¿Los rabinos venciendo a D-s?

¿Los rabinos venciendo a D-s?

Por: Fabián Sepúlveda.


ALEGATO: “Un rabino debate con Dios y lo derrota a él. Dios le admite al rabino que ganó el debate“.




RESPUESTA:




Antes de explicar el asunto, primero hay que tener presentes dos cosas:


1.El Talmud presenta, a grandes rasgos, dos partes: 

    • La “Halajá“, sección normativa o legal, representada por la Mishná, obra recopilada alrededor del siglo II E.C. por el rabino Yehudá HaNasí (El Príncipe), en la cual se derivan leyes a partir de la Torá escrita.
    •  La Agadá, conformada por relatos alegóricos (midrashim), además de discusiones  y comentarios rabínicos sobre  las mishnayot, conocidos como Guemará. Los relatos de esta sección tienen fines  didácticos, pedagógicos, y representan, en ciertos casos, opiniones personales de algunos rabinos frente a determinados temas,  y que al fin y al cabo representan eso: opiniones humanas.Nada inspirado, o infalible.


2. En este contexto se desarrolla el relato.Cuenta el Talmud que había una discusión entre Rabí Eliezer y otros rabinos. Rabí Eliezer dio todos los argumentos posibles para convencerlos de que su postura era la correcta, al punto de pedir como prueba, que una voz del Cielo (bat kol) hablara a su favor,Pese a ello, los rabinos que con él discutían, no aceptaron su planteamiento.

El relato en cuestión comienza en el folio 59a, pero se desarrolla de manera completa en el folio siguiente,que puede ser leído en el siguiente enlace, sitio web en el cual se puede encontrar la edición Soncino del Talmud de Babilonia completo, traducido al inglés:


http://halakhah.com/babamezia/babamezia_59.html

“Hemos aprendido en otra parte: Si él lo cortó en piezas separadas, poniendo arena entre cada pieza, Rabí Eliezer lo declaró limpio, y los sabios lo declararon impuro y este fue el horno de ‘Aknai. ¿Por qué [el horno de] ‘Aknai? – Dijo Rav Yehudá en nombre de Shemuel: [Esto significa] que lo rodearon con argumentos como una serpiente, y lo probaron impuro. Se ha enseñado: Ese día Rabí Eliezer presentó todos los argumentos imaginables, pero no los aceptaron.Entonces, Rabí Eliezer les dijo:
“Si la Halajá me concede la razón, que lo pruebe este algarrobo”.
Y el algarrobo se trasladó a una distancia de 60 metros, pero sus compañeros le replicaron:
“Ninguna prueba puede aportar un algarrobo”.
De nuevo él les dijo:
“Si la halajá está de acuerdo con mi punto de vista, que el arroyo lo pruebe!”Y el arroyo dio media vuelta. Sin embargo, sus compañeros le dijeron:
“Un arroyo nada puede probar”.
Nuevamente les instó:“Si la Halajá aprueba mi parecer,que las paredes de esta academia lo demuestren”. Las paredes se hendieron y amenazaban con desplomarse. Rabí Yehoshua les reprendió (a las paredes):
“Si quienes estudian la Ley discuten entre sí acerca de alguna regla, ¿qué les importa?”
Y, por respeto hacia Rabí Yehoshua, las paredes no se derrumbaron, pero tampoco volvieron a su primitiva posición, por deferencia a Rabí Eliezer, y quedaron inclinadas.
De nuevo él (rabí Eliezer) les dijo:“Si la halajá está de mi parte, envíenos el Cielo una prueba de ello”.
Entonces se oyó una voz celestial que decía:
“¿Por qué estáis contra Rabí Eliézer? La decisión legal siempre está de acuerdo con su opinión”.
Pero Rabí Iehoshua se levantó y dijo:
“No está en los cielos” (Deuteronomio 30, 12).¿Qué significa esto?Dijo Rabí Yirmeyahu: Que la Torá ya había sido entregada en el Monte Sinaí No atendemos, pues, a voces celestiales, porque tú escribiste hace mucho tiempo en el monte Sinaí: ‘Se decide acorde a la mayoría’” (Éxodo 23:2)Rabí Natán se encontró con Eliyahu en esa hora y le preguntó:
¿Qué hacía en ese momento D.os?-
Él reía con alegría, respondió diciendo:
“¡Mis hijos Me han vencido, Mis hijos Me han vencido!””


Ese es el texto en donde dicen que un rabino debate con D-os y lo derrota. La realidad,sin embargo, es otra.

1. El texto menciona la duda que surgió ante un hecho ocurrido a partir del cual se buscaba determinar el estado de pureza o impureza de un objeto.Eso llevó a que los rabinos debatieran al respecto.
2. Mientras Rabí Eliezer argumentaba que lo era, sus colegas, es decir, los otros rabinos,tenían una opinión distinta.
3. Intentando persuadirlos, el rabino pide que haya señales que avalen su postura como la correcta,entre las cuales están lo del algarrobo, el arroyo y el muro a desplomar .Pese a todo esto, la postura de los rabinos siguió siendo la misma.
4. Ante la negativa de sus colegas, el rabino Eliezer pide una señal aun mayor a las anteriores: si la postura que él tiene es la correcta, entonces que una voz del cielo (bat kol),testifique en favor suyo.La voz habla y le da la razón,pero pese a eso, la respuesta sigue siendo la misma:
5. Rabí Yehoshua se levanta y responde citando lo que está escrito en Deuteronomio 30:12 y que es explicado por rabí Yirmeyahu:” Qué significa esto?…. Que la Torá ya había sido entregada en el Monte Sinaí No atendemos, pues, a voces celestiales, porque tú escribiste hace mucho tiempo en el monte Sinaí: ‘Se decide acorde a la mayoría’” (Éxodo 23:2).
Dice en Deuteronomio 30:11-13: “Este mandamiento que hoy te ordeno obedecer no es superior a tus fuerzas ni está fuera de tu alcance. No está arriba en el cielo, para que preguntes: “¿Quién subirá al cielo por nosotros, para que nos lo traiga, y así podamos escucharlo y obedecerlo?” Tampoco está más allá del océano, para que preguntes: “¿Quién cruzará por nosotros hasta el otro lado del océano, para que nos lo traiga, y así podamos escucharlo y obedecerlo?“.

