avdiel ben oved

¿Es el manuscrito Shem Tob de Mateo el texto original en hebreo?

¿Es el manuscrito Shem Tob de Mateo el texto original en hebreo?

Por: Irving Gatell




No. No lo es. Sólo es una copia medieval.

Los argumentos esgrimidos por Mesiánicos y Netzaritas para insistir en que esta es la versión original de Mateo, son sus múltiples diferencias con el texto de Mateo en griego, la presencia de rasgos gramaticales arcaicos, y el parentesco textual con documentos que dejaron de circular en el siglo II (como el Evangelio de Tomás).

Se refieren a esto:

1. Hay ciertos detalles que pueden asumirse como una traducción incorrecta desde el hebreo hacia el griego. Por ejemplo, donde el texto griego dice “porque los gentiles (goyim) buscan estas cosas”, Shem Tob pone “porque los cuerpos (gofim) buscan estas cosas”.

En griego, resulta muy difícil explicar la diferencia de versiones. Pero en hebreo se trata de sólo una letra. Por ello, se deduce que el idioma original es el hebreo, y que la versión en griego contiene un error de traducción.

En eso estamos de acuerdo, pero: ¿significa que el manuscrito completo es la versión original? En realidad, cabe la posibilidad de que, del original en hebreo, se hayan hecho dos traducciones, una correcta y otra incorrecta. Cabe, por lo tanto, la posibilidad de que el Shem Tob sólo refleje la lectura correcta retraducida al hebreo, y no necesariamente que esa sea la versión original.

Tomando las cosas con calma, podemos decir que este argumento no es decisivo en nada. No nos obliga a aceptar que el Shem Tob sea el original, pero tampoco a descartarlo. Así que no queda más remedio que seguir analizando.

2. El Shem Tob usa rasgos gramaticales que se dejaron de usar en el siglo II. El más notable es la llamada “vav consecutiva”, que consiste en el uso repetitivo de la conjunción “y” cuando se presentan listas de sustantivos o verbos. Por ejemplo, en Mateo 28:19, donde no se pone “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”, sino “en el nombre del Padre, Y del Hijo, Y del Espíritu Santo”. Ese fue un recurso típico del hebreo anterior al siglo II (pre-Mishnaico). Se deduce -dicen los partidarios del Shem Tob- que el texto se escribió antes del siglo II.

Otra vez: no necesariamente. Lo único que se puede deducir objetivamente de ese argumento, es que el autor del texto conocía bien la gramática del hebreo antiguo, y elaboró el texto haciendo uso de esos recursos. Hay otros casos: en el siglo XV, Domenico de Jerusalén hizo una traducción del Nuevo Testamento al hebreo, y aplicó el uso de la vav consecutiva tantas veces como le pareció conveniente, pese a que el texto griego que le sirvió de base NO LO HACE. ¿Para qué lo hizo? Para darle un estilo hebreo y arcaico a su traducción. Nada más.

Otra vez, estamos ante un argumento que no nos obliga a llegar a una conclusión. Son muchas las razones por las que se pudo usar la vav consecutiva.

3. Acaso, el último argumento es el más interesante: en muchos detalles, el manuscrito de Shem Tob se separa del texto griego de Mateo, ofreciendo lecturas paralelas a las que encontramos en el Evangelio de Tomás, un texto gnóstico que fue censurado por la Iglesia, y que estuvo en el olvido desde el siglo III hasta el XIX. Los defensores del Shem Tob deducen, entonces, que esta versión de Mateo tuvo que elaborarse antes del siglo II, pues después de eso resulta imposible explicar el parentesco textual con el evangelio de Tomás.

Interesante, pero falso. De hecho, este es el argumento más falso de todos.

Está sobradamente demostrado que el texto griego de los evangelios integrado a la Recensión de Bizancio no fue el único que circuló en la Iglesia Medieval. Aparte, estuvo el texto en latín oficial -la Vulgata Latina-, e incluso los textos latinos previos a la Vulgata -el llamado Vetus Latina-.

Del Vetus Latina se elaboraron varias “armonizaciones” de los evangelios, durante los siglos XIII y XIV.

¿Qué es una armonización de los evangelios? Una versión que fusiona los relatos de los cuatro evangelios canónicos. Es complejo, porque el autor tiene que decidir el orden en que va a integrar los relatos divergentes, y además tiene que escoger la versión que mejor le parezca (cuando el mismo relato está presente en dos o más evangelios), para luego completarla con los detalles que pueda obtener de las otras versiones.

La primera armonización que se hizo fue el Diatesarón de Taciano, hacia el año 165. En el transcurso del siglo XIII (un siglo antes de que Shem Tob ben Itzjak ben Shaprut incorporara a su obra Even Boán una versión en hebreo de Mateo), se elaboraron tres armonizaciones a partir del Vetus Latina: la Armonía de Lieja, la Armonía de Toscana, y la Armonía de Venezzia.

¿Qué tiene de interesante que hayan usado el Vetus Latina? Que esos manuscritos ofrecen lecturas diferentes a las del Mateo griego.

Desde mediados del siglo XX está sobradamente documentado que el evangelio de Tomás tiene varios parentescos textuales con las Armonías de Lieja, Toscana y Venezzia. Siguiendo esa información, William L. Petersen ya demostró que todas las similitudes del Shem Tob con el evangelio de Tomás -y con otros textos antiguos- se obtuvieron de esas armonizaciones, especialmente la de Lieja.

Entonces, el texto se pudo hacer en el siglo XIII o XIV, no necesariamente en el siglo II.

Y, justamente, Petersen explica otra característica del Shem Tob, de la que sus defensores nunca hablan: hay detalles -palabras o frases- que no pertenecen al texto de Mateo, sino a Marcos, Lucas o Juan, pero que están en el Shem Tob. Del mismo modo, hay detalles que sí son de Mateo, pero no aparecen en el Shem Tob.

¿Qué sucedió? Que el autor del Shem Tob se basó en Armonizaciones, textos en donde los elementos de los cuatro evangelios estaban completamente revueltos. Hizo un muy buen trabajo, pero -inevitablemente- se le fueron ciertos detalles, incorporando al texto de Mateo cosas que pertenecen a los otros evangelios, o dejando fuera detalles que sí tenía que haber incluido.

¿De qué manera explican esto los partidarios del Shem Tob? Diciendo que ese es el texto original de Mateo, y habrían sido los posteriores traductores al griego los que quitaron ciertos detalles para ponerlos en los otros evangelios, o le agregaron palabras y frases que por eso no aparecen en el Shem Tob.

Pésima explicación, porque nos obliga a pensar que TODOS los traductores del Mateo original en hebreo cometieron EXACTAMENTE los mismos errores al quitarle cosas a Mateo, y mandarlas a los otros evangelios. Y es que es un hecho inobjetable que hubo VARIAS traducciones (las diferencias entre el texto griego Bizantino y el Vetus Latina, por ejemplo, lo demuestran).

El Mateo conocido como Shem Tob es una versión medieval, que obtiene sus particularidades de las Armonías de Lieja, Toscana y Venezzia. Nada más.

Claro, en esta nota hemos dado por hecho que sí existió un texto original de Mateo en hebreo.

¿Se puede recuperar? Yo creo que sí, aunque parcialmente. De todos modos, lo suficiente como para darnos una buena idea del tipo de texto que fue, y una idea bastante clara del tipo de persona que fue Yehoshúa.

En el libro FALSOS JUDÍOS, FALSO MESÍAS, toda la sección final está dedicada a la reconstrucción del contenido de ese texto que tanto anhelan los Mesiánicos y Netzaritas, pero que nunca han sabido buscar por culpa de su terquedad de querer ver en el manuscrito Shem Tob al Evangelio Original, cuando sólo es una versión medieval.

