo Sufriente de Isaías 53 con el Mesías. Hay que aclarar: en todos los siglos anteriores, NINGÚN autor del Judaísmo hizo esta asociación.
¿Con esto nos quiere decir Jonatán ben Uziel que el Siervo de Isaías 53 es el Mesías, y que el Judaísmo siempre lo entendió así?
Así es como los mesiánicos y nazarenos quieren darlo a entender. Pero no es tan simple. En realidad, el contenido del Targum Jonatán en Isaías 53 es bastante bizarro. Allí aparecen varias ideas que NO APARECEN en el texto de Isaías. Por ejemplo:
a) Isaías 53 habla de los sufrimientos del Siervo del Señor. Todos los sufrimientos allí mencionados ESTÁN REFERIDOS AL SIERVO. Pero en el Targum Jonatán no. Algunos de los sufrimientos están referidos al Mesías, otros a Israel, y otros a las naciones paganas.

b) Por ejemplo, la frase “fue llevado como oveja al matadero” se refiere, en Isaías, al Siervo. Pero en el Targum Jonatán no. Allí dice que las naciones enemigas de Israel SERÁN LLEVADAS COMO OVEJAS AL MATADERO. Es un cambio trascendental.

c) Se agregan detalles significativos. Por ejemplo, el Targum Jonatán dice que el Siervo RECONSTRUIRÁ EL TEMPLO. Cualquiera que conoce potablemente bien Isaías 53, sabe que esto NO ES PARTE DEL TEXTO BÍBLICO. Se trata de una adición arbitraria de Jonatán.

d) En esas circunstancias, no resulta extraño que Jonatán incluya otra idea que JAMÁS aparece en Isaías: que el Siervo puede ser identificado como el Mesías.
Como puede verse, el Targum Jonatán se da demasiadas LIBERTADES a la hora de interpretar el texto de Isaías. Entonces, para afirmar que EL SIERVO ES EL MESÍAS porque así lo dice el Targum de Jonatán, entonces también hay que admitir que NO ES EL MESÍAS QUIEN IRÁ “COMO OVEJA AL MATADERO”, SINO LAS NACIONES ENEMIGAS DE ISRAEL, porque así lo dice el Targum Jonatán. Y de paso, hay que admitir que Isaías 53 habla explícitamente de la reconstrucción del Templo, porque así lo dice el Targum Jonatán.
A todas luces, es obvio que esto es un disparate. ¿Qué es lo que sucede, entonces?
Los especialistas señalan, en un orden de ideas muy parecido al de Knohl, que este Targum, lejos de pretender INTERPRETAR el texto bíblico, pretende CONTEXTUALIZARLO a un momento muy preciso de la historia del pueblo judío, y es al posterior A LA DERROTA DE SIMEÓN BAR KOJBA (año 135 EC).
El Targum Jonatán habla de un Mesías glorioso, triunfante, heroico, que repentinamente cae en desgracia. En términos muy simples, retrata a Bar Kojba. Entonces, este pasaje sería el modo en el que el autor DESCRIBIÓ SU REALIDAD, tomando como base la narrativa del profeta Isaías, pero DE NINGÚN MODO sería una INTERPRETACIÓN DEL TEXTO DE ISAÍAS. Es, más bien, una interpretación DE LA DERROTA DE BAR KOJBA.
La prueba más simple es esta: si esta fuera una interpretación propia del Judaísmo (el Siervo es el Mesías), DEBERÍAN existir documentos PREVIOS que ya anticiparan esa creencia. PERO NO LOS HAY. Y no estamos hablando de poco tiempo. Estamos hablando de que entre Isaías y Jonatán hay MIL AÑOS. Y en esos MIL AÑOS no existe un sólo documento judío que identifique al Mesías como el Siervo Sufriente de Isaías.
Por lo tanto, ESTÁ CLARO QUE JONATÁN NO ESTÁ SIGUIENDO UNA LÍNEA DE CREENCIAS DEL JUDAÍSMO, sino HACIENDO OTRA COSA. A la luz de la evidencia histórica, está claro que está dando una explicación del por qué de la derrota de Bar Kojba.
Entonces, cuando el Targum Jonatán dice que el Mesías muere, se refiere a algo de lo más rudimentario: Bar Kojba murió en batalla.
Estas serían las únicas similitudes entre la Estela de Gabriel y el Targum Jonatán: ambos serían textos escritos a partir de la decepción de los seguidores de dos líderes judíos derrotados por el Imperio Romano.
Claro, Avdiel ni por enterado.