6. El texto es más que claro: La Torá fue entregada a Israel en Sinaí. Ya no está en el cielo, sino en la tierra y por lo tanto,es deber del ser humano, de cada miembro de Israel el estudiarla diligentemente y no esperar que del cielo venga a D.os a hacer lo que el mismo ser humano puede aprender, pues está escrito en Deuteronomio 6.7: “Las enseñarás diligentemente a tus hijos y hablarás de ellas cuando estés sentado en tu casa, mientras andes en el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes…” Y obviamente, para aprender lo que se enseña, se debe estudiar.Sin ello,no se puede lograr. En el fondo el relato es una crítica hacia quienes buscan que D.os haga aquello que uno mismo puede hacer y por sus propios medios,pues ya entregó la Torá, los Profetas y los Escritos. Ahora es tarea del ser humano esforzarse por aprender,analizar, deducir y finalmente, llevar a la práctica.Las decisiones, por lo tanto, no dependen de lo que diga una voz del cielo.

7. Por otro lado, el rabino Jeremías cita también Éxodo 23,2,pero no como está escrito en la Torá:”No seguirás a la mayoría para hacer mal, ni juzgues en un proceso inclinándote a la mayoría para pervertir la justicia.” La última parte la interpreta como :” te inclinarás a la mayoría”. En lo personal, estuve leyendo,ya que consideré que la traducción está descontextualizada, y porqué no decirlo, no es la correcta, sino arreglada en cierta forma. Sin embargo, la segunda parte del versículo tiene dos posibilidades de traducción: “No juzgues en un proceso inclinándote hacia la mayoría que desvirtúa la justicia.” o bien como “No expongas en un proceso para pervertir la justicia. Todo caso debe decidirse en base a la mayoría”. El rabino se hace eco de esta interpretación,entendiendo por mayoría no al pueblo, sino a los jueces litigantes.
En lo personal, me hacía sentido lo primero.Sin embargo, al entender la segunda opción de interpretación, también es viable

8. Recién al final vemos que rabí Natán se encuentra con el profeta Elías y le pregunta que qué hacía D.os mientras los rabinos debatían al respecto, cada uno con sus argumentos “¿Qué hacía en ese momento D.os? Sonreía y decía:
“¡Me habéis vencido, hijos, me habéis vencido!” Lo primero es que, siendo parte de la Guemará, este es un relato con un sentido alegórico. D.os no va a hablar en medio de un debate halájico, siendo que es deber del ser humano el deducir e indagar a partir de las herramientas que Él entregó en Sinaí y luego con los Profetas, Videntes y Sabios de Israel. Tampoco D.os se ríe, ni llora.Son expresiones que intentan ayudarnos a comprender lo escrito.
9. ¿De qué forma vencieron los rabinos a D.os en esta alegoría? Sencillamente superando la prueba que Él les puso a través de las señales hechas en favor de rabí Eliezer y con las cuales buscaba probar su fidelidad a lo expresado por Él en la Torá: la Torá no está en el cielo, sino que fue entregada en Sinaí y progresivamente también lo fue el resto de la revelación. Es como si D.os dijera: “Yo ya hice Mi parte, ahora les toca a ustedes hacer la suya”. Entonces, todas las señales hechas en apoyo de rabí Eliezer provenían de Él ,pero no porque tuviera la razón, sino para ver la obediencia a lo que Él les dijera a sus antepasado
10. De hecho, la idea principal del relato es hacer énfasis en estudiar, analizar y deducir a partir de la Torá, así como también es un sarcasmo hacia aquellos que esperan que una señal divina o ayuda desde “el cielo” venga a hacer por ellos, lo que ellos mismos pueden hacer.
11. Por último y aunque no lo puse, en el mismo daf se puede ver que Rabí Eliezer, quien insistiera en sostener su punto de vista, fue excomulgado, con el fin de evitar que siguiera la disputa entre las partes. Por lo tanto, en ese sentido es que el Talmud dice que D.os fue vencido por los rabinos: sencillamente superando la prueba que Él les puso,como lo sucedido con Jacob,que luchó contra hombres y contra D.os y venció…en las pruebas que Él le puso. No es otra cosa.


Escribe el Rab Itzhak Fadda (Shlit”a): “Y afirma el Talmud que al observar cómo los sabios de Israel deciden la halajá el Eterno declara ¡Nitzjuni banai, nitzjuni! O sea habéis eternizado la halajá, pues la palabra “nitzjuni” tiene su raíz en “netzaj”, que significa eternidad. Pues aún cuando alguien quiera demostrar sus argumentos realizando prodigios y maravillas, no podemos creerle y aceptar su dictamen, pues la Torá ya no se halla en los cielos (Devarim / Deuteronomio 30:12), fue entregada a la tierra. Ya no depende de los milagros sino de la lógica y el análisis que los sabios realizan para el dictamen halájico.”