Por eso, el Yehoshúa en el que creen es, simplemente, un Yehoshúa medieval.
Anuncios

Los orígenes mormones del “Judaísmo” Nazareno:

Los orígenes mormones del “Judaísmo” Nazareno:
Los orígenes del efraimismo.
“Por lo tanto, el fruto de tus lomos escribirá (Libro del Mormón), y el fruto de los lomos de Yehudah escribirá (el Tana”j); y lo que escriba el fruto de tus lomos (Efraim), y también lo que escriba el fruto de los  lomos de Yehudah, crecerán juntamente confundir las falsas doctrinas, y poner fin a las contenciones, y establecer la paz entre los del fruto de tus lomos, y llevarlos al conocimiento de sus padres(Efraim e Israel) en los postreros días, y también al conocimiento de mis convenios, dice el señor”.
2 Nefi 3:12
Es interesante encontrar que uno de los precursores del movimiento nazareno, como James Trimm, se haya catalogado como el primer rabino nazareno mormon(ver http://www.seekgod.ca/rabbiyosef.htm, colateralmente este líder nazareno ha dado las directrices en el movimiento nazareno en America Latina bajo las voces de los pastores cubanos como D.A Hayyim (Daniel Hernandez) con los netzarim y Avdiel ben-Oved (Abdiel Frias) con sus natzratim.
Una de las doctrinas nazarenas, es sobre el efraimismo, el pastor (“rabino”) Daniel Hernández escribe en su libro acerca de tal doctrina:
…Los efraimitas, israelitas convertidos en gentiles por decisión voluntaria”
-Ben Avraham Dan, Israel Misterio y Revelación, COMVISIÓN 2000 INTERNACIONAL, 1997, Miami Florida,p.241.
“De manera que tenemos una enorme masa de gentiles dispersos entre todas las naciones del mundo procedentes de las diez tribus perdidas del  Norte de Israel quienes habiendo perdido su identidad israelita no obstante, según la profecía, serán encontradas, restauradas y traídas de vuelta a Jerusalem”.
-Ben Avraham Dan, Israel Misterio y Revelación, COMVISIÓN 2000 INTERNACIONAL, 1997, Miami Florida, p.245.
Ahora bien en una forma más elaborada el papa de los Natzratim, Abdiel Frías escribe:
“El Reino del Norte (Israel o Efraim) y el Reino del Sur (Iehudá), si la expresión en Irmyahu 31.30 significara ‘Israel dividido en los Dos Reinos’…”
-Frías Abdiel, La Historia de los Natzratim, DEL CENTRO DE ESTUDIO MAOR  BAOLAM, Miami Florida, 3ra Edición Revisada (2006),  p.72.
“el Reino del Norte, Efráim, el cual fue dispersado entre las
naciones, sino que escribe ‘a las 12 tribus’; o sea que toda persona
que por medio de los Shlujim (Emisarios) del Mashiaj, Iehoshúa de
Natzrát, se  identificaban con  la enseñanza Restauradora de Israel”
-Frías Abdiel, La Historia de los Natzratim, DEL CENTRO DE ESTUDIO MAOR  BAOLAM, Miami Florida, 3ra Edición Revisada (2006),  p. 110.
Según la doctrina mormona una rama de Efraim se desprenderá y escribirá otro testamento de Yesh”u, como se lee en su literatura (2 Nefí 3:12), según esta misma doctrina pagana el dios trinitario de los mormones la hablara a muchas naciones, como se lee en 2 Nefi 29:4. Las llaves de los anales del palo de Efraim fueron entregadas a Morno como se lee en Doctrinas Y Convenios 27:5. Al final de la redención de los judíos y de los efraimitas (gentiles localizados en Europa y America) serian unificados, tal como lo sostienen:
I. Mormones.
II. Netzarim de James Trim y Yirmiyahu ben Avraham.
III. Netzarim de Daniel Hernández (Dan ben avraham).
IV. Natzratim de Abdiel Frías (avdiel ben oved).
Ahora bien si comparamos la doctrina mormona, con la de los natzratim, tenemos este interesante resultado:
2 Nefi 29:13-14
Dan ben Avraham
Abdiel Frías
Y acontecerá que los judíos tendrán las palabras de los nefitas (el Tana”j), y los nefitas tendrán las palabras de los judíos tendrán las palabras de los nefitas (el Nuevo Testamento); y los nefitas y los judíos tendrán las palabras de las tribus perdidas de Israel; y éstas poseerán las palabras de los nefitas y los judíos.
Y sucederá que mi pueblo, que es la casa de Israel, será reunido sobre las tierras de sus posesiones; y mi palabra se reunirá también en una. Y manifestaré a los que luchen contra mi palabra y contra mi pueblo, que es la casa de Israel, que soy dios, y que hice convenio con Avraham que me acordaría de su posteridad para siempre.
“De manera que tenemos una enorme masa de gentiles dispersos entre todas las naciones del mundo procedentes de las diez tribus perdidas del Norte de Israel quienes habiendo perdido su identidad israelita no obstante, según la profecía, serán encontradas, restauradas y traídas de vuelta a Jerusalem”.
Ben Avraham Dan, Israel Misterio y Revelación, COMVISIÓN 2000 INTERNACIONAL, 1997, Miami Florida, p.245.
“el Reino del Norte, Efráim, el cual fue dispersado entre las naciones, sino que escribe ‘a las 12 tribus’; o sea que toda persona que por medio de  los Shlujim  (Emisarios) del Mashiaj, Iehoshúa de Natzrát, se identificaban con  la enseñanza Restauradora de Israel”.
Frías Abdiel, La Historia de los Natzratim, DEL CENTRO DE ESTUDIO MAOR  BAOLAM, Miami Florida, 3ra Edición Revisada (2006),  p. 110.
Es curioso que tanto mormones, netzarim y natzratim utilicen las siguientes citas del Tana”j para argumentar sus doctrina en común tal como es:
Libro del Mormon
Antiguo Testamento versión cristiana.
Mormón 5:12-14
Jeremías 3:17-18
Ezequiel 37:16-17
1 Nefi 22: 8-9.
Génesis 12:1-3
1 Nefi 17:40
3 Nefi 20:27
Abraham 2:29
Doctrinas y Convenios 132:30
Génesis 17:7.
Un aspecto interesante entre las enseñanzas mormonas es que creen que los judíos al no creer en Yesh”u como su Mesías como s deidad, serán exterminados como lo dice su propio libro:
“…y cuantos judíos no se arrepientan serán talados; porque el señor no hace convenio con nadie sino con aquellos que se arrepienten y creen en su Hijo, que es el Santo de Israel”
-2 Nefi 30:2
Sin embargo bajo una argumentación similar, y semejante a la presentada por Ajmanideyad, el pastor cubano Abdiel Frías hace la siguiente declaración sobre el pueblo judío y el judaísmo:
“Si Ud. lo que quiere es ser Judío, no se engañe ni engañe a los
demás, los judíos de la antigüedad ya no existen, ya no existe Judea, y los Descendientes del Reino Juda al mezclarse durante los miles
de años después del 135 E.C, crearon una Religión, por ello hoy
vemos a ‘judíos’ rubios y de ojos azules, no se sabe quien es descendiente realmente del Reino de Judea, pues hoy ser Judío es pertenecer a  una Religión, por  ende  si Ud.  lo  que quiere es ser judío, no  lo puede ser en una  Iglesia  o Congregación…,  sino  en  una  Sinagoga  Judía,  donde se  practique  la  Religión Judía,  y como es sabido,  el Judaísmo no acepta a Iehoshúa como  el Mashiaj…”
-Frías Abdiel, La Historia de los Natzratim, DEL CENTRO DE ESTUDIO MAOR  BAOLAM, Miami Florida, 3ra Edición Revisada (2006),  p.110.
Ya no es de esperarse que exista una traducción del cuento vaquero del Libro del Mormón al hebreo (verhttp://www.vibrationdata.com/Book_of_Mormon_Hebrew.htm) con el cual se trate de convertir al mayor número posible de judíos en Erretz Israel de forma descarada; sin embargo en America, están los netzarim y natzratim quienes de una u otra forma manejan de forma idéntica las doctrinas mormonas, como el efraimismo, la teología de la sustitución del pueblo judío por el cristiano (llámese mormonismo o nazarenismo), la “relevancia” de sus escrituras los mormones con su cuento vaquero, los nazarenos su Brit HaMetumtam, los natzratim su Kete”r como libros revelados por sus deidades.
Posteriormente los nazarenos (netzarim, natzratim, notzrim y judíos mesianicos) prohibirán consumir café, pero no se preocupen pues ellos según una teología similar (basada en el cuento vaquero del que hemos hablado) podrán comer cerdo, podrán ser poligámicos, en vez que se les llame elders, se les llamara z’kenim a todos los nazarenos activos, y por último se les denominara judíos nazarenos mormones de los k’deshim de los últimos días: יהודים נצרתי מורמונים של קהילה דקדשים אחרי ימים!
Mi recomendación, ante esta clase de alienaciones idolatras de las cuales las personas ingenuas e ignorantes se dejan arrastrar por estos charlatanes es la que nos da el RaMBa”M en Ya”d Jazaka, Jiljot Avoda Zara 11:16:
ודברים אלו כלן דברי שקר וכזב הן, והן  שהטעו  בהן  עובדי עבודה זרה
הקדמונים לגויי הארצות כדי שינהגו אחריהן. ואין ראוי לישראל, שהם
חכמים מחכמים, להמשך בהבלים אלו ולא להעלות על שיש תועלת בהן,
שנאמר: “כי לא נחש ביעקב ולא קסם בישראל
י”ד חזקה
הלכות עבודה זרה פרק אחד עשר ט”ז
“Todas estas prácticas son mentiras y falsedades, con las cuales los antiguos idolatras engañaban a los diversos pueblos para que imitaran sus actos. Pero no cuadra a los judíos, sabios y sagaces, dejarse arrastrar pos sus vanidades o suponer que haya algún provecho en ellas, como está escrito: “Pues no hay adivinación en Ya’acov ni hechicería en Israel” (Bamidbar 23:23).”