4. Avdiel sigue diciendo que, según el cabalista Moshé Alsheikh, “todos nuestros rabinos” aceptaron que Isaías 53 habla del Mesías. Vaya dato erróneo. Simplemente, el MÁS GRANDE INTÉRPRETE DE LA BIBLIA EN LA EDAD MEDIA RECHAZÓ TAJANTEMENTE ESTA IDEA: Rabí Shlomo Itzjak, también conocido como Rashí.
Aquí, el problema es que Avdiel no entiende la diferencia entre creer que el Siervo es el Mesías y creer que los sufrimientos del Siervo son los sufrimientos del Mesías.
El Judaísmo POSTERIOR A LA DERROTA DE BAR KOJBA desarrolló la creencia, justamente a partir del Targum de Jonatán, de que los sufrimientos descritos en Isaías 53 son los sufrimientos del Mesías. Y las razones son simples, pero eso, de ningún modo, significa que el profeta Isaías haya hablado del Mesías en su capítulo 53. Vamos por orden:
a) A lo largo de Isaías 40-55, se repite insistentemente la idea explícita de que EL SIERVO ES ISRAEL. Por lo tanto, la idea fundamental BÍBLICA sobre el Siervo, es que es Israel. Todo lo que se diga después, TIENE QUE PARTIR DE ESTE HECHO INDISCUTIBLE. En el libro de Isaías NO EXISTE NINGUNA PISTA QUE INSINÚE QUE EL SIERVO ES EL MESÍAS.
b) ¿De qué habla esta sección? De la restauración de Israel en tiempos de Ciro el Persa. Es decir, cuando se regresó del exilio en Babilonia. Entonces, la idea es simple: los sufrimientos del Siervo (Israel) son un elemento fundamental ANTES de la restauración.
c) Siguiendo esa lógica, los rabinos posteriores a la derrota de Bar Kojba desarrollaron la idea de que ANTES de que venga la restauración FINAL, alguien volverá a SUFRIR como parte del proceso de redención. ¿Quién? Un gran guerrero, porque así está profetizado en Zacarías 12: en la gran batalla para defender a Jerusalén, un guerrero será “traspasado”, y su muerte hará que todas las familias de Israel guarden luto por él.
d) Los rabinos posteriores a Bar Kojba vieron muy clara esta relación: Isaías habla de los sufrimientos del Siervo, que son el antecedente a la restauración. Zacarías habla de los sufrimientos de un guerrero, que son el antecedente a otra restauración. Bajo la lógica del KAL VAJOMER (como es lo pequeño, es lo grande), entonces los sufrimientos del Siervo (Israel) antes de la restauración en tiempos de Ciro, serán semejantes a los sufrimientos del Mesías Guerrero y Mártir antes de la restauración en los tiempos del fin.
e) Esta es la razón por la cual el Judaísmo se tuvo, literalmente, que INVENTAR un personaje mesiánico DEL QUE EL TEXTO BÍBLICO NO DICE NADA: el Mashiaj ben Yosef, o Mesías de las Tribus de Yosef. La Biblia habla de los linajes mesiánicos sacerdotal (los descendientes de Aarón) y real (los descendientes de David). Pero jamás hablá de un Mesías del linaje de Yosef. Bajo ciertas DEDUCCIONES (en realidad, bastante lógicas), atribuyó esta idea de un Mesías guerrero y mártir a la descendencia del patriarca Yosef. Pero no es una idea universalmente aceptada por los judíos. La razón es simple: en términos BÍBLICOS, NO EXISTE el Mashiaj ben Yosef. Es una creencia desarrollada DESPUÉS DE LA DERROTA DE BAR KOJBA, momento traumático para el Judaísmo, porque vio como el líder que, según las expectativas exacerbadas, debería traer la redención, fue finalmente derrotado por los romanos. Como ya hemos visto, ANTES de este evento (años 132-135 EC), JAMÁS se habló en el Judaísmo de un Mesías sufriente.
f) Así es como el Judaísmo lo ve. ¿Me entienden ahora por qué, pese a que nos hablen del Targum Jonatán, de la Estela de Gabriel, o del rabino Alsheikh, los judíos sólo nos reímos cuando insisten en que todo esto favorece el mesianismo de Yeshúa? Más aún: ¿me entienden ahora por qué cuando leo los textos de Avdiel ben Obed sólo veo a un IGNORANTE opinando sobre cosas que DESCONOCE? Avdiel tiene un pésimo hábito: encontrar una pizca de información y luego construir un edificio de ideas enorme, estrambótico. Lamentablemente, trivial y superfluo, porque NUNCA investiga los temas a fondo. En todas sus disertaciones, siempre es evidente que pasa por alto LA MAYOR PARTE DE LA INFORMACIÓN.
5. Luego aparece una frase encantadoramente tierna por parte de Avdiel. Dice: “el hecho de que el Cristianismo también aplique Isaías 53, no significa que tenemos que cambiar de parecer”. Es cómico, porque con ello Avdiel quiere dar a entender que si el Cristianismo también dice que Isaías 53 habla del Mesías, eso no significa que ellos (los nazarenos) estén siguiendo una pauta cristiana y que, por lo tanto, lo mejor sea separarse de ella. Naturalmente, pasa por alto lo que resulta, involuntariamente, más cómico: en realidad, TODOS los argumentos que Avdiel despliega para intentarnos convencer de que Isaías 53 habla del Mesías, SON LOS MISMOS que usa el Cristianismo. Es decir, Avdiel sólo REPITE LO QUE HA APRENDIDO DEL CRISTIANISMO. Y con ello refleja que NO PUEDE ESCONDER su perfil netamente cristiano. Siguiendo su estilo de decir las cosas, “el que ellos (los nazarenos) se hayan distanciado en algunas cosas de los católicos y los protestantes, no significa que no sean cristianos”.
6. Pero tal vez sea más cómico ver a Avdiel metiéndose a descifrar lo que dice Rashí, un rabino muy por encima de las capacidades de alguien que se educó como pastor de la Iglesia Adventista. Primero cita la Guemará: “si el Mashiaj es de los vivos, entonces es como Yehudá Hanasi; si es de los muertos, entonces es como Daniel”. Y luego cita el comentario de Rashí: “Esto significa que si el Mashiaj es de los que están vivos, hubiese sido Yehuda Hanasi, quien sufrió varias aflicciones y era completamente piadoso. Pero si el Mashiaj es de los que ya han muerto, hubiese sido Daniel, quien sufrió en el pozo de los leones…”. Y luego, el comentario de Avdiel: “Notemos que Rashí entiende que el texto dice que el Mashiaj era Daniel o Yehuda Hanasi. Sin embargo, también Rashi dice que hay otra forma de entender la cita del Talmud: no que alguno de los dos personajes fue el Mashiaj, sino que el Mashiaj es COMO uno de ellos. Lo interesante de esto es que claramente sí hay una posibilidad de que el Mashiaj fuese alguien que murió como Daniel, obviamente tendría que resucitar para terminar su misión de rey. Pero algunos dicen que el texto no da la posibilidad de la resurrección de un Mashiaj, sino que el alma del Mashiaj muerto se encarna en otra persona. Esto no solamente es absurdo, porque el concepto de reencarnación es prácticamente moderno dentro del Judaísmo”.
Veamos error por error:
a) Avdiel dice que “notemos que Rashí entiende que el texto dice que el Mashiaj era Daniel o Yehuda Hanasi…”. ¿De verdad no entiende la lectura ni en español? El Talmud dice “si el Mashiaj es de los vivos, entonces es COMO Yehudá Hanasi; si es de los muertos, entonces es COMO Daniel…”. Por el amor de D-os, Rashí no tenía que ENTENDER nada. El texto es explícito. Si nos resulta un absurdo infumable creer que el Mesías es Yeshúa porque con él no llegó ningún tipo de redención, resulta igualmente tonto suponer que el Mesías fue Yehudá Hanasi o Daniel. Con ellos tampoco llegó ningún tipo de redención. El razonamiento de Rashí es algo más sencillo, pero también más incómodo para Avdiel. Simplemente, está reflexionando sobre lo que dice el Talmud, y aclara que si el Mesías HUBIESE ESTADO VIVO (“si el Mashiaj es de los vivos”) en el tiempo de los talmudistas, HUBIESE (nótese el tiempo verbal) sido Yehudá Hanasi. Y si HUBIESE VIVIDO EN TIEMPOS PASADOS (“si el Mashiaj es de los que ya han muerto”), hubiese sido Daniel (con ello, naturalmente, queda descartado Yeshúa). Pero el punto es que NINGUNO DE LOS DOS LO FUE. Entonces, el Mesías no es ni de los que vivían en la era del Talmud, ni de los que vivieron en cualquier otra época. ¿Qué significa esto? QUE EL MESÍAS NO HA LLEGADO. Nada más. Y Avdiel se enreda con tan poca cosa.
b) Luego, Avdiel -en el colmo de la ingenuidad- agrega: “Lo interesante de esto es que claramente sí hay una posibilidad de que el Mashiaj fuese alguien que murió como Daniel, obviamente tendría que resucitar para terminar su misión de rey”. Qué tontería. ¿Y acaso no cabe la posibilidad de que termine su misión de rey ANTES DE QUE MUERA? En realidad, cuando Rashí explica que si el Mesías “fuese de los muertos” sería Daniel, está siguiendo una lógica muy simple: el Mesías, como todo ser humano, TIENE QUE MORIR. Es sorprendente que Avdiel diga “sí hay una posibilidad de que el Mashiaj fuese alguien que murió”, cuando esa es la ley natural PARA TODOS LOS SERES VIVOS. En realidad, Avdiel tendría que demostrar primero que hay seres vivos en este planeta Tierra que NUNCA MUEREN, como para que su frase tuviera lógica.
c) El Mesías tiene que morir. Eso es obvio, porque es un ser humano. Por lo menos, en la lógica judía esto jamás está en tela de juicio. Pero tiene que reinar también. Entonces, querido lector, simplemente aplique usted un poco de lógica: ¿qué tiene más sentido: decir que primero reina y luego se muere, o decir que primero se muere y luego resucita para reinar? Es obvio que lo más lógico es lo primero. Lo segundo sólo tiene lógica en la creencia cristiana, donde el Mesías es sobrehumano e inmortal. Con ello, nuevamente Avdiel sólo sigue lo que aprendió en sus lecciones de pastor adventista, y se aleja -incluso rechaza- por completo de lo que el Judaísmo siempre ha creído.
d) En los estertores de su enredo, llega a decir que la forma en la que algunos judíos lo explican es por medio de la reencarnación, pero que esto es absurdo, porque la reencarnación es una creencia “moderna” en el Judaísmo. Nada más falso. La reencarnación incluso está presente en el Nuevo Testamento: Juan el Bautista es visto como Elías mismo (y eso sólo se puede explicar técnicamente como reencarnación, porque Juan el Bautista no apareció adulto de la nada; se supone -según Lucas- que nació en una familia judía de manera más o menos normal, salvo por la edad de sus papás), Jesús habla de un ciego de nacimiento que pecó ANTES de nacer ciego, y los apóstoles le dicen a Jesús que la gente cree que es “alguno de los profetas” como Isaías o Jeremías. Reencarnación, simplemente. Ahora bien: lo que me queda claro es que Avdiel NO TIENE LA MÍNIMA IDEA sobre la forma en la que el Judaísmo entiende la transmigración del alma, que es muy diferente a la forma hindú o budista -las que están de moda hoy en día-, o incluso a la forma griega antigua (expuesta varias veces por Platón). Pero qué se le va a hacer si se trata de un tipo que se pone a opinar de cosas que no sabe.