 

Nuevo Mateo Hebreo (falso shem-tov): la nueva droga de la Vieja Mafia

Nuevo Mateo Hebreo (falso shem-tov): la nueva droga de la Vieja Mafia.


Tomado de: OrajHaEmet.org

Idea gráfica tomada de: http://thechristianmafia.com
“La religión es el opio del pueblo” -Marx.
Este opio no falta nunca en el cristianismo, menos entre los misioneros.  Jerónimo fue el primer mafioso que abrió la senda a la droga espiritual con un nuevo producto: la Vulgata Latina.
La Vulgata se volvió en el Insumo primario para la elaboración de drogas (dogmas) cristianas y le hizo ganarse al Cartel del Vaticano el corazón enviciado y ciego de toda Europa por siglos.
Con el advenimiento de la reforma protestante, una naciente mafia quebró el monopolio vaticano y penetró con productos (biblias) nuevos, fáciles de asimilar a precios menores que los del vaticano y con efectos más fuertes.   En toda la gama de drogas cristianas, las nuevas mafias (sectas) misioneras no se quedan atrás y están queriendo introducir a las plazas una nueva droga: el Mateo Hebreo.
La mala fama actual de las Iglesias Organizadas ha forzado a estos últimos a tratar de “romper relaciones” con la Mafia de la cual proceden para que los cristianos desilusionados no vean que en realidad son los mismos viejos criminales, pero con nuevo empaque.
La herramienta de marketing que más publicitan es un nuevo supuesto “insumo”: el Mateo hebreo (supuestamente “de shem tov”).   Lo tratan de presentar como la nueva panacea de las drogas espirituales y afirman que se trata de “buena mercancía, la original, no la vaticana”.
Los pastores latinoamericanos por lo general son indoctos, cristianos que sin educación se les da por creerse mucho y “montar iglesia” aparte.  Igual es con esos nuevos pastores (“moreh’s”) misioneros: son tan ignorantes, o en realidad les gusta tanto el dinero, que se buscan la forma de incursionar en el mundo de las drogas espirituales (biblias) hablando son conocer.  Esta nueva mafia de farsantes es la que está detrás del “Mateo hebreo shem tob” y con su marketing agresivo pretenden repetir tanto una mentira hasta forzarla a convertirse en verdad. Todos los especialistas concuerdan en algo: el texto de Shem tob es medieval, no es original de los primeros siglos y es parte de un tratado judío del medioevo anti-cristiano camuflado como “evangelio” para sembrar confusión entre cristianos.  A pesar de eso, los pastores misioneros, se han lanzado numerosas veces a “traducirlo”, según ellos siempre “por primera vez en español”.  Tal vez lo pongan así para poder venderlo más rápido, no hay que dejar de lado el mercado potencial de sus seguidores que harán cualquier cosa por encontrar desesperados un “brit jadasha” (kitvei talmidim) “fiable” que puedan usar para taparse los oídos y volver a la dulce mariguana espiritual: la ilusión colectiva cristiana: “Yehoshua el mesías sí es verdad”
(Imagen: mujer loca)
Foto: mujer enferma del Síndrome de Abstinencia Neotestamentaria (SANt).
Los Carteles de la droga misionera han reaccionado y han comenzado a surtir a sus clientes nuevo material para mantenerlos enviciados en lo mismo de antes:  El Cartel de los Israelitas Mesiánicos (liderado por el capo Marshall Koniuchowsky) ha sacado su droga al mercado: Versión Kadosh Israelita Mesiánica.
Daniel Hernandez (conocido como “Padrino” Dan Ben Abraham) también ha tratado de ganar su tajada en el mercado misionero de libros e inició un bombardeo de marketing en el comercio negro misionero para implementar y vender su “Código Real” al mayor número de incautos.
Por último, pero no menos importante, il Capo de la mafia natzratim, Ariel Frias (conocido como “Abdiel Frias, Avdiel ben oved” en el bajo mundo) ha sacado una nueva mercancía: “Mateo Hebreo (“shem tov”)” con una foto suya disfrazado de Yeshu (de nuevo, como quien dice: para la recordación de marca).
Esta última organización se ha tomado más a pecho el marketing de la nueva droga misionera lanzándole en varios países a través de eventos y presentaciones como si se tratara de la venta de un buen libro (es libro, pero “bueno” no).  Ya está en los expendios gracias al trabajo del Sottocapo Emanuel Salinas y lo más seguro es que sus jíbaros lo traten de lanzar y vender en todo lugar para que su Papa Ariel frías pueda recuperar rápido la “inversión” de imprenta con jugosas ganancias.
Lo peor es que muchos fieles misioneros son tan ignorantes que seguro toman cada droga como legítima, pretendiendo hallar en ella el opio al que tanto están enviciados.
Ya luego cuando se den cuenta (si el estupor los deja) de que el “Shem tov” del pastor Frías no es original (sino mala copia con añadidos y ediciones personales) se irán tras otra nueva droga… puede ser una reedición con que los contente la mafia natzratim o cualquier otra de sus mafias cristianas hermanas.
Hoy la obra Original de Shem Tov (no la copia mal hecha y editada de los Natzratim, o la de Rood y Koniuchowsky) puede ser leída por todos.   Les recomiendo que vean este excelente blog para que se den cuenta lo pésimo que son esos nuevos libros cristianos y vean con sus propios ojos cómo Abdiel Frías editó y añadió cosas al texto para manipularlo y crear una versión propia según los dogmas de su nuevo cristianismo:
(Imagen: evan06)
¿Sabían que Abdiel Frías no sabe hebreo realmente? ¿sabían que él y su familia usan en sus ritos un “antiguo testamento interlineal hebreo-español” de la editorial cristiana Clie?
En fin, visiten la página, vean el verdadero tratado Evan Bojan (Mateo Shem Tov) y dénse cuenta de lo malo que es la copia pirata y modificada del pastor Frias.
Posdata: “Shem Tov” no fue rabino (como lo dicen los natzratos). Su nombre fue Isaac Ibn Shaprut, y su libro no es copia del “evangelio de mateo original hebreo” sino una obra judía del medioevo compuesta como relato que pretendía crear un nuevo “Mateo” para pelear contra los mumarim (conversos al cristianismo) y demostrar lo ridículo del cristianismo.

¿Profecías sobre Yesh”u en el Tanaj?

Profecías sobre Yesh”u en el Tana”j? -“נבואות על יש”ו בתנ”ך?

BS”D

¿Profecías sobre Yesh”u en el Tana”j?

¿נבואות על יש”ו בתנ”ך?
 

Somos una organización dedicada a guardar a las personas judías para que corrijan el convenio eterno que nosotros tenemos con Di-s. Otras religiones, incluso la Cristiandad, son incompatibles con el judío así como son incompatibles para guardar el convenio. Los judíos no deben rendir culto a Jesús. Porque nosotros como judíos tenemos un convenio eterno con Di-s. Di-s permita, que los materiales de este sitio constituyan en un futuro un libro.
El problema de asimilación y abandono del Judaísmo hacia las religiones de la mayoría de las naciones sobre no es algo nuevo. De hecho, en el Tana”j habla de este problema, por lo cual advertimos a otros judíos de no seguir a las naciones. 