7. Avdiel continúa con sus reflexiones sobre la resurrección del Mesías. Al respecto, sólo le tendría que recordar que, de acuerdo a las creencias del Judaísmo, TODOS tenemos que llegar a ese punto. Y, supongo, siguiendo cierta lógica, que si TODOS debemos resucitar, entonces también el Mesías debe resucitar. Toda la explicación de Avdiel se vuelve ociosa, porque EVADE el tema fundamental, el verdadero problema que genera el debate entre Judaísmo y Cristianismo: lo que NO EXISTE en NINGÚN lugar del texto Bíblico, es una profecía que diga QUE EL MESÍAS TENÍA QUE RESUCITAR ANTES DE LA RESURRECCIÓN FINAL. Si Avdiel me dice que el Mesías debe resucitar, yo acepto el dato. Y agrego: claro, tiene que nacer, crecer, madurar, reinar, morir y, en el fin de los tiempos, resucitar. Eso es algo con lo cual cualquier judío religioso va a estar de acuerdo en sus términos generales. Pero que me vengan a decir que el Mesías tiene que nacer, crecer, madurar, morir, resucitar, esperar miles de años, y luego regresar a reinar, eso es un total y absoluto disparate que NO TIENE SUSTENTO BÍBLICO, y que no ha sido creído por NINGUNO de los rabinos que Avdiel cita, buscando infructuosamente bases para sus creencias cristianas. Si quiere bases textuales que nos muestren a autores antiguos que creían en eso, que recurra a la Patrología Cristiana. Allí sí se va a encontrar todo lo que quiera sobre ese tema.
8. Sigue con su soberbia exhibición de ignorancia e incapacidad de entender las fuentes judías. El punto, ahora, es la supuesta contradicción entre como puede morir o no morir el Mesías. Cita a Maimónides, que deja muy en claro que el Mesías debe ser alguien que nos acerque a la Torá y que luche las batallas de D-os, pero que si aparece alguien con esas características y muere antes de lograrse la redención, entonces NO ES EL MESÍAS QUE ESPERAMOS. Hasta aquí va bien. Luego, Avdiel explica que Maimónides se refiere a condiciones muy precisas sobre como debe morir, porque dice -textualmente- “si lo matan”. Entonces, un Mesías asesinado no es posible. Si el líder candidato a Mesías muere a manos de otros, entonces no es el Mesías. Y agrega Avdiel que esto contradice lo dicho en el Talmud, cuando se comenta el pasaje de Zacarías 12:10. El texto bíblico dice “derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén el espíritu de gracia y súplica, y mirarán a quien han traspasado. Y se lamentarán por él…”. Luego, cita la Gemará: “¿Cuál es la causa del lamento? Rabí Dosa dice que la causa del lamento es la muerte del Mashiaj ben Yosef”.
Avdiel explica que la Gemará aplica a la muerte del Mashiaj ben Yosef las mismas condiciones que Maimónides rechaza: será asesinado. Y con ello, nos dice que “Parece entonces que Maimónides contradice la opinión del Rabí Dosa”. ¿Parece? Falso. Totalmente falso. No es difícil explicar qué sucede: Maimónides está hablando del Mashiaj ben David. Ben Dosa, del Mashiaj ben Yosef.
Es tan obvio, que el propio Avdiel intenta anticiparse a esta objeción: “para resolver esta discrepancia, aglunos suponen que en realidad lo que Maimónides dice es que si el candidato para Mashiaj es asesinado, entonces no es el Mashiaj ben David, aunque puede ser el Mashiaj ben Yosef. Obviamente, esto a mi juicio es forzar las palabras del Rambam, el cual no está haciendo mención del Mashiaj ben Yosef, sino que claramente contradice a Rabí Dosa…”.
Es un enredo sin pies ni cabeza. Avdiel tiene razón al decir que Maimónides no está hablando del Mashiaj ben Yosef. Correcto, pero ¿acaso alguien dijo que Maimónides lo hizo? La idea de Maimónides es muy simple: ¿lo mataron? No es el Mashiaj ben David. Punto. ¿Será el ben Yosef? A Maimónides NO LE INTERESA el dato. No lo menciona y ya. Punto.
En consecuencia, es patético que Avdiel todavía se atreva a decir que “Maimónides claramente contradice a Rabí Dosa”. A ver, ¿qué parte no quedó clara? Maimónides habla del Mashiaj ben David. Ben Dosa, del Mashiaj ben Yosef. NO SE PUEDEN CONTRADECIR porque NO ESTÁN HABLANDO DEL MISMO PERSONAJE.
La lógica de Avdiel, simplificando sus frases, es esta: “Maimónides habla de A, Ben Dosa habla de B; Maimónides no habla de B; entonces, cuando Maimónides dice algo de A, contradice a Ben Dosa cuando habla de B”.
Este joven no tomó lecciones de Lógica en la Preparatoria. Le recomiendo el excelente texto de Lewis Carroll.
Luego, para enredarse más, cita otro pasaje talmúdico: “el Santo, Bendito Sea, dirá al Mashiaj ben David: pídeme cualquier cosa y te la daré… pero cuando el Mashiaj ben David vea que el Mashiaj ben Yosef es asesinado, él dira: Señor del Universo, te pido sólo el don de la vida…”. Avdiel concluye con la palabras: “si lo entendemos bien, NO SE TRATA DE DOS MESÍAS… el texto CLARAMENTE nos habla de un solo Mesías con dos funciones”.
Perdón por usar una expresión un poco fuerte, pero a esto se le llama ESTUPIDEZ. El texto habla de un Mesías que VE COMO MATAN A OTRO, y entonces pide que a él se le conceda la vida. Lo digo en otras palabras: el texto habla de como UNA PERSONA ve la suerte de OTRA PERSONA, y le pide a D-os que NO LE DEPARE LA MISMA SUERTE.
¿De verdad no está claro? ¿De verdad las palabras en arameo o en español no alcanzan para dar a entender que se trata de UN INDIVIDUO diciéndole a D-os “no quiero que me pase lo que le pasó a ESE OTRO INDIVIDUO”?
Se tiene que ser muy tonto, o muy tramposo (o las dos cosas al mismo tiempo), para terminar diciendo “el texto CLARAMENTE nos habla de un Mesías…”.
Lo único que está claro es que Avdiel NO ENTIENDE lo que lee.
Claro, Avdiel no se rinde. Y nos va explicando: “Nótese que este texto está escrito en lenguaje figurativo. Nada de esto ocurrió, es la forma en que los rabinos explican de forma sencilla las cosas difíciles de comprender. Ahora nótese que el Mashiaj ben David está viendo en tiempo futuro que Mashiaj ben Yosef muere, y entonces Mashiaj ben David pide el don de la vida para que Mashiaj ben Yosef resucite…”
Error. Total y completo error. En el relato talmúdico, el Mashiaj ben David ve la muerte del Mashiaj ben Yosef, y D-os le dice: pídemes lo que quieras. Y él pide el don de la vida. ¿Acaso se necesitan dos dedos de frente para entender que lo está pidiendo PARA SÍ MISMO? La respuesta de D-os en el relato, citada por el propio Avdiel, lo confirma: “… Él le responderá: tu padre David ya ha profetizado CONCERNIENTE A TI…”.
Sigue diciendo Avdiel: “… a lo que el Eterno responde diciendo que ya le fue otorgado el don de la vida al Mashiaj ben David, que es el mismo personaje. Vemos que se trata de un mesías en dos etapas…”.
¿Se puede encontrar algo más equivocado, más torcido o más descarado? En todo momento, Avdiel cita los detalles del texto donde NO QUEDA DUDA de que se habla de dos personas diferentes, pero siempre se sale con tangentes como “se puede ver que es el mismo personaje”.
No, señores. No se puede ver nada semejante a eso. Es una total ilusión, sin bases ni lógica alguna, en la que Avdiel insiste por pura necedad.
El último recurso de Avdiel es citar la creencia mantenida por algunos cristianos de que un gran cabalista, el Rabino Jayim Vital, alumno del ARIZAL (Itzjak Luria), dijo en su libro SEFER JITZIONOT que el Mashiaj ben Yosef y el Mashiaj ben David eran dos formas de llamar a la misma persona.
Es totalmente falso. La perspectiva cabalística de Jayim Vital es muy radical en ese sentido, y lo que él si enseña de manera clara y precisa es que el alma del Mashiaj ben Yosef es especial, porque -a diferencia del alma del Mashiaj ben David- no emana del Árbol de la Vida, sino del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.
Esto, según Jayim Vital, es lo que marca la diferencia entre los destinos de uno y otro: el Mashiaj ben David vive y reina; el Mashiaj ben Yosef muere como mártir.
Sus dos oficios SON PARTE DE UNA MISMA Y ÚNICA COSA, que es la salvación y redención de Israel. Pero DE NINGUNA MANERA SON LA MISMA PERSONA (a menos que nos sigamos metiendo en conceptos cabalísticos cada vez más complejos, y hablemos en términos de que todos los seres humanos somos parte una sola y única alma).
Sigue diciendo Avdiel: “por ende, si regresamos al Talmud, vemos que Rabí Dosa está hablando de una sola persona”.
Es un exceso. El Talmud no es lo mismo que Jayim Vital. Son textos diferentes, con objetivos diferentes (el primero, práctico; el otro, místico; si uno no es capaz de entender la diferencia entre lo práctico y lo místico, no debería intentar hablar del tema), y que se expresan con construcciones de lenguaje diferentes (el primero, directas; el otro, simbólicas).
Entonces, aún en el caso de que Jayim Vital hubiera dicho (que no lo hizo) que el Mashiaj ben Yosef y el Mashiaj ben David son una y la misma persona, eso sólo signficaría que LO DIJO JAYIM VITAL, no el RABINO BEN DOSA.
A menos que, siguiendo la lógica de Avdiel, ahora tengamos que decir que Ben Dosa y Vital también son una y la misma pesona.
Cualquier lectura simple del pasaje talmúdico demuestra, inequívocamente, que allí se habla de dos Mesías.
Y sigue: “… la razón por la que Maimónides contradice a Ben Dosa es imposible saberla… supongo yo que fue una actitud defensiva ante el Cristianismo…”.
Nuevamente, error. El único que está contradiciendo todo el tiempo a Ben Dosa y a Maimónides, es Avdiel Frías. Ben Dosa habla de un tema. Maimónides de otro. No se pueden contradecir.
9. Finalmente, Avdiel resume algunas de las enseñanzas del ARIZAL, más o menos en estos términos: “el ARIZAL enseña que el Mesías se manifiesta, es ocultado y se vuelve a manifestar”, entendiendo con ello que es idéntido a lo experimentado por Yeshúa, diciendo que es “un concepto de Mashiaj tan similar” al que hay en Yeshúa.
Es increíble, porque él mismo cita al ARIZAL: “ (el Mesías) se revela, luego es ocultado, y finalmente ocurre una revelación mayor. Esto en comparación a Moshé cuando fue ocultado en el Monte Sinai por un período de 40 días, y finalmente volvió para revelarse al pueblo”.
Es sorprendente que Avdiel no vea la ABSOLUTA DIFERENCIA entre los casos de Moshé y Yeshúa, e incluso que se enrede pese a tener supuestamente claro que el ARIZAL compara al Mashiaj con Moshé: efectivamente, hubo una manifestación, un ocultamiento y una nueva manifestación, pero dicho ocultamiento NO IMPLICÓ, EN NINGÚN MOMENTO, LA MUERTE DE MOSHÉ, por lo que su nueva manifestación TAMPOCO IMPLICÓ UNA RESURRECCIÓN. Simplemente, pasó 40 días en el Monte Sinai.
La única base documental en la que Avdiel puede basarse es Balak 203b, del Zohar, y la cita: “Ya que esta plataforma inferior carece de vida, el Mashiaj tiene que morir… él permanecerá muerto hasta que esta plataforma reciba vida desde la plataforma superior; en ese momento él se levantará y vendrá a la vida”.
Desconozco de dónde sacó Avdiel este párrafo. Balak 203 (completo), en el Zohar, dice lo siguiente:
“Fuimos enseñados que en el momento en que un hombre pronuncia en orden sucesivo estos cuatro arreglos con un corazón suplicante, complace al Santo, Bendito Sea. Y Él extiende su Brazo Derecho sobre aquel hombre en ese tercer siervo, y eso es después del servicio de rezo, y lo llama delante de Él y le dice: tú eres mi siervo, porque está escrito: Y me dijo: tú eres mi Siervo, Israel, en quien seré glorificado. Ciertamente, la oración de este hombre no regresará vacía. Entonces Rabí Abba se acercó y lo besó”.
Es típico: Avdiel cita un pasaje del Zohar de manera totalmente inexacta (seguramente, guiándose por la gran cantidad de páginas cristians en internet que tienen este error, sin haberse tomado la molestia de investigar si el dato era correcto), y por puro accidente, cita uno donde el Zohar refiere Isaías 49:3, que dice de modo claro y explícito que EL SIERVO ES ISRAEL, no el Mesías.
Paradójico.

Conclusiones
Una vez más, Avdiel Frías demuestra una total incapacidad para elaborar una explicación coherente, que respete la naturaleza de lo que lee. Tuerce, entiende mal, cita cosas que no existen, revuelve las fuentes, y con ello nos quiere demostrar que Isaías 53 sí habla del Mesías. En el proceso, evidencia que no tiene idea de lo que es la literatura Qumranita, que nunca ha investigado en serio los postulados de Knohl, que ni siquiera tiene información básica sobre el contenido del Targum Jonatán, que no entiende nada de lo que enseñaron el ARIZAL y Jayim Vital, y que el Talmud le queda muy, pero muy grande.
En contraparte, para demostrar que el Siervo del que habla Isaías es Israel, yo sólo tengo que citar al propio Isaías. No tengo que dar tantas vueltas infructuosas ni buscar tantos recovecos ambiguos.
Me limito a que, como nos lo recuerda el Zohar en Balak 203, el eterno dijo: Tú eres mi Siervo, oh Israel, porque en ti me gloriaré.

Irving Gatell:.
Anuncios

¿Profecías sobre Yesh”u en el Tanaj?

Profecías sobre Yesh”u en el Tana”j? -“נבואות על יש”ו בתנ”ך?

BS”D

¿Profecías sobre Yesh”u en el Tana”j?

¿נבואות על יש”ו בתנ”ך?
 

Somos una organización dedicada a guardar a las personas judías para que corrijan el convenio eterno que nosotros tenemos con Di-s. Otras religiones, incluso la Cristiandad, son incompatibles con el judío así como son incompatibles para guardar el convenio. Los judíos no deben rendir culto a Jesús. Porque nosotros como judíos tenemos un convenio eterno con Di-s. Di-s permita, que los materiales de este sitio constituyan en un futuro un libro.
El problema de asimilación y abandono del Judaísmo hacia las religiones de la mayoría de las naciones sobre no es algo nuevo. De hecho, en el Tana”j habla de este problema, por lo cual advertimos a otros judíos de no seguir a las naciones. 

El profeta Hoshea, profetizo hacia el Reino del Norte, expresando a los ciudadanos quienes intentaron exterminarse siguiendo las normas y costumbres de otros. Ellos quisieron estar como las otras naciones, y adoptaros a sus “dioses”. Di-s se expreso por medio del Hoshea HaNabí, diciendo (Hoshea 4:6)

“Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento (de Di’s), porque tú has rechazado el conocimiento, Yo también te rechazaré, de modo que no serás Mi sacerdote, por haber olvidado tú la Torah de tu Di’s. Y también Me olvidaré de tus hijos”.

Katznelsón Moisés, La Biblia, Hebreo-Español, Ed. Sinai, Tel Aviv, Israel, 1996. Vol. II, pp. 921-922.

Porque les faltó el conocimiento de Torah, ellos abandonaron el Convenio Eterno y estaban perdidos. Cuando entendieron que estaban desterrados, aquéllos que no fueron fieles y no huyeron al Reino del Sur [Yehudah], sin embargo ellos fueron asimilados hasta el día de hoy no se sabe de las demás tribus correspondientes del Reino del Norte

De la misma forma sucede hoy en día, los judíos sin el conocimiento de la Torah y el significado de los Profetas, son presa fácil para “los misioneros mesiánicos”, los “Judíos para Jesús”, los “natzratim” y otros grupos misioneros de la misma índole.

Cuando ellos adoptan otra fe, sucede como los ciudadanos del Reino del Norte, quienes se perdieron, ellos se pierden como judíos. Según las estadisticas los hijos de estos que se asimilaron al cristianismo u otra religión, ya no se identifican como judíos, o bajo alguna modalidad dentro del judaísmo. Este sitio en Facebook, así como en Bolgspot.com, y Wordspress (próximamente tendremos un sitio en la web) es solo un intento en la web para proporcionarles el conocimiento a personas judías necesitadas, ( e incluso le brindamos ayuda a los no-judíos) para impedir que cada judío sea “…destruido por la falta de conocimiento…”, y tenemos esperanza de atraer algunos judíos que se han desviado del Convenio Eterno.

Por tal razón hemos adoptado el nombre de Oraj HaEmet, debido a que la primera palabra se remite a lo que dice el Tehilim 27:11:

‘Enséñame Tu camino oh Eterno, y condúceme por una senda (Oraj) llana debido a los que me asechan”.


Articulos:

El Nuevo Testamento ¿En hebreo?-הברית החדשה: כתוב עברית?

מרטין לותר Martin Lutero y los Judíos

Rav Shlomo Aviner Shlit”a, tema #51 “El enemigo cristiano”

Profecías

Génesis 3:13-15

¿Profecía en Breshith/Génesis 18-19 ?

¿Profecía en Breshith/Génesis 49:10 ?

¿Profecía mesianica en Sh’moth/Éxodo 17:15 ?

¿Profecía mesianica en Bamidbar/Números 9:12?

¿Profecía mesianica en Devarim/Deut 18:15;18-19 ? y el Yesh”u ‘historico’.

¿Profecía mesianica en Devarim / Deuteronomio 21:23 ?

Yeshayah/Isaías 7:14 el hijo del rey Ajaz: Yehizkiyohu

Yeshayah / Isaías 9:6-7

Yeshayah/Isaías 11:1-2

Yeshayah/Isaías 11:3.

Yeshayah / Isaías 40:3

Yeshayah / Isaías 42:1-4 y 42:6

Yeshayah/ Isaías 43:3

Yeshayah / Isaías 48:16

Yeshayah / Isaías 49:6

Yeshayah / Isaías 50:6

Yeshayah / Isaías 53-

Yeshayah / Isaías 53: El secreto que han ocultado los “rabinos” mesiánicos por décadas

Yeshayoh / Isaías 61:1-2

Yirmiyohu /Jeremías (¿?)

Zacarías (11:12-13) y Judas Iskariote.

Yirmiyoh/Jeremías 23:5

Yirmiyoh/Jeremías 31:15.

Yirmiyoh/Jeremías 31:30-33

Hoshea/Óseas 11:1

Yejezqel/ Ezequiel 44: 1-3.

Mijah/Miqueas 5:2

Zejaryoh/Zacarías 3:8-10

Zejaryoh/Zacarías 6:9-13

Zejaryoh/Zacarías 9:9

Zejaryoh/Zacarías 12:10

Zejaryoh/Zacarías 13:7

Malaquías 3:1 y Yeshayah / Isaías 40:3.

Las No-Profecías de la sección de los Jetubim (Escritos).

Tehilim y el Ruaj HaKodesh ¿en el “N.T”?

Ezra / Edras 3:8

Tehilim /Salmo 2:2, 6-8,

Tehilim/Salmo 16:10

Tehilim / Salmo 22.1-2.

Tehilim / Salmo 22: 15-18.

Tehilim / Salmo 22: 19.

Tehilim / Salmo 40:6-8

Tehilim /Salmo 41:9

Tehilim/Salmo 69:22

Tehilim /Salmo 69:25 y 109:8.

Tehilim / Salmo 88

Tehilim/Salmo 110:1

Daniy’el / Daniel 9:24-27

Tomado de: Oraj HaEmet.

Preguntas que un mesianico, nazarateo no pueden contestar.

Preguntas que un mesianico, nazarateo no pueden contestar.

Por: Eliahu Almany Tussie

Tomado de: http://oraj-haemeth.blogspot.com/

פרק ראשון

[1] אלה תולדות יש”ו בן דוד בן אברהם.
[2] אברהם הוליד את יצחק ויצחק הוליד את יעקב יעקב הוליד את יהודה ואחיו.
[3] יהודה הוליד את פרץ וזרח מתמר פרץ הוליד את חצרון חצרון הוליד את רם.
[4] ורם הוליד את עמינדב ועמינדב הוליד את נחשון ונחשון הוליד את שלמון.
[5] שלמון הוליד את בועז מרחב הזונה בועז הוליד את עובד מרות ועובד הוליד את ישי.
[6] ישי הוליד את דוד דוד הוליד את אשת שלמה מאשת אוריה.
[7] שלמה הוליד את רחבעם רחבעם הוליד את אביה אביה הוליד את אסא.
[8] אסא הוליד את יהושפט יהושפט הוליד את יורם יורם הוליד את עוזיה.
[9] עוזיה הוליד את חזקיה.
[10] חזקיה הוליד את מנשה מנשה הוליד את אמון אמון הוליד את יאשיה.
[11] יאשיה הוליד את יכניה ואחיו בגלות בבל.
[12] יכניה הוליד את שאלתיאל שאלתיאל הוליד את זרובבל.
[13] זרובב”ל הוליד את אביהוד ואביהוד הוליד את
[14] אקים ואקים הוליד את אליהוד.
[15] ואליהוד הוליד את אלעזר ואלעזר הוליד את מתן ומתן הוליד את יעקב.
[16] ויעקב הוליד את יוסף. הוא יוסף איש מר”ים הנקרא משיח ובלעז קריס”טוס.
[17] (וכל תולדות מאברהם עד דוד תולדות י”ד ומדוד עד גלות בבל תולדות י”ד ומגלות בבל עד יש”ו תילדות י”ד.

Capitulo Primero.
[1] Esta es la historia de Yesh”u hijo de Dawid, hijo de Avraham.
[2] Avraham engendró a Yitzjak y Yitzjak engendró a Ya’acov, Ya’acov engendró a Yehudah y sus hermanos.
[3] Yehudah engendró a Peretz y de Zarah, cuya madre fue Thamar; Peretz engendró a Hetzron, Hetzron engendro a Ram.
[4] Y Ram engendró a Amiadav y Aminadav engendró a Najshon y Najshon engendró a Shalmon.
[5] Shalmon engendró a Bo’az de Rahav la puta , de Boaz engendró a Over de Ruth, y Over engendró a Yishay.
[6] Yishay engendró a Dawid, Dawid engendró de la mujer de Uriyah a Shlomoh.
[7] Shlomoh engendró a Rejab’am, Rejab’am engendró a Aviyoh y Aviyoh engendró a Asa.
[8] Asa engendró a Yehoshafat, Yehoshafat engendró a Yoram, Yoram engendró a Uziyoh.
[9] Y Uziyoh engendró a Jizkiyoh .
[10] Jizkiyoh engendro a Menasheh , Menasheh engendró a Amón, Amón engendró a Yishayoh.
[11] Yishayoh engendró a Yecanyoh y a sus hermanos en el Galuth Babel (Exilio de Babilonia).
[12] Yecanyoh engendró a Shealtiel, Shealtiel engendró a Zerubabel.
[13] Zerubabe”l engendró a Avihud y Avihud engendró a
[14] Akim y Akim engendró a Elihud.
[15] Elihud engendró a Eleazar y Eleazar engendró a Mathan y Mathan engendró a Ya’acov.
[16] Y Ya’acov engendró a Yosef. Este Yosef era hombre de Mir”yam madre del llamado Mashiaj (Mesías) y en lengua extranjera es Kris”tus.
[17] (El verso 17 esta encerrado entre paréntesis indicando que es un añadido posterior)

Comentario:

Verso 1.