El profeta Hoshea, profetizo hacia el Reino del Norte, expresando a los ciudadanos quienes intentaron exterminarse siguiendo las normas y costumbres de otros. Ellos quisieron estar como las otras naciones, y adoptaros a sus “dioses”. Di-s se expreso por medio del Hoshea HaNabí, diciendo (Hoshea 4:6)

“Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento (de Di’s), porque tú has rechazado el conocimiento, Yo también te rechazaré, de modo que no serás Mi sacerdote, por haber olvidado tú la Torah de tu Di’s. Y también Me olvidaré de tus hijos”.

Katznelsón Moisés, La Biblia, Hebreo-Español, Ed. Sinai, Tel Aviv, Israel, 1996. Vol. II, pp. 921-922.

Porque les faltó el conocimiento de Torah, ellos abandonaron el Convenio Eterno y estaban perdidos. Cuando entendieron que estaban desterrados, aquéllos que no fueron fieles y no huyeron al Reino del Sur [Yehudah], sin embargo ellos fueron asimilados hasta el día de hoy no se sabe de las demás tribus correspondientes del Reino del Norte

De la misma forma sucede hoy en día, los judíos sin el conocimiento de la Torah y el significado de los Profetas, son presa fácil para “los misioneros mesiánicos”, los “Judíos para Jesús”, los “natzratim” y otros grupos misioneros de la misma índole.

Cuando ellos adoptan otra fe, sucede como los ciudadanos del Reino del Norte, quienes se perdieron, ellos se pierden como judíos. Según las estadisticas los hijos de estos que se asimilaron al cristianismo u otra religión, ya no se identifican como judíos, o bajo alguna modalidad dentro del judaísmo. Este sitio en Facebook, así como en Bolgspot.com, y Wordspress (próximamente tendremos un sitio en la web) es solo un intento en la web para proporcionarles el conocimiento a personas judías necesitadas, ( e incluso le brindamos ayuda a los no-judíos) para impedir que cada judío sea “…destruido por la falta de conocimiento…”, y tenemos esperanza de atraer algunos judíos que se han desviado del Convenio Eterno.

Por tal razón hemos adoptado el nombre de Oraj HaEmet, debido a que la primera palabra se remite a lo que dice el Tehilim 27:11:

‘Enséñame Tu camino oh Eterno, y condúceme por una senda (Oraj) llana debido a los que me asechan”.


Articulos:

El Nuevo Testamento ¿En hebreo?-הברית החדשה: כתוב עברית?

מרטין לותר Martin Lutero y los Judíos

Rav Shlomo Aviner Shlit”a, tema #51 “El enemigo cristiano”

Profecías

Génesis 3:13-15

¿Profecía en Breshith/Génesis 18-19 ?

¿Profecía en Breshith/Génesis 49:10 ?

¿Profecía mesianica en Sh’moth/Éxodo 17:15 ?

¿Profecía mesianica en Bamidbar/Números 9:12?

¿Profecía mesianica en Devarim/Deut 18:15;18-19 ? y el Yesh”u ‘historico’.

¿Profecía mesianica en Devarim / Deuteronomio 21:23 ?

Yeshayah/Isaías 7:14 el hijo del rey Ajaz: Yehizkiyohu

Yeshayah / Isaías 9:6-7

Yeshayah/Isaías 11:1-2

Yeshayah/Isaías 11:3.

Yeshayah / Isaías 40:3

Yeshayah / Isaías 42:1-4 y 42:6

Yeshayah/ Isaías 43:3

Yeshayah / Isaías 48:16

Yeshayah / Isaías 49:6

Yeshayah / Isaías 50:6

Yeshayah / Isaías 53-

Yeshayah / Isaías 53: El secreto que han ocultado los “rabinos” mesiánicos por décadas

Yeshayoh / Isaías 61:1-2

Yirmiyohu /Jeremías (¿?)

Zacarías (11:12-13) y Judas Iskariote.

Yirmiyoh/Jeremías 23:5

Yirmiyoh/Jeremías 31:15.

Yirmiyoh/Jeremías 31:30-33

Hoshea/Óseas 11:1

Yejezqel/ Ezequiel 44: 1-3.

Mijah/Miqueas 5:2

Zejaryoh/Zacarías 3:8-10

Zejaryoh/Zacarías 6:9-13

Zejaryoh/Zacarías 9:9

Zejaryoh/Zacarías 12:10

Zejaryoh/Zacarías 13:7

Malaquías 3:1 y Yeshayah / Isaías 40:3.

Las No-Profecías de la sección de los Jetubim (Escritos).

Tehilim y el Ruaj HaKodesh ¿en el “N.T”?

Ezra / Edras 3:8

Tehilim /Salmo 2:2, 6-8,

Tehilim/Salmo 16:10

Tehilim / Salmo 22.1-2.

Tehilim / Salmo 22: 15-18.

Tehilim / Salmo 22: 19.

Tehilim / Salmo 40:6-8

Tehilim /Salmo 41:9

Tehilim/Salmo 69:22

Tehilim /Salmo 69:25 y 109:8.

Tehilim / Salmo 88

Tehilim/Salmo 110:1

Daniy’el / Daniel 9:24-27

Tomado de: Oraj HaEmet.

Simcha Pearlmutter: la triste historia de un mumar (apóstata).

Descargar el PDF: Simcha Pearlmutter la verdadera historia del apostata

Este es “Simcha Pearlmutter”, famoso entre misioneros que se aferran a él como el último recurso para defender su creencia mesiánica.
Un anciano vestido de negro, hassidic fashion, viéndolo a vuelo de pájaro podría parece rabino, pero no dejemos que nos engañe la ropa.  Abdiel Frias el pastor cubano de la secta cristiana natzratim viste igual, y es un gentil.  Si fuera por vestirse de blanco y negro, eso lo puede hacer cualquier ser humano…  hasta un camarero podría quedar igual con sólo quitarse el corbatín y ponerse un sombrero negro!
Los videos de Simcha Pearlmutter están alojados en la página SA-HEBROOTS, cuya sede administrativa está en Sudáfrica.
Sobre el verdadero personaje de “Simcha Pearlmutter” se sabe mucho.  Fue un judío de Miami que se convirtió al cristianismo y fundó una iglesia mesiánica.  Así lo comenta Richard Aharon Chaimberlin, un misionero mesiánico amigo suyo:

In the early 1960s, Rabbi Simcha Pearlmutter established a Messianic congregation in Miami, Florida.

(Traducción: En los inicios de los 1960s, rabbi Simcha Pearlmutter estableció una congregación Mesiánica en Miami, Florida.) 

-Richard A. Chaimberlin, PetahTikvah website, párrafo 12, línea 1. bajo el título “Twentieth Century Messianic Judaism”





En lo que falla Chaimberlin es en llamarle “Rabbi”, cuando en efecto, no lo fue.  Tal vez sea por la costumbre misionera de llamarle “rabino” a cualquiera de sus líderes, pero si somos objetivos, la verdad es que Simcha Pearlmutter no recibió nunca smija (ordenación rabínica).
No se duda que sea judío, pero es bien sabido también que se convirtió al cristianismo protestante en la ciudad de Miami.  En pocas palabras, es un mumar, un judío convertido a otra fe.
En 1964 Pearlmutter se enfoca en el viejo sueño misionero:  con su creencia en yeshu, ir al desierto israelí a traer la salvación y la segunda venida de yeshu.   Ese mismo año se mudó a Israel (no nos sorprende, si emigran rusos cristianos sólo porque su madre es judía, mucho más iba a hacer aliyah Pearlmutter!) y en el año de 1967, usando ayuda financiera de organizaciones cristianas y misioneras, Pearlmutter fundó Ir Ovot, un kibutz misionero usado como propaganda entre misioneros en pro del sionismo y de ayudar a los judíos a hacer aliyah:

It was founded by a group of American Messianic Jews led by former law student and court clerk Simcha Pearlmutter, a Jew from Miami, Florida, who that year decided that Jesus was the Messiah, and took a Christian second wife in addition to his Jewish one.

(Traducción: Fue fundado por un grupo de judíos mesiánicos americanos liderados por el ex-estudiante de derecho, y ex-secretario de la corte, Simcha Pearlmutter, un judío de Miami, Florida, quien en ese año decidió que Jesús era el Mesías, y tomó para sí una segunda esposa, cristiana, además de la esposa judía que ya tenía).
-The Jerusalem Post. (April 21, 1990). “Strange voice in the desert” by Carl Schrag.





Pero no todo fue bien para el mumar Pearlmutter.  En los años setentas comenzó a tener fricciones con la Agencia Judía, renunció a su -una vez amado- Sionismo, se declaró abiertamente Anti-Zionista, y buscó congraciarse con los Haredim de Satmar para buscar su ayuda y patrocinio financiero.

Pearlmutter found a political and financial sponsor in the Satmar Hasidic group, despite Pearlmutter’s adoption of Christianity.

(Pearlmutter encontró apoyo político y financiero en el grupo Jasídico de los Satmar, pese a que había adoptado el Cristianismo).
-Ir Ovot: http://en.academic.ru/dic.nsf/enwiki/946743 .  Párrafo 4, líneas 2 y 3.





La luna de miel con los Satmarer no duró mucho. En 1982, después de una fuerte disputa que tuvo con Edah HaChareidis en Jerusalem, su esposa judía tomó sus hijos y lo abandonó. (Ídem)
A mediados de los años ochenta,una Corte israelí nombró dos liquidadores e Ir Ovot fue oficialmente disuelta como asociación debido a los conflictos que tuvieron con el gobierno por indebido uso del suelo: Pearlmutter recibió $3000 USD  a cambio de dar permiso a una compañía de Beersheva de construir temporalmente sus cuarteles en los terrenos de Ir Ovot, a lo que el Consejo Regional se opuso, y quien protestó de inmediato, llevando el caso a las Cortes y multando a Pearlmutter con $2000 ILS. (The Jerusalem Post. (April 21, 1990). “Strange voice in the desert” by Carl Schrag)
Con el tiempo, las horas de conversaciones que Pearlmutter tuvo con muchos rabinos rindieron fruto: se fue dando cuenta de la debilidad de su creencia mesiánica y fue abandonando lentamente las ideas cristianas a las que durante tanto tiempo se había aferrado.  Comenta apenada una amistad cristiana suya que había compartido mucho con él:

One day, I was in Ir Ovot writing one of my books, when a minibus pulled up with six ultra-orthodox rabbis, asking for Simcha. They wanted to hear fom him about Yeshua. These rabbis, and the many others who came secretly by night to hear him speak of Messiah, became his stumbling block. For by honoring the elders of Israel, he succumbed to their interpretation of the meaning of Yeshua being the Son of G-d. For their sake he left the faith for which he had fought and endured years of persecution and and hardship, only to lose it all: his destiny, his beloved son, and finally his life, cut short by pancreatic cancer…   he now denied Yeshua’s divine origin and nature, and called the New Testament “slime.” I know much of this was due to the influence of his Australian friend Harry, and that of the visiting rabbis. I was heart broken that we could no longer visit Ir Ovot, as Simcha’s denial of Yeshua’s true origin and calling the N.T. slime made it impossible.

What a tragedy that this voice crying in the wilderness got first of all side-tracked, and then silenced…

“Un día, estaba en Ir Ovot escribiendo uno de mis libros, cuando un minibús con seis rabinos ultra-ortodoxos paró a preguntar por Simcha.  Ellos querían hablar con él sobre Yeshua.  Estos Rabinos, y muchos otros, venían en secreto durante la noche para oirlo hablar del Mesías, y ésto se convirtió en una dificultad para él.  Por honrar a los ancianos de Israel, él sucumbió a la interpretación de ellos sobre ser “hijo de D-s” respecto a Yeshua.  Por ellos, él dejó la fe por la que tanto había aguantado años de persecusión y dificultades, sólo para perderlo todo: su destino, su amado hijo, y finalmente su vida, acortada por un cáncer de páncreas…  él ahora niega el origen divino de Yeshua y su naturaleza, y dice que el Nuevo Testamento es “baba”.  Sé que mucho de esto es debido a la influencia de su amigo australiano Harry, y debido a las visitas de los rabinos.  Tan dolida estaba que no me animaba visitar Ir Ovot, el que Simcha negara el origen verdadero de Yeshua y llamara al Nuevo Testamento “Babas”, lo hacía imposible”.

Qué tragedia que una voz que clamaba en el desierto, primero que todo se haya extraviado, y después se haya silenciado…

-Annelore Rasco, residente de Beersheva, website OrTzion
Amiga personal de Simcha Pearlmutter.





Cuando su hijo Ari murió víctima de un atentado suicida en 1994, Simcha Pearlmutter se propuso no volver a llevar sus tradicionales vestimentas negras jasídicas, sino vestirse con los colores de Israel (blanco-azul) como una forma de protesta contra D-s por no haber protegido a su hijo:

Memorial a Ari en Ir Ovot.
Simcha Pearlmutter (izquierda), su hijo menor Dari, Rachel y Annelore Rasco (derecha).
Foto Cortesía del website http://www.ortzion.org.



Simcha Pearlmutter no fue rabino, fue un judío converso al cristianismo misionero que se deslizó desde la tradicional postura evangélica, hasta terminar sus días sumergido en el arrianismo.  En sus videos se nota que si bien hablaba hebreo, no tenía mucho conocimiento profundo de judaísmo ¿qué judío educado en pleno uso de sus facultades mentales se atrevería a decir que los Sefaradíes alguna vez usamos un Majzor ajeno a nuestro nusaj y sobre todo que lo hicimos en la historia del Concierto del Shofar de Don Aguilar?.
Si ni siquiera es consciente de las diferencias entre nusaj sefaradí y nusaj ashkenazi y nusaj sfard, ¿cómo podría distinguir e interpretar bien los conceptos místicos y cabalísticos del Majzor Rabbah sobre Metatron, Sar HaPanim, entre otros?Simcha Pearlmutter murió en 1999 de cáncer de páncreas, triste, lejos del judaísmo, sumido en el cristianismo arriano y con sus sueños destrozados.
Fue otra víctima de los misioneros: le predicaron su falso mesías, le vendieron el fantasma esenio de “ir al desierto a preparar el camino del senior” y le infectaron con ese delirio esquizofrénico de manipular los libros judíos para inventarse espejismos de yeshu en los textos…    al final lo dejaron solo, lleno de tragedias, confundido, despreciado como “arriano” y en la bancarrota.
Hoy, más de diez años después de su muerte, sus videos (llenos de manipulación y mal-interpretación textual) son la moda entre muchos misioneros.  Poco o nada les importa la verdad sobre la triste vida que le hicieron vivir a un judío: lo engañaron, lo hicieron mumar, dañaron su mente, mataron su alma y sus sueños, y hoy su imagen sólo es una pieza hueca de sucia propaganda misionera.
Anexo:Un comentario ha llegado al Blog pidiendo que expliquemos más sobre la cita de este Siddur y que expongamos en público la manipulación que tratan de hacer los misioneros:¿Y es verdad que dice el Majzor que menciona a un “Yeshua Sar HaPanim”? Respuesta: Sí, pero no.


Explicamos:
Najmánides dijo: “quien quiera mentir, que aleje los testigos”; y como no queremos mentir ni nos interesa hacerlo, acá les presentamos el dichoso Majzor (siddur) que los misioneros cuentan en su video:

Esta es la primera página, se lee: “Majzor” y debajo: “Rosh Hashana veIom Hakipurim”.
También se aprecia su vínculo con un nusaj: “K’minhag Sfard”. Traduce literalmente: “según la costumbre Sfard”.



Lo primero que notamos: Pearlmutter se equivocó grandemente, por no decir que se puso el letrero “ignorante” en la frente.  Explicamos:  Sfard y Sefarad no son lo mismo.  Sfard se refiere a las costumbres de la judería jasídica que se dieron primeramente en Polonia.  (Galiztia de Polonia, NO Galicia, la de España.)