El Evangelio de Mateo da comienzo con el supuesto linaje de Yesh”u, en la versión griega menciona el termino biblos (biblos- libro), mientras que la versión de DuTillet omite la palabra Sefer (ספר), tanto Shem-Tov, DuTillet omiten el termino Mashiaj (Mesías-משיח) como se precisa el texto griego (Cristo). Solo en las versiones anti-cristinas del Toldoth Yeshu (תולדות יש”ו) hacen la mención que estas sean un libro. Es interesante apreciar que la traducción del cristiano-cubano Avdiel Frías trate de manejarlo como ‘El Libro de la genealogía de Yehoshua’… según el traducido del texto de Shem-Tov, sin embargo vemos que ni aparecen las palabras de Sefer Toldoth, ni dice Yehoshua como él lo trata de aparentar, tal vez el Sr. Frías este inspirado en la obra anti-cristiana del Toldoth de Yojanan Akiba Huldreich de 1705.

En el judaísmo-mesiánico y los Natzratim se enseña que la utilización de los escritos del llamado “Brith Jadasha” Kete”r o Nuevo Testamento son de suma utilidad para demostrar que Yesh”u ó Jesús de Nazareth es el Mesías prometido para la Casa de Israel (co…mo dicen ellos).

Este verso utilizado por los mesiánicos para probar la autoridad de las Escrituras Cristianas.[1] Sin embargo este ensayo no tratara de mostrar tal postura, es más por medio de estudio a distintos textos cristianos en hebreo y griego se analizara la “divinidad” de estos frente al Tana”j (Biblia Judía) a su vez servirá para reflexión de los lectores. Tradicionalmente se dice que el Evangelio de Mateo (si deseamos tomar el Shem-Tov o el DuTillet en hebreo) y la Peshita de Lucas (versión aramea) son las crónicas (toldoth-תולדות) de testigos presenciales de Yesh”u (Jesús de Nazaret) y que escribieron discípulos suyos. Sin embargo, lo cierto es que a menudo estos evangelios no coinciden al hablar de lo que realmente sucedió.

La contradicción más sorprendente se da entre las genealogías que se presentan en el Evangelio de Mateo así como sus dos versiones en hebreo y en griego y en el de Lucas arameo. Tales autores se extreman en demostrar que Yesh”u desciende del linaje real de David, condición que las creencias judías exigían que cumpliera el Mashiaj (Mesías).

Tales autores coinciden que Yesh”u fue adoptado por Yosef (José) y engendrado por el Espíritu Santo. Hasta aquí todo en apariencia es santo y bueno. Pero ¿fue Yosef engendrado por Ya’acov como lo afirma Mateo, o por Elí, como dice Lucas? ¿Las genealogías entre las versiones de Mateo en hebreo coinciden, con las que aparece en el Tana”j (Biblia Judía)? A partir de una sola generación anterior los linajes familiares de los evangelios en hebreo, arameo y griego son totalmente distintos uno de otro, e incluso del mismo Tana”j. ¡Y partir de allí no se parecerán en absoluto! No importa si su rabino mesiánico le dice que esto no es cierto, sin embargo véalo usted mismo como aparece en la tabla de abajo.

Tal es la complejidad de los Evangelios en hebreo y arameo (también griego) ante el Tana”j que surgen diversas dudas tales como:

1) ¿Por qué faltan letras en el texto hebreo, pues en el griego e hispano del texto de Mateo habla de un tal Aram, mientras que en los textos hebreos de Shem-Tov, DuTillet, y Delitzsh hablan de un tal Ram al que se le ubica en 1 Cro 2: 9?

2) ¿Por qué en 1 Cro 2:11 Ruth 4: 20-21 se habla de un tal Shalma con la letra hebrea alef al final, mientras que en los escritos cristianos se menciona un tal Salmón?

3) ¿Por qué en el Divre Hayamim (Crónicas), así como en el Shem-Tov se menciona a Dawid solo por su nombre No importándole su carácter de monarca, mientras que en el DuTillet, Delitzsh, en el griego se le hace énfasis que es el ‘Rey David?

4) ¿Por qué el Evangelio de Mateo habla del Rey Shlomoh mientras que en el Lucas Arameo habla de un tal Nathan? ¿Por qué en el Tana”j no se menciona a este peculiar personaje (ver. 1 Cro 3:5)?

5) ¿Por qué en Mateo Hebreo nos habla de Rejabeam y Lucas dice que fue Matatah? ¿Por qué el Tana”j si se refiere a Rejabeam (1 Cro 3:10), mientras de Matatah no se dice nada?

6) ¿Por qué en Mateo Hebreo de Shem-Tov nos habla de Aviyah, mientras que el Mateo Hebreo de DuTillet nos habla de un tal Abim, y el Lucas Arameo nos habla de un tal Manah? ¿Por qué difiere el texto sagrado de los netzartim del Tana”j, en donde se refiere claramente a Aviyah (1 Cro 3:10)?

7) ¿Por qué el Mateo Hebreo, y el Tana”j nos habla de Asa (ver. 1 Cro 3:10) mientras que en griego nos habla de un Asaf (este nombre en hebreo significa hechicero – אשף-)? ¿Acaso en Mateo Griego nos trata de decir que uno de los antepasados de Jesús fue un hechicero?

8) ¿Por qué los textos de Mateo y el Tana”j hablan de Yehoshafat (ver. 1 Cro 3:10), mientras que Lucas nos habla de un tal Elyakim?

9) ¿Por qué Lucas menciona a 6 antepasados de Yesh”u (como Yonam, Yosef, Yehudah, Shimon, Levy y Matatah), mientras que Mateo Hebreo 7Griego, al igual que el Tana”j guardan silencio al respecto? ¿Miente el Evangelio Hebreo de Mateo y el Tana”j frente a Lucas?

10) ¿Por qué el Tana”j (1 Cro 3:11), al igual que el Shem-Tov, Delitzsh, Griego hablan de un tal Yoram, mientras que el Mateo Hebreo de DuTillet nos habla de un tal Yehoram?

11) ¿Por qué los evangelios guardan silencio de los otros personajes de la genealogía, como Yoash que engendró a Amatziyahu y él engendró a Azariyah como se menciona en 1 Crónicas 3:11?

12) ¿Por qué el Tana”j nos habla de Ojaz’yahu / אָחַזְיָהוּ, (ver. 1 Cro 3:11;2 Cro 22:1) mientras que el Mateo Hebreo de Shem Tov dice Uziyah, y DuTilleth se refiere como Uziyahu, mientras que Lucas dice que era Eliezer? ¿Quién miente el Tana”j, o los Evangelios Cristianos?

13) ¿Por qué el Tana”j (1 Cron 3:12), al igual que los textos cristianos de DuTilleth, en griego, Delitzsh, se refieren a Yotham, mientras que en Shem-Tov lo omite, y Lucas menciona a un tal Yeshua? ¿Quién miente el Tana”j, o el Evangelio de Mateo de Shem-Tov?

14) ¿Por qué el Tana”j (1 Cro. 3:13) se refiere a Ajaz como descendiente de Yotham, mientras que Shem-Tov guarda silencio, y Lucas pone a otra persona (Er)? ¿Quién miente el Tana”j o los evangelios?

15) ¿Por qué el Tana”j (1 Cro. 3:13) menciona a Jizkiyohu / חִזקִיָהוּ y She-Tov se refiere con el diminutivo de Jizkiyah, y Lucas se refiere bajo el nombre de Elmadam descendiente de Er? ¿Por qué el Tana”j no menciona a Elmadam?

16) ¿Por qué el Tana”j (1 Cro 3:13) nos habla de Menashe, y porque en Lucas no lo menciona y en su caso habla de un tal Kosam? ¿Por que la Mishnah (Sanhedrin 10:2) menciona que el Rey Menasheh que él no tendrá parte en el Mundo Venidero, por ser considerado como malvado y este sea el antepasado de Jesús?

17) ¿Por qué el Tana”j (ver. 1 Cro 3:14), Shem-Tov, Delitzsh, DuTilleth mencionan a Amon, mientras que el texto sagrado en griego dice Amoz? ¿Por qué Lucas se refiere a un tal Addi, Mateo Griego a Amoz y el Tana”j a Amon? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

18) ¿Por qué el Tana”j (ver. 1 Cro 3:14) se refiere a Yoshiyahu, y los evangelios cristianos utilicen el diminutivo de Yoshiyah y Lucas menciona a un tal Malki? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

19) ¿Por qué en los Evangelios Cristianos no mencionan a los hijos que engendró Yoshiyah, como Yojanan, Yehoyakim, Tzidkiyohu, Shalum, Yehoyakim / engendra a Yejoniyah, Tzidkiyah. En prisión tiene a Shealtiel, y Yejanyah como aparece en 1 Cro 3:16? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

20) ¿Por qué el Tana”j (1 Cro. 3:16) menciona a Yehoyajin como descendiente de Yejanyah, y el Mateo Hebreo guarde silencio al respecto? ¿Por qué Lucas se refiere a un tal Neri quien es descendiente de Malki, en vez de hablarnos de Yehoyahin?

21) ¿Por qué los cristianos y mesiánicos no aceptan que el garrafal error de Mateo (1:11-12) al incluir al maldito Yejoniyah/Jeconías del cual se ha escrito: Así ha dicho el Eterno : Escribid lo que sucederá a este hombre [Conías] privado de descendencia, hombre a quien nada prospero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Yehudah. (Yirmiyoh/Jeremías 22:30). Yejoniyah. El Eterno maldijo a este hombre (también llamado Konyáhu /Conías) tal como dice el profeta Yirmiyoh 22.24, 30. Sin embargo El Eterno mismo retiro la maldición de Yejoniyah: “Maldición: “Inscribid a este hombre: Sin hijos” (Yirmyoh 22.30). Maldición retirada: “su hijo Sh’altiel… Malkiram, P’dayá, Shenatzar, Ieqamyá, Hoshamá y N’davyá” (Divré haIamím Alef 3.17, 18). Maldición reivindicada: “hombre que no prosperará en sus días, pues ningún hombre de su simiente ha de prosperar sentándose en el trono de David y gobernando a Yehudáh” (Yirmyoh 22.30). Maldición retirada: “…Palabra del Eterno a Zerubavel, gobernador de Yehudah… En aquel día, dice el Eterno de los ejércitos, te tomaré Zerubavel hijo de Sh’altiel, siervo Mío, dice el Eterno, y te pondré como encargado del anillo de sellar, porque a ti te he escogido dice el Eterno de los ejércitos” (Jagai 2.20-23). Ver también: Sefer Orjot Tzadiqím, sección Shaar haT’shuvá. Sin embargo entre los cristianos y mesiánicos que afirman que Yeshu”a es excluido de esta maldición ya que Yosef no fue verdadero padre. Esto esta fundado en los escritos de los padres de la Iglesia como es el caso de Tomas de Aquino (Tomás de Aquino (Summa III, q. 31, art. 3)) De esta forma, él no fue realmente descendiente de Yejoniyah. Pero si Yeshu”a no tuvo un padre humano, como dice Mateo [מתי] entonces él tampoco puede ser descendiente del Rey David. Esto solo ya es suficiente para descalificarlo como el Mesías Judío.