Los judíos jasídicos, del oriente europeo, tomaron la Cabala -que naturalmente es de SEFARAD (España)- y desarrollaron otro rito aparte de su tradicional ashkenazi, el rito Sfard (no SEFARADI, español).  Tenemos entonces tres ritos y tres costumbres:  Sefarad (ibérico, español), Ashkenaz (centro-europeo) y Sfard (jasídico).


Cuidado con eso! Sfard y Sefarad suenen parecido, pero un judío educado JAMÁS los confundiría. (¡menos un rabino!).


Listo, ya vamos viendo que si el nusaj es Sfard, entonces debe estar cargado de rezos místicos y de alegorías cabalísticas.


Vayamos ahora sí al texto en el que los misioneros se regodean (tontamente, porque no entran en mucho detalle… no les conviene):



Allí en la mitad, si hacen zoom, pueden ver el texto que este manipulador Pearlmutter trata de citar.  Y dice así:


“Sea Tu Voluntad, que el sonido (de shofar) de TShR’T que tocamos, sea entrelazado en las cortinas de los cielos, por mano de Tartiel, como el nombre que recibiste por mano de Eliahu (zijrono livraja) y Y’shua, Sar HaPanim, y Metatron, y sácianos con tus bondades, Bendito Tú, que posees todas las misericordias”.


El cristiano, acostumbrado a ver espejismos de su falso mesías en todo lugar a donde mire, pensará que ni modo, si hay un Y’shua, debe ser el suyo.  Y así se desviará en pos de su imaginación.  Vamos a explicar detenidamente para que no se dejen engañar.


El Profesor Yehuda Liebes, experto en Cabala, misticismo y esoterismo judío, expone en su obra “Malajei kol hashofar v’yeshua sar hapanim” (Ángeles del  sonido del shofar y y’shua sar hapanim) [Jerusalem Studies in Jewish Thought, 6. Jerusalem, 1987] que este texto místico es una forma cabalística de explicar cómo la voz de shofarot en Rosh hashana asciende y es entretejida en numerosos conceptos por TODOS los ángeles que en cabalá se denominan “Sarei HaPanim” (“príncipes de rostros”, es decir, ángeles superiores).


Esta es la razón por la cual este rezo menciona varios nombres de ángeles: Tartiel (antes de él se menciona al ángel Sharshia), a Metatron y a Y’shua.
Todos ellos Sarei HaPanim (y que según el misticismo son muchísimos).


Entonces, que el lector no se engañe y no se deje engañar.  Acá no se menciona a el falso mesías de los nazarenos, se menciona a un ángel Y’shua que es igual a Tartiel o a Sharshia, etc.  Ningún ser especial, ningún mesías divinizado.
¿Y el nombre Y’shua? Es la forma corta del nombre “Yehoshua”.  Y no es ningún nombre especial ni único.  Si ese falso mesías de ellos se llamó Y’shua, pues igual también un amorá del Talmud, rabino Yehoshua Ben Levi se llamó así.  Y miles judíos se han llamado así durante toda la historia.


Este tipo de plegarias cabalísticas, donde se menciona a los ángeles como seres que llevan plegarias y sonidos a los cielos, son comunes.  Más de uno de nuestros lectores seguramente habrá escuchado la canción “Majnise Rajamim” que comparte también esta temática.  Si no la ha escuchado, lo invitamos a hacerlo:




Esa actitud cristiana sólo revela por parte de ellos que son víctimas de un profundo lavado de cerebro, esquizofrenias y delirios al creer que manipulándolo todo pueden cambiar su realidad.


Era de esperarse que el cristianismo se pierda en el asunto y por eso es que ellos lo mencionan, pero no detallan con mucha profundidad… claro, si lo hicieran se les caería el teatro.




Qué triste sus actitudes, no se conforman con ver a “vírgenes” en manchas de muros, con ver “santos” en vetas de madera sino que ahora quieren sacar todo de contexto e inventarse espejismos de su fracasado mesías en la literatura judía.



Natzratim: cuando los evangélicos ya no saben qué hacer para sentirse judíos

NATZRATIM: CUANDO LOS EVANGÉLICOS YA NO SABEN QUÉ HACER PARA SENTIRSE JUDÍOS

Autor: Irving Gatell.

Tenía que pasar: el cristianismo es cismático por naturaleza, y la tendencia ha alcanzado a los llamados Judíos Mesiánicos.¿De dónde viene la naturaleza cismática del cristianismo? De la obsesión por definir el “correcto modo de creer” (ortodoxia, en su sentido más estricto), objetivo incompatible con la naturaleza humana: inevitablemente, cada quien termina por desarrollar sus propios modos de apreciación de las cosas. Al final de cuentas, por mucha afinidad que se pueda tener en aspectos generales —sobre el tema que sea—, siempre va a haber diferencias en las opiniones particulares.
Esto es algo que la pretendida ortodoxia cristiana no tolera, y la historia de esta cultura y religión ha sido una feroz batalla por lograr establecer —generalmente, imponer por la fuerza— el correcto modo de entender las cosas.
Por ello, para que el catolicismo romano se consolidase como cristianismo oficial, primero tuvo que imponerse —de modo bastante violento en algunas ocasiones— a otros modos de entender al Cristo (gnósticos, montanistas, marcionistas, monofisistas, docetistas, ebionitas y demás; la lista de “herejes” ofrecida por Ireneo de Lyon a finales del siglo II es larguísima).
El peor enemigo del catolicismo fue, en su momento de apoderarse del control, el arrianismo, con el cual tuvo que coexistir varios siglos antes de derrotarlo de modo definitivo. Pero no fue suficiente: para ese momento, las diferencias con las Iglesias de Oriente ya estaban bien definidas, y el cisma se volvió inevitable, y además oficial a partir del siglo XI. Luego, los cátaros, los hussitas, los wycliffianos y Jerónimo Savonarola, todos ellos antecedentes del peor cisma en occidente: el protestantismo.
Y, desde entonces, la invención de tantos cristianismo como se pueda: luteranos, calvinistas, anglicanos, metodistas, presbiterianos, mormones, la Luz del Mundo… Imposible sugerirlos siquiera.       Hoy en día, son miles y miles.Tarde o temprano, el fenómeno tenía que darse dentro de una de las últimas modas del cristianismo evangélico: los llamados Judíos Mesiánicos.
¿Cuál es la lógica por la que se presentan estos cismas?
En realidad, es bastante simple: no se ha entendido a Jesús de Nazaret de modo correcto, o no se han aplicado sus enseñanzas de modo correcto.
El primer punto ha sido de vital importancia para el cristianismo en relación al judaísmo. Al final de cuentas, para cualquier cristiano comprometido con lograr que todos crean en Jesús, es un punto muy difícil de asimilar el por qué los judíos —el propio pueblo de Jesús— no creyeron en él.    Por ello, muchos de sus razonamientos siempre han tenido un enfoque concreto: ¿de qué modo se les puede presentar a los judíos la correcta visión de Jesús, para que puedan entender que es el Mesías? (Curiosamente, nunca se les ha ocurrido la posibilidad de cuál será el modo en que ellos puedan lograr la correcta visión de Jesús, para que entiendan que no es el Mesías).
No se dan cuenta, pero es una postura ridícula. Generalmente, apelan a que el gran problema es el pésimo testimonio que ha dado la Iglesia Católica con sus violentos modos de intentar convencer. O incluso, el error estratégico del protestantismo durante mucho tiempo y en muchos lugares, al pretender lograr conversiones de judíos que impliquen un completo abandono de sus raíces espirituales y culturales. Lo sorprendente es que no aceptan, bajo ningún ángulo, que el asunto es más simple: los judíos no pueden creer en Jesús y ya. Jesús no satisface nada de lo enseñado por el judaísmo desde hace 35 siglos. Por eso no creemos, no porque los católicos sean malvados y ciertos protestantes sean torpes e imprudentes. Eso, en realidad, es insultante: nos reduce a una bola de tontos sin criterios que siempre han tomado decisiones basadas en lo visceral.
Así surgió el llamado Judaísmo Mesiánico: un grupo de protestantes ingleses de origen hebreo —en mayor o menor medida—, que se propusieron recuperar parte de su identidad cultural, sin dejar de ser cristianos. Eso, a mediados del siglo XIX. Durante más de un siglo pasaron desapercibidos, pero hacia la segunda mitad del siglo XX empezaron a ponerse de moda, toda vez que con la consolidación del Estado de Israel, el judaísmo volvió a manifestarse ante el mundo como algo sólido y capaz de sobrevivir por sí mismo. Y eso, inevitablemente, hizo que los cristianos más devotos se volviesen a plantear la pregunta: ¿por qué no hemos logrado mostrarle a los judíos que Jesús es el Mesías? Y allí apareció la opción: un tipo de cristianismo que incorpora los elementos externos del judaísmo (como si sólo eso fuera lo importante), perfecto para que los judíos puedan creer, pero sin distanciarse de su identidad.
Sorpresa: no creímos. Así que, tarde o temprano, el fracaso del llamado Judaísmo Mesiánico, además de la tendencia cismática del cristianismo, tenían que producir el siguiente eslabón en la cadena involutiva: el Judaísmo Nazareno. O Natzratim, como prefieren llamarse a sí mismos, para sentirse más judíos.