22) ¿Por qué en el Tana”j se refiere a Pedayah, como hijo directo de Shealthiel (1 Cro 3: 19), mientras que en los Evangelios cristianos guardan silencio completo? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

23)  ¿Por qué en el Tana”j se refiere a Meshulom hijo de Zerubabel (ver. 1 Cro 3:21), mientras que en Mateo Hebreo / Griego se refieren a un tal Abiud y Lucas se refiere a Reija como el hijo de Zerubabel?
¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

24) ¿Por qué el Evangelio de Mateo de Shem-Tov no menciona al Abner del Mateo Hebreo de DuTillet como descendiente de Abiud? Si esta es la persona faltante del Galuth Bable a Yosef, entonces ¿por qué el Tana”j menciona a Jananiyoh (ver. 1 Cro 3:21) ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

25) ¿Por qué el Tana”j se refiere a Jananiyah (ver. 1 Cro 3:21) como descendiente de Jananiyoh, mientras que Shem-Tov se refiere a un tal Akim descendiente de Avihud , DuTillet dice que es Elyakim descendiente de Avner, y Lucas dice que es Yojanan descendiente de Reija? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

26) ¿Por qué el Tana”j se refiere a P’latyah como descendiente de Jananiyah, mientras que los Mateos Hebreos dicen Azor, y Lucas dice Yehuda y Shem-Tov NO dice nada? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

27) ¿Por qué el Tana”j se refiere a Yeshayah como descendiente de P’latyah, mientras que los Evangelios de Mateo en Hebreo / Griego dicen Tzadok, y Lucas a un tal Yosef, mientras que Shem-Tov guarda silencio? ¿Quién miente el Tana”j o los Evangelios Cristianos?

28) ¿Por qué el Mateo Griego habla de un tal Aquim, en griego es Ajim, el DuTillet se refiere a un tal Amenen, Delitzsh se refiere bajo el nombre de Yajin, Shem-Tov guarda silencio, Lucas dice que es un tal Shimi, y el Tana”j no tiene registrado a ninguno de ellos?
¿Cuál de los textos cristianos es valido?

29) ¿Por qué de Aquim (Ajim, Amenen, Yajin, Shimi ) no aparecen los demás descendientes que menciona Lucas tales como: Mattiyahu, Majat, Naggi, Jesli, Najum, Amotz, Mattiyahu?
¿Por qué no existe seriedad en la genealogía de Yeshu si el supuestamente es el Mesías? ¿Cuál de los textos cristianos es valido?

30) ¿Por qué los Evangelios de Mateo se refieren a un tal Elihud, y Lucas se refiere a un tal Yosef? ¿Cuál de los textos cristianos es valido?

31) ¿Por qué los Evangelios de Mateo se refieren a un tal Eleazar y Lucas se refiere a un tal Yannai? ¿Cuál de los textos cristianos es valido?

32) ¿Por qué los Evangelios de Mateo se refieren a un tal Mathan, y Lucas se refiere a un tal Matatah? ¿Cuál de los textos cristianos es valido?

33) ¿Por qué los Evangelios de Mateo se refieren a un tal Ya’acov y Lucas se refiere a un tal Helí? ¿Cuál de los textos cristianos es valido?

34) ¿Por qué los Evangelios de Mateo se refieren a un tal Yeshua (Iesosus) y Shem-Tov se refiera a Jesús bajo el epíteto despectivo de Yesh”u (Yimaj Shemo U’Zincro= que su nombre sea borrado, ó maldito) ¿Shem-Tov es la versión original como aseguran los natzratim?

35) ¿Por qué DuTilleth y Shem-Tov difieren de la forma de cómo llamarle, Yeshua o Yesh”u? ¿Cuál de los textos cristianos es valido?

Es interesante notar que en el verso 17 del Evangelium secundum Matthæum de Sn. Jerónimo (La Vulgata Latina) mencione: ‘Omnes itaque generationes ab Abraham usque ad David, generationes quatuordecim :

et a David usque ad transmigrationem Babylonis, generationes quatuordecim : et a transmigratione Babylonis usque ad Christum, generationes quatuordecim.’ (Así que todas las generaciones son: desde Abraham hasta David catorce generaciones, desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce generaciones; desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones’.) Por el contrario el texto de Shem-Tov, esta parte solo se ponga como un apéndice (incluso en el texto en papiro se puede ver que el verso 17 no forma parte del capitulo 1), entonces ¿Por qué los natzaratim (nazarenos) ponen énfasis en el numero 14 con una explicación conforme a la gematría, si en el mismo texto no aparece tal cosa?

Considero que esto se debe a que tratan de justificar no solo el texto de Shem-Tov, sino también el texto canónico de Mateo, otro de los aspectos esperados de los mesiánicos es que consideran el texto de Shem-Tov como el “original evangelio de Mateo”, realzando el concepto de “Mateo Hebreo”, si esto fuera como ellos dicen, entonces porque en el verso 16 dice lo siguiente:

[16] ויעקב הוליד את יוסף. הוא יוסף איש מר”ים הנקרא משיח ובלעז קריס”טוס.(Y Ya’acov engendró a Yosef. Él era hombre de Mar”yam[1], del llamado Mashiaj (Ungido) y en lengua extranjera[2] es Kris”tos)[3]

Si utilizamos el texto de la Vulgata Latina, la parte faltante del texto sería:‘…de qua natus est Jesus, qui vocatur Christus.’(de la cual es natural Jesús, el llamado Cristo)Para el cristianismo ecuménico es fundamental, pues según ellos (S. Ignacio y S. Jerónimo) explican que fue de suma importancia que Yesh”u naciera de una mujer que conservando su virginidad, fuese a la vez casada, pues así quedaría velado a los ojos de Satan el misterio de la Encarnación divina. Para el “judaísmo” mesiánico es relevante porque según ellos se cumple una profecía de la que supuestamente Di”s tuvo relaciones sexuales y por lo cual María quedo embarazada o en otras palabras significaría que Di”s adultero con una mujer comprometida, lo cual es impensable en el judaísmo. Sin embargo retomando Shem-Tov, y como es sabido que él escribió contra el cristianismo démosle la traducción correcta al verso 16: ‘Y Ya’acov engendró a Yosef. Él era hombre de Mar”yam[4], del llamado Mashiaj (Ungido) y en injuria es Kris”tos’.En este caso la genealogía es defectuosa, anexo no tiene ningún sentido mencionar que Yesh”u es descendiente del Rey David si al final Yesh”u no es hijo de Yosef ben-Ya’acov, sino es de María, anexo a esto que Shem-Tov advierte a sus lectores judíos, como a los meshumadim o judíos bautizados a la fe católica que “Yeshua” no es otro que el Cristo Imperial. Shem-Tov utilizo las palabras: Mar”yam y ubela’az kris”tos para identificar el culto idolátrico medieval, por ejemplo en el arte bizantino, Cristo es representado como un rey; la virgen María, como una reina; ambos van revestidos de preciosos hábitos reales y están sentados, sobre sus tronos, llenos de reserva, inexpresivos, distantes. La larga comitiva de los apóstoles y de los santos se aproxima a ellos con ritmos lentos y solemnes, como lo hacía la comitiva del emperador y de la emperatriz en las ceremonias áulicas.[5] Si Shem-Tov hubiera querido respetar el sentido “puro” de Mateo hubiera escrito: וְיַעֲקֹב הוֹלִיד אֶת־יוֹסֵף בַּעַל מִרְיָם אֲשֶׁר מִמֶּנָּה נוֹלַד יֵשׁוּעַ הַנִקְרָא מָשִׁיחַ
‘Y Ya’acov engendró a Yosef esposo de Miriam que en lo que concierne engendró a Yeshua el llamado Mashiaj’ (Trad. Frantz Delitzsh)Sin embargo no lo hace, por el contrarío enfatiza los nombres de la deidades medievales, sigo sin encontrar al Yeshua Hebreo del cual hablan karaitas y mesiánicos, por el contrario estoy encontrando las advertencias de Ibn-Saprut hacia el cristianismo medieval.

Notas.

[1] Es interesante que los cristianos católicos romanos piensen lo mismo Cfr. Enc. “Providentissimus Deus” del Papa León XIII.

[2] Literalmente: ‘Mar de Amargura’.

[3] לעז / La’az: lengua extranjera / calumnia /injuria / vituperio.

[4] Traducción personal.
[5] Literalmente: ‘Mar de Amargura’.
[5] Hauser Arnold, Historia Social de la Literatura y el Arte, Debate, Madrid, 1998, Vol. I, p. 167.Ver más

Natzratim: cuando los evangélicos ya no saben qué hacer para sentirse judíos

NATZRATIM: CUANDO LOS EVANGÉLICOS YA NO SABEN QUÉ HACER PARA SENTIRSE JUDÍOS

Autor: Irving Gatell.

Tenía que pasar: el cristianismo es cismático por naturaleza, y la tendencia ha alcanzado a los llamados Judíos Mesiánicos.¿De dónde viene la naturaleza cismática del cristianismo? De la obsesión por definir el “correcto modo de creer” (ortodoxia, en su sentido más estricto), objetivo incompatible con la naturaleza humana: inevitablemente, cada quien termina por desarrollar sus propios modos de apreciación de las cosas. Al final de cuentas, por mucha afinidad que se pueda tener en aspectos generales —sobre el tema que sea—, siempre va a haber diferencias en las opiniones particulares.
Esto es algo que la pretendida ortodoxia cristiana no tolera, y la historia de esta cultura y religión ha sido una feroz batalla por lograr establecer —generalmente, imponer por la fuerza— el correcto modo de entender las cosas.
Por ello, para que el catolicismo romano se consolidase como cristianismo oficial, primero tuvo que imponerse —de modo bastante violento en algunas ocasiones— a otros modos de entender al Cristo (gnósticos, montanistas, marcionistas, monofisistas, docetistas, ebionitas y demás; la lista de “herejes” ofrecida por Ireneo de Lyon a finales del siglo II es larguísima).
El peor enemigo del catolicismo fue, en su momento de apoderarse del control, el arrianismo, con el cual tuvo que coexistir varios siglos antes de derrotarlo de modo definitivo. Pero no fue suficiente: para ese momento, las diferencias con las Iglesias de Oriente ya estaban bien definidas, y el cisma se volvió inevitable, y además oficial a partir del siglo XI. Luego, los cátaros, los hussitas, los wycliffianos y Jerónimo Savonarola, todos ellos antecedentes del peor cisma en occidente: el protestantismo.
Y, desde entonces, la invención de tantos cristianismo como se pueda: luteranos, calvinistas, anglicanos, metodistas, presbiterianos, mormones, la Luz del Mundo… Imposible sugerirlos siquiera.       Hoy en día, son miles y miles.Tarde o temprano, el fenómeno tenía que darse dentro de una de las últimas modas del cristianismo evangélico: los llamados Judíos Mesiánicos.
¿Cuál es la lógica por la que se presentan estos cismas?
En realidad, es bastante simple: no se ha entendido a Jesús de Nazaret de modo correcto, o no se han aplicado sus enseñanzas de modo correcto.
El primer punto ha sido de vital importancia para el cristianismo en relación al judaísmo. Al final de cuentas, para cualquier cristiano comprometido con lograr que todos crean en Jesús, es un punto muy difícil de asimilar el por qué los judíos —el propio pueblo de Jesús— no creyeron en él.    Por ello, muchos de sus razonamientos siempre han tenido un enfoque concreto: ¿de qué modo se les puede presentar a los judíos la correcta visión de Jesús, para que puedan entender que es el Mesías? (Curiosamente, nunca se les ha ocurrido la posibilidad de cuál será el modo en que ellos puedan lograr la correcta visión de Jesús, para que entiendan que no es el Mesías).
No se dan cuenta, pero es una postura ridícula. Generalmente, apelan a que el gran problema es el pésimo testimonio que ha dado la Iglesia Católica con sus violentos modos de intentar convencer. O incluso, el error estratégico del protestantismo durante mucho tiempo y en muchos lugares, al pretender lograr conversiones de judíos que impliquen un completo abandono de sus raíces espirituales y culturales. Lo sorprendente es que no aceptan, bajo ningún ángulo, que el asunto es más simple: los judíos no pueden creer en Jesús y ya. Jesús no satisface nada de lo enseñado por el judaísmo desde hace 35 siglos. Por eso no creemos, no porque los católicos sean malvados y ciertos protestantes sean torpes e imprudentes. Eso, en realidad, es insultante: nos reduce a una bola de tontos sin criterios que siempre han tomado decisiones basadas en lo visceral.
Así surgió el llamado Judaísmo Mesiánico: un grupo de protestantes ingleses de origen hebreo —en mayor o menor medida—, que se propusieron recuperar parte de su identidad cultural, sin dejar de ser cristianos. Eso, a mediados del siglo XIX. Durante más de un siglo pasaron desapercibidos, pero hacia la segunda mitad del siglo XX empezaron a ponerse de moda, toda vez que con la consolidación del Estado de Israel, el judaísmo volvió a manifestarse ante el mundo como algo sólido y capaz de sobrevivir por sí mismo. Y eso, inevitablemente, hizo que los cristianos más devotos se volviesen a plantear la pregunta: ¿por qué no hemos logrado mostrarle a los judíos que Jesús es el Mesías? Y allí apareció la opción: un tipo de cristianismo que incorpora los elementos externos del judaísmo (como si sólo eso fuera lo importante), perfecto para que los judíos puedan creer, pero sin distanciarse de su identidad.
Sorpresa: no creímos. Así que, tarde o temprano, el fracaso del llamado Judaísmo Mesiánico, además de la tendencia cismática del cristianismo, tenían que producir el siguiente eslabón en la cadena involutiva: el Judaísmo Nazareno. O Natzratim, como prefieren llamarse a sí mismos, para sentirse más judíos.