Los Natzratim han llegado a los extremos que muchos judíos mesiánicos no hubiesen querido llegar. Incluso, suelen mantener opiniones críticas —a veces, incluso, abiertamente malas— de los mesiánicos.
Rechazan la deidad de Jesús, rechazan los dogmas de la Iglesia —Católica o no—, y cada que pueden enfatizan el perfil judío de Jesús, y apelan al “correcto” modo de interpretar el Nuevo Testamento: desde su contexto judío original.
En ese aspecto, debo reconocerles que han diseñado al Jesús más judío que se ha logrado hasta la fecha. Pero tienen un problema bastante serio: no tienen ningún texto en el cual basarse.
¿Apelar a la tradición judía? Imposible. Jesús de Nazaret es irrelevante para el judaísmo rabínico, y por ello no existen ningún tipo de tendencia en el judaísmo durante los últimos dos mil años que les sirva para fundamentar sus creencias. En el mejor de los casos, apelan a autoridades rabínicas que han creído en un Mesías Sufriente, pero sin entrar en demasiados detalles, porque es obvio que —de hacerlo— tendrían que enfrentarse con el hecho de que su idea de “Mesías Sufriente” es radicalmente diferente a la que han sostenido algunas autoridades rabínicas (el punto más simple de visualizar es este: por mucho que algunos autores judíos hayan hablado de un Mesías Sufriente, el hecho es que ninguno creyó que fuera Jesús).
Entonces, no les queda más remedio que apelar al Nuevo Testamento, y allí es donde zozobran todos sus argumentos.
Para justificar su redefinición judaica de Jesús, intentan acercarse al Nuevo Testamento como si fuera un producto judío. Y, al no serlo, tienen que empezar a inventarse presupuestos tan falsos como una moneda de tres dólares con ocho centavos (en la misma moneda, claro).
He aquí los más chistosos (perdón, no tengo otra forma de definirlos):
1. El Nuevo Testamento es un producto judío
Podemos hablar de que el Nuevo Testamento tiene un origen judío, en tanto Jesús de Nazaret fue judío. Pero no es lo mismo hablar del Nuevo Testamento como producto terminado. Es simple: comparémoslo con el Talmud o con los Rollos del Mar Muerto, que son verdaderos productos judíos, tanto en su origen como en su fase de producto terminado.
Como son productos judíos, podemos identificarlos geográficamente de modo concreto: el Talmud se compiló en dos versiones diferentes, la Babilónica y la de Jerusalén, pero siempre en un vínculo indiscutible con las comunidades judíos de esas ciudades. Por su parte, los Rollos del Mar Muerto están vinculados de modo indisoluble con la comunidad Esenia de Qumrán, por lo que tampoco hay posibilidades geográficas para dudar de su identidad judía. Finalmente, los idiomas en los que están escritos son los idiomas característicos de la literatura judía de esas épocas: hebreo y arameo. Sólo un reducidísimo porcentaje de textos del Mar Muerto está en griego.
En cambio, el Nuevo Testamento se empezó a integrar fuera del contexto judío. El primero en integrar una colección de “textos sagrados” fue Marción, posteriormente condenado como hereje por la Iglesia en occidente. No era judío. Después de él, varios líderes cristianos empezaron a definir una posible lista de textos sagrados. Ninguno de ellos fue judío. De ese modo, hacia finales del siglo II empezamos a identificar algunas versiones preliminares del canon del Nuevo Testamento, pero todas ellas fuera del ambiente judío. En cambio, entre los seguidores judíos de Jesús —los Ebionitas—, el único libro que se conservaba era Mateo, según refieren San Jerónimo y Epifanio de Salamis. Jamás mencionan nada semejante a un canon sagrado en estas comunidades.
La urgencia de dejar definido un canon sagrado cristiano se confirmó hasta el Concilio de Nicea (325), pero ni siquiera allí se logró. La lista de los 27 libros oficiales del Nuevo Testamento, así como su redacción oficial, sólo quedó completa hasta los años 393 y 397 en los Concilios de Cartago e Hipona. Este es un dato que puede ser corroborado por cualquiera que guste, en cualquier enciclopedia o artículo sobre el proceso de conformación del Nuevo Testamento.
Pero los Natzratim no lo aceptan. Prefieren insistir en que el Nuevo Testamento es un producto genuinamente judío, pese a que no existe ninguna evidencia de que un judío, o un grupo de judíos, se tomaran la molestia de escoger “textos sagrados” escritos después de Jesús.
Menos aún, textos en griego.
2. El Nuevo Testamento se escribió originalmente en hebreo
Se supone —varios autores de la época patrística lo dicen— que los evangelios fueron escritos originalmente en hebreo.
Esta suposición es válida, según la crítica especializada, para Mateo, Marcos y Lucas, aunque no porque los originales estuviesen en hebreo, sino porque son tres diferentes variantes de un mismo original, que pudo haber estado en hebreo. En su defecto, en arameo.
Pero también es un hecho bien definido que ese original hebreo no abarcaba más de una tercera parte del actual texto de Marcos (porcentaje mucho menor en Mateo y Lucas), y que el texto definitivo, tal y como lo conocemos, sólo existe en griego en los manuscritos antiguos.
Las versiones completas más antiguas son los Códices Sinaítico y Vaticano, ambos del siglo V.
Con las epístolas de Pablo hay menos que discutir: fueron escritas para públicos grecoparlantes, por lo que no tiene ningún caso suponer que se escribieron originalmente en hebreo. Es más: fueron escritas para no judíos, por lo que resulta —valga la expresión— estúpido suponer que se escribieron originalmente en hebreo.
¿A qué apelan los Natzratim para insistir en algo que carece de cualquier tipo de evidencia arqueológica o filológica? A que los destinatarios no eran gentiles (“etne” en griego o “goyim” en hebreo), sino las tribus perdidas de Israel (también llamadas Efraim).
Pésimo argumento. Aun considerando la posibilidad de que eso fuese cierto, es un hecho que los judíos de la diáspora (y me refiero a los de la tribu de Yehudah; con mayor razón, a los de las diez tribus perdidas) no hablaban hebreo. El idioma en el que se desenvolvían era el griego, incluso en comunidades de un elevado nivel cultural como la de Alejandría (por eso, Filón escribió en griego).
Pero más aún: justamente, una de las premisas fundamentales del Nuevo Testamento es que los pactos hechos por D-os con el pueblo judío no son exclusivos para el pueblo judío, sino que tienen un alcance universal. Es la esencia del cristianismo: la posibilidad de darle una dimensión universal a la Biblia, porque de lo contrario, se tiene que asumir que sólo es patrimonio exclusivo del pueblo judío (lo que, por cierto, insiste el judaísmo).
Proponer que ese “universalismo” es para incluir en las promesas a las diez tribus perdidas o a “Efraim” es una tontería, porque —en tanto dichas tribus son parte de Am Israel—, son parte de las promesas hechas a Abraham y su descendencia. No hay nada que negociar: tienen tanto derecho como los de la tribu de Yehudah.
Entonces, todos los pleitos registrados en Hechos de los Apóstoles, entre los que querían predicarles a gentiles y los que no, o entre los que proponían un cristianismo no judaizado para los gentiles y los que querían judaizarlos, pierden sentido. Si no se está hablando de gentiles, sino de israelitas, todas las controversias neotestamentarias por el asunto son una estupidez, porque no tiene que discutirse si se deben someter a la Torá o no: si son israelitas, deben circuncidarse, observar el kashrut y todo lo demás. Sin embargo, Pablo siempre propugna porque no se les impongan estas cosas.
¿Por qué? Es obvio: porque no son judíos. Ni israelitas. Ni hablan hebreo.
El idioma del Nuevo Testamento, el proceso de conformación y los espacios geográficos en los que se dio el mismo, sólo apoyan la idea que desde hace 16 siglos está sobradamente clara: se trata de un texto gentil.
Por ello, no existe ningún correlato literario similar al Nuevo Testamento en la literatura judía de la época. Incluso, los estilos literarios son más afines a la literatura helénica (empezando por el concepto de Evangelio), que a la literatura judía.
Para concluir este punto, me limito a citar lo que viene a ser el colmo del tema: el jesuita especializado en papiros antiguos Jose O’Callaghan (español de padre irlandés) provocó una controversia en el mundo académico cuando publicó el resultado de una investigación, según la cual se habría recuperado un fragmento del Evangelio de Marcos entre los Rollos del Mar Muerto. El fragmento en cuestión es el famoso 7Q5, y O’Callghan inmediatamente tuvo que enfrentarse al descredito de los biblistas, que rechazaron tajantemente su teoría. Sin embargo, con el paso de los años ha quedado claro que O’Callaghan tenía razón, y hoy en día no existe ningún filólogo que cuestione el trabajo de este erudito español. Naturalmente, los biblistas siguen empecinados en negar algo que, por cierto, no corresponde a su área de trabajo.
Entonces, tenemos el hecho de que un fragmento del evangelio de Marcos se recuperó en una colección de textos judíos cuya fecha más tardía es el año 68. Se trata, por lo tanto, del fragmento más antiguo del Nuevo Testamento.
Curiosamente, es uno de los pocos papiros recuperados en el Mar Muerto (la abrumadora mayoría de los documentos son pergaminos). Y, para colmo, ¡está en griego!
3. El Nuevo Testamento debe citarse en hebreo
Un recurso muy frecuente de los Natzratim para exponer sus ideas es citar el Nuevo Testamento en hebreo, pese a que no existe una sola copia antigua del Nuevo Testamento en hebreo. Lo más antiguo que se tiene es la versión del evangelio de Mateo —apenas uno de 27 libros— conocido como Shem Tov, y que —en realidad— es una traducción medieval. Ningún especialista se tomaría en serio la posibilidad de que el manuscrito Shem Tov sea la versión original de Mateo.
¿Cómo intentan salir del brete los Natzratim? Apelando a que sí existe una versión en arameo —por lo menos— del Nuevo Testamento, previa a los Códices Sinaítico y Vaticano: la Peshitta, que —según insisten— data del siglo I, o a lo más del II.
No sé si concederles el beneficio de la duda y sospechar que lo dicen en una amable ignorancia, o simplemente concluir que sus argumentos son falaces y tramposos.
¿Dónde está el problema? En que la Peshitta que data del siglo I es la del Tanaj, NO LA DEL NUEVO TESTAMENTO. Esta última, data del siglo V, y la gran mayoría de los especialistas considera que se trata de una traducción al arameo de los textos originales EN GRIEGO. La prueba es simple: el tipo de escritura usado en la Peshitta acusa rasgos bizantinos. Además, no está en arameo palestino, sino en arameo siriaco (el arameo del cristianismo, no el del judaísmo).
Por eso, las frecuentes citas al idioma hebreo sólo son un intento por darle al Nuevo Testamento un forro que no tiene (si, por lo menos, citaran el arameo de la Peshitta, habría un poco más de honestidad intelectual). Se trata de traducciones, no de palabras originales. Claro, a la hora de engatusar incautos, igual y pueden funcionar. Pongo un ejemplo:
En un debate que leí en internet, que giraba en torno al tema de la deidad de Jesús o su preexistencia como individuo, se le argumentó a un nazareno que Pablo, al citar un antiguo Himno conocido como el Misterio de la Piedad, comienza diciendo “D-os fue manifestado en carne”.
El nazareno refuta que esa no es la palabra original del pasaje, y que se debe tratar de una traducción incorrecta —o por lo menos inexacta— del hebreo Elohim, que puede traducirse como “D-os”, pero también de otros modos.
Correcto, salvo que tenemos un problema: no existe ninguna evidencia de que ese texto originalmente haya sido escrito en hebreo. Tampoco, que ese himno haya sido cantado primero por comunidades hebreo parlantes.
El punto de partida es un texto en griego, y en ese idioma, el texto dice “D-os fue manifestado en carne”. Así que, si se trata de hacer un trabajo serio de exégesis, el punto de partida es ese, y no un supuesto texto que debió decir otra cosa. Eso, en términos simples, es una farsa de muy mala calidad.

¿Cuál es el problema de los Natzratim?
Que judaizaron a Jesús tanto, que tienen que recurrir a la sistemática y arbitraria alteración del sentido claro del Nuevo Testamento. Por ejemplo, en el caso que cité, se recurre a un supuesto original que no existe, para demostrar que cuando dice “D-os fue manifestado en carne”, no se debe entender que “D-os fue manifestado en carne”. Sino todo lo contrario.
Vez tras vez, los argumentos de los Natzratim son lo mismo: enfrentarse con lo que el Nuevo Testamento dice, para luego intentar demostrar que no lo dice, sino que todo es culpa de la malinterpretación cristiana, basada en no haber entendido el idioma hebreo, pese a que no hay evidencia alguna de que exista un antecedente en hebreo del Nuevo Testamento completo.
¿Cuáles son los temas que los Natzratim tienen que forzar, tergiversar y alterar para poder ajustar —bueno, eso creen ellos— el Nuevo Testamento a sus ideas sobre Jesús? Principalmente, los siguientes:
a) Que Jesús es D-os encarnado
b) Que la Torá es obsoleta
c) Que las instituciones de la Torá han quedado anuladas
d) Que el judaísmo está “desgajado” de los pactos de D-os
e) Que el Nuevo Testamento es para gentiles

Apelan a que para demostrar que esas ideas son falsas, sólo hay que hacer una lectura judía del Nuevo Testamento, pero no explican por qué rayos, durante dos mil años, al judaísmo jamás se le ocurrió eso. Por el contrario: la experiencia universal en el judaísmo, ha sido que —al leer el Nuevo Testamento— queda claro que ahí se enseña que Jesús es D-os, que la Torá está obsoleta, que sus instituciones están anuladas, que el judaísmo ha sido desgajado por D-os, y que el patrimonio de las promesas ahora es para los gentiles. Por eso, el judaísmo siempre ha rechazado al Nuevo Testamento, porque es incompatible.
Eso es, en resumidas cuentas, el movimiento Natzratim: un grupo de cristianos (básicamente, de origen adventista) que judaizó demasiado a Jesús, y que para justificar sus puntos de vista, intentan forzar al Nuevo Testamento hasta lo inverosímil, cayendo en argumentos ilógicos, insostenibles, y que provocarían la risa de cualquier especialista de postura neutral y fría.
Como plus a todo este sinsentido, apelan a que son los herederos del grupo de judíos que siguieron a Jesús. Dicho en otras palabras, que son los verdaderos seguidores de Jesús.
La evidencia histórica es contundente: los nazarenos —si acaso fueron los continuadores de los seguidores originales de Jesús— desaparecieron hacia el siglo VI.
La prueba simple es que nadie podría citar los nombres de ningún nazareno destacado desde el siglo II hasta el siglo XX, y menos aún documentos trascendentales que expliquen los puntos de vista nazarenos, ni sus controversias con el judaísmo rabínico (digo, si se tienen registro de las controversias entre caraítas y rabínicos, debería haberlo también de los nazarenos).
Lo que tenemos hoy apareciendo por todos lados en internet sólo es otra secta surgida del contexto evangélico, que viene a convertirse en el inevitable cisma en el interior de las tendencias mesiánicas.
Es decir: otro grupo de cristianos que, ya sea por ingenuidad o mala leche, verdaderamente se cree que son la recuperación del verdadero mensaje de Jesús y, con ello, portavoces del verdadero judaísmo.

Descargue el PDF acá