Los Natzratim han llegado a los extremos que muchos judíos mesiánicos no hubiesen querido llegar. Incluso, suelen mantener opiniones críticas —a veces, incluso, abiertamente malas— de los mesiánicos.
Rechazan la deidad de Jesús, rechazan los dogmas de la Iglesia —Católica o no—, y cada que pueden enfatizan el perfil judío de Jesús, y apelan al “correcto” modo de interpretar el Nuevo Testamento: desde su contexto judío original.
En ese aspecto, debo reconocerles que han diseñado al Jesús más judío que se ha logrado hasta la fecha. Pero tienen un problema bastante serio: no tienen ningún texto en el cual basarse.
¿Apelar a la tradición judía? Imposible. Jesús de Nazaret es irrelevante para el judaísmo rabínico, y por ello no existen ningún tipo de tendencia en el judaísmo durante los últimos dos mil años que les sirva para fundamentar sus creencias. En el mejor de los casos, apelan a autoridades rabínicas que han creído en un Mesías Sufriente, pero sin entrar en demasiados detalles, porque es obvio que —de hacerlo— tendrían que enfrentarse con el hecho de que su idea de “Mesías Sufriente” es radicalmente diferente a la que han sostenido algunas autoridades rabínicas (el punto más simple de visualizar es este: por mucho que algunos autores judíos hayan hablado de un Mesías Sufriente, el hecho es que ninguno creyó que fuera Jesús).
Entonces, no les queda más remedio que apelar al Nuevo Testamento, y allí es donde zozobran todos sus argumentos.
Para justificar su redefinición judaica de Jesús, intentan acercarse al Nuevo Testamento como si fuera un producto judío. Y, al no serlo, tienen que empezar a inventarse presupuestos tan falsos como una moneda de tres dólares con ocho centavos (en la misma moneda, claro).
He aquí los más chistosos (perdón, no tengo otra forma de definirlos):
1. El Nuevo Testamento es un producto judío
Podemos hablar de que el Nuevo Testamento tiene un origen judío, en tanto Jesús de Nazaret fue judío. Pero no es lo mismo hablar del Nuevo Testamento como producto terminado. Es simple: comparémoslo con el Talmud o con los Rollos del Mar Muerto, que son verdaderos productos judíos, tanto en su origen como en su fase de producto terminado.
Como son productos judíos, podemos identificarlos geográficamente de modo concreto: el Talmud se compiló en dos versiones diferentes, la Babilónica y la de Jerusalén, pero siempre en un vínculo indiscutible con las comunidades judíos de esas ciudades. Por su parte, los Rollos del Mar Muerto están vinculados de modo indisoluble con la comunidad Esenia de Qumrán, por lo que tampoco hay posibilidades geográficas para dudar de su identidad judía. Finalmente, los idiomas en los que están escritos son los idiomas característicos de la literatura judía de esas épocas: hebreo y arameo. Sólo un reducidísimo porcentaje de textos del Mar Muerto está en griego.
En cambio, el Nuevo Testamento se empezó a integrar fuera del contexto judío. El primero en integrar una colección de “textos sagrados” fue Marción, posteriormente condenado como hereje por la Iglesia en occidente. No era judío. Después de él, varios líderes cristianos empezaron a definir una posible lista de textos sagrados. Ninguno de ellos fue judío. De ese modo, hacia finales del siglo II empezamos a identificar algunas versiones preliminares del canon del Nuevo Testamento, pero todas ellas fuera del ambiente judío. En cambio, entre los seguidores judíos de Jesús —los Ebionitas—, el único libro que se conservaba era Mateo, según refieren San Jerónimo y Epifanio de Salamis. Jamás mencionan nada semejante a un canon sagrado en estas comunidades.
La urgencia de dejar definido un canon sagrado cristiano se confirmó hasta el Concilio de Nicea (325), pero ni siquiera allí se logró. La lista de los 27 libros oficiales del Nuevo Testamento, así como su redacción oficial, sólo quedó completa hasta los años 393 y 397 en los Concilios de Cartago e Hipona. Este es un dato que puede ser corroborado por cualquiera que guste, en cualquier enciclopedia o artículo sobre el proceso de conformación del Nuevo Testamento.
Pero los Natzratim no lo aceptan. Prefieren insistir en que el Nuevo Testamento es un producto genuinamente judío, pese a que no existe ninguna evidencia de que un judío, o un grupo de judíos, se tomaran la molestia de escoger “textos sagrados” escritos después de Jesús.
Menos aún, textos en griego.
2. El Nuevo Testamento se escribió originalmente en hebreo
Se supone —varios autores de la época patrística lo dicen— que los evangelios fueron escritos originalmente en hebreo.
Esta suposición es válida, según la crítica especializada, para Mateo, Marcos y Lucas, aunque no porque los originales estuviesen en hebreo, sino porque son tres diferentes variantes de un mismo original, que pudo haber estado en hebreo. En su defecto, en arameo.
Pero también es un hecho bien definido que ese original hebreo no abarcaba más de una tercera parte del actual texto de Marcos (porcentaje mucho menor en Mateo y Lucas), y que el texto definitivo, tal y como lo conocemos, sólo existe en griego en los manuscritos antiguos.
Las versiones completas más antiguas son los Códices Sinaítico y Vaticano, ambos del siglo V.
Con las epístolas de Pablo hay menos que discutir: fueron escritas para públicos grecoparlantes, por lo que no tiene ningún caso suponer que se escribieron originalmente en hebreo. Es más: fueron escritas para no judíos, por lo que resulta —valga la expresión— estúpido suponer que se escribieron originalmente en hebreo.
¿A qué apelan los Natzratim para insistir en algo que carece de cualquier tipo de evidencia arqueológica o filológica? A que los destinatarios no eran gentiles (“etne” en griego o “goyim” en hebreo), sino las tribus perdidas de Israel (también llamadas Efraim).
Pésimo argumento. Aun considerando la posibilidad de que eso fuese cierto, es un hecho que los judíos de la diáspora (y me refiero a los de la tribu de Yehudah; con mayor razón, a los de las diez tribus perdidas) no hablaban hebreo. El idioma en el que se desenvolvían era el griego, incluso en comunidades de un elevado nivel cultural como la de Alejandría (por eso, Filón escribió en griego).
Pero más aún: justamente, una de las premisas fundamentales del Nuevo Testamento es que los pactos hechos por D-os con el pueblo judío no son exclusivos para el pueblo judío, sino que tienen un alcance universal. Es la esencia del cristianismo: la posibilidad de darle una dimensión universal a la Biblia, porque de lo contrario, se tiene que asumir que sólo es patrimonio exclusivo del pueblo judío (lo que, por cierto, insiste el judaísmo).
Proponer que ese “universalismo” es para incluir en las promesas a las diez tribus perdidas o a “Efraim” es una tontería, porque —en tanto dichas tribus son parte de Am Israel—, son parte de las promesas hechas a Abraham y su descendencia. No hay nada que negociar: tienen tanto derecho como los de la tribu de Yehudah.
Entonces, todos los pleitos registrados en Hechos de los Apóstoles, entre los que querían predicarles a gentiles y los que no, o entre los que proponían un cristianismo no judaizado para los gentiles y los que querían judaizarlos, pierden sentido. Si no se está hablando de gentiles, sino de israelitas, todas las controversias neotestamentarias por el asunto son una estupidez, porque no tiene que discutirse si se deben someter a la Torá o no: si son israelitas, deben circuncidarse, observar el kashrut y todo lo demás. Sin embargo, Pablo siempre propugna porque no se les impongan estas cosas.
¿Por qué? Es obvio: porque no son judíos. Ni israelitas. Ni hablan hebreo.
El idioma del Nuevo Testamento, el proceso de conformación y los espacios geográficos en los que se dio el mismo, sólo apoyan la idea que desde hace 16 siglos está sobradamente clara: se trata de un texto gentil.
Por ello, no existe ningún correlato literario similar al Nuevo Testamento en la literatura judía de la época. Incluso, los estilos literarios son más afines a la literatura helénica (empezando por el concepto de Evangelio), que a la literatura judía.
Para concluir este punto, me limito a citar lo que viene a ser el colmo del tema: el jesuita especializado en papiros antiguos Jose O’Callaghan (español de padre irlandés) provocó una controversia en el mundo académico cuando publicó el resultado de una investigación, según la cual se habría recuperado un fragmento del Evangelio de Marcos entre los Rollos del Mar Muerto. El fragmento en cuestión es el famoso 7Q5, y O’Callghan inmediatamente tuvo que enfrentarse al descredito de los biblistas, que rechazaron tajantemente su teoría. Sin embargo, con el paso de los años ha quedado claro que O’Callaghan tenía razón, y hoy en día no existe ningún filólogo que cuestione el trabajo de este erudito español. Naturalmente, los biblistas siguen empecinados en negar algo que, por cierto, no corresponde a su área de trabajo.
Entonces, tenemos el hecho de que un fragmento del evangelio de Marcos se recuperó en una colección de textos judíos cuya fecha más tardía es el año 68. Se trata, por lo tanto, del fragmento más antiguo del Nuevo Testamento.
Curiosamente, es uno de los pocos papiros recuperados en el Mar Muerto (la abrumadora mayoría de los documentos son pergaminos). Y, para colmo, ¡está en griego!
3. El Nuevo Testamento debe citarse en hebreo
Un recurso muy frecuente de los Natzratim para exponer sus ideas es citar el Nuevo Testamento en hebreo, pese a que no existe una sola copia antigua del Nuevo Testamento en hebreo. Lo más antiguo que se tiene es la versión del evangelio de Mateo —apenas uno de 27 libros— conocido como Shem Tov, y que —en realidad— es una traducción medieval. Ningún especialista se tomaría en serio la posibilidad de que el manuscrito Shem Tov sea la versión original de Mateo.
¿Cómo intentan salir del brete los Natzratim? Apelando a que sí existe una versión en arameo —por lo menos— del Nuevo Testamento, previa a los Códices Sinaítico y Vaticano: la Peshitta, que —según insisten— data del siglo I, o a lo más del II.
No sé si concederles el beneficio de la duda y sospechar que lo dicen en una amable ignorancia, o simplemente concluir que sus argumentos son falaces y tramposos.
¿Dónde está el problema? En que la Peshitta que data del siglo I es la del Tanaj, NO LA DEL NUEVO TESTAMENTO. Esta última, data del siglo V, y la gran mayoría de los especialistas considera que se trata de una traducción al arameo de los textos originales EN GRIEGO. La prueba es simple: el tipo de escritura usado en la Peshitta acusa rasgos bizantinos. Además, no está en arameo palestino, sino en arameo siriaco (el arameo del cristianismo, no el del judaísmo).
Por eso, las frecuentes citas al idioma hebreo sólo son un intento por darle al Nuevo Testamento un forro que no tiene (si, por lo menos, citaran el arameo de la Peshitta, habría un poco más de honestidad intelectual). Se trata de traducciones, no de palabras originales. Claro, a la hora de engatusar incautos, igual y pueden funcionar. Pongo un ejemplo:
En un debate que leí en internet, que giraba en torno al tema de la deidad de Jesús o su preexistencia como individuo, se le argumentó a un nazareno que Pablo, al citar un antiguo Himno conocido como el Misterio de la Piedad, comienza diciendo “D-os fue manifestado en carne”.
El nazareno refuta que esa no es la palabra original del pasaje, y que se debe tratar de una traducción incorrecta —o por lo menos inexacta— del hebreo Elohim, que puede traducirse como “D-os”, pero también de otros modos.
Correcto, salvo que tenemos un problema: no existe ninguna evidencia de que ese texto originalmente haya sido escrito en hebreo. Tampoco, que ese himno haya sido cantado primero por comunidades hebreo parlantes.
El punto de partida es un texto en griego, y en ese idioma, el texto dice “D-os fue manifestado en carne”. Así que, si se trata de hacer un trabajo serio de exégesis, el punto de partida es ese, y no un supuesto texto que debió decir otra cosa. Eso, en términos simples, es una farsa de muy mala calidad.

¿Cuál es el problema de los Natzratim?
Que judaizaron a Jesús tanto, que tienen que recurrir a la sistemática y arbitraria alteración del sentido claro del Nuevo Testamento. Por ejemplo, en el caso que cité, se recurre a un supuesto original que no existe, para demostrar que cuando dice “D-os fue manifestado en carne”, no se debe entender que “D-os fue manifestado en carne”. Sino todo lo contrario.
Vez tras vez, los argumentos de los Natzratim son lo mismo: enfrentarse con lo que el Nuevo Testamento dice, para luego intentar demostrar que no lo dice, sino que todo es culpa de la malinterpretación cristiana, basada en no haber entendido el idioma hebreo, pese a que no hay evidencia alguna de que exista un antecedente en hebreo del Nuevo Testamento completo.
¿Cuáles son los temas que los Natzratim tienen que forzar, tergiversar y alterar para poder ajustar —bueno, eso creen ellos— el Nuevo Testamento a sus ideas sobre Jesús? Principalmente, los siguientes:
a) Que Jesús es D-os encarnado
b) Que la Torá es obsoleta
c) Que las instituciones de la Torá han quedado anuladas
d) Que el judaísmo está “desgajado” de los pactos de D-os
e) Que el Nuevo Testamento es para gentiles

Apelan a que para demostrar que esas ideas son falsas, sólo hay que hacer una lectura judía del Nuevo Testamento, pero no explican por qué rayos, durante dos mil años, al judaísmo jamás se le ocurrió eso. Por el contrario: la experiencia universal en el judaísmo, ha sido que —al leer el Nuevo Testamento— queda claro que ahí se enseña que Jesús es D-os, que la Torá está obsoleta, que sus instituciones están anuladas, que el judaísmo ha sido desgajado por D-os, y que el patrimonio de las promesas ahora es para los gentiles. Por eso, el judaísmo siempre ha rechazado al Nuevo Testamento, porque es incompatible.
Eso es, en resumidas cuentas, el movimiento Natzratim: un grupo de cristianos (básicamente, de origen adventista) que judaizó demasiado a Jesús, y que para justificar sus puntos de vista, intentan forzar al Nuevo Testamento hasta lo inverosímil, cayendo en argumentos ilógicos, insostenibles, y que provocarían la risa de cualquier especialista de postura neutral y fría.
Como plus a todo este sinsentido, apelan a que son los herederos del grupo de judíos que siguieron a Jesús. Dicho en otras palabras, que son los verdaderos seguidores de Jesús.
La evidencia histórica es contundente: los nazarenos —si acaso fueron los continuadores de los seguidores originales de Jesús— desaparecieron hacia el siglo VI.
La prueba simple es que nadie podría citar los nombres de ningún nazareno destacado desde el siglo II hasta el siglo XX, y menos aún documentos trascendentales que expliquen los puntos de vista nazarenos, ni sus controversias con el judaísmo rabínico (digo, si se tienen registro de las controversias entre caraítas y rabínicos, debería haberlo también de los nazarenos).
Lo que tenemos hoy apareciendo por todos lados en internet sólo es otra secta surgida del contexto evangélico, que viene a convertirse en el inevitable cisma en el interior de las tendencias mesiánicas.
Es decir: otro grupo de cristianos que, ya sea por ingenuidad o mala leche, verdaderamente se cree que son la recuperación del verdadero mensaje de Jesús y, con ello, portavoces del verdadero judaísmo.

Descargue el PDF acá