LA LXX y el Texto Masorético


Todo parece  indicar que los misioneros están desesperados.  Ante la existencia de gran evidencia escritural que contraría sus argumentos, ha optado por otro truco: el envenamiento de las fuentes.  No siendo capaces de denderse usando el Tanaj, ahora culpan al Tanaj… no son ellos los del error, el del error es el Tanaj, puntualmente, la versión masorética (tradicional).

Algo parecido a lo que le pasa a los musulmanes. En una aleya del Qur’an Mahoma les ordenó que si tenían dudas consultaran con el Tanaj, pero con la grave sorpresa para él de que cuando sus creyentes quisieron entablar un diálogo con los judíos, no encontraron que el Tanaj los apoyaba, antes los desmentía.  Para salvarse de la vergüenza, arguyeron entonces que Mahoma no se equivocó, que seguramente era que “los malvados judíos cambiaron el Tanaj para ser infieles”.
El misionero cristiano Marshall Koniuchowsky (nombre verdadero “Marshall”, no “Moshe Joseph” como se titula) sacó hace algún tiempo culpándonos a los judíos de alterar el Tanaj en el texto masorético para poder “justificar su falta de creencia” en Yeshu.

Bien, vamos a dar respuesta punto por punto lo que propone este señor:


1. Salmo 22. ¿Kaaru o Kaari?


Dice el misionero Koniuchowsky: 
El texto defectuoso
Masoreta toma la Palabra para “atravesado” en el Salmo 22:16 (un
Salmo claro de crucifixión) kaaru y cambia la
última letra de vav a yud. El cambio de letra, cambia
el significado de “atraviesan mis manos y mis pies””, a león,
“como un león están a mis manos y pies”. La LXX tiene
atravesar en el original Hebreo kaaru y no kaari. ¿Quién
está correcto? De acuerdo a los Rollos del Mar Muerto fechados 100
años más o menos AEC, la palabra Hebrea en el Verso 16 es ka’aru
atravesar y no león. No sólo eso sino que la Peshita Aramea
también está de acuerdo con la LXX. Ninguna copia antes del
alterado y adulterado texto Masoreta tenía león, dejando al
masoreta el único testigo a su reclamo, sin cumplir los
requerimientos básicos de la Toráh de testimonia adecuado.
Respuesta: 

Primero: en Qumran
el salmo 22 quedó cortado justo antes de ese verso porque el manuscrito
se dañó.
Entonces los cristianos recurren a otro manuscrito, el HHev/Se 4 (Ps) y
cometen el error de presentarlo siempre re-escrito, es decir, toman los
trazos y los resaltan, nunca los presentan como están limpios. ¿Por
qué? porque ellos saben que si uno compara eso con el uso de la palabra
“kaari” en el Rollo A de Isaías (referencia 1QIsa-a), se ve que no se
trata de una vav sino de una iud un poquitico alargada (claro, ellos la
alargan más y la convierten en vav para que se lea “kaaru”, pero el
análisis grafológico los desenmascara).
En sus documentos esconden
el hecho. Alegres muestran re-marcados los trazos de la escritura y
dicen que el texto masorético está mal, escondiendo la realidad de su
nueva manipulación.


Veamos un ejemplo de la similitud que hay en el tipo de escritura qumranita entre la vav y la iud:


Los misioneros se aprovechan de esto y engañan a la gente diciendo que el original del
HHev/Se 4 (Ps) dice “ka’aru” (traspasados) cuando en realidad termina en iud (ka’ari, como león). Alargan un poco la iud y así manipulan.

Segundo, lo que los misioneros dicen va contra la gramática hebrea porque no existe tal palabra “ka’arú” con la alef incluida luego de la kaf. La palabra en hebreo sería “karu” (SIN alef, sólo kaf-resh-vav).  Por cierto, en todos los manuscritos está muy clara la ALEF, así que este segundo punto también desmiente lo que dice Koniuchowsky.

Otro error de Koniuchowsky: apela a los salmos de la LXX (septuaginta) aduciendo que son partes de la



2. ¿Salmo 143:15? ¿Falta el verso de la NUN?



Dice el misionero Koniuchowsky:


Salmo 143:15 falta
completamente en el así llamado impecable texto Masoreta. Los 22
versos están supuestos a estar alineados alfabéticamente de
acuerdo al Alef Bet Hebreo. Pero LA LETRA Y VERSO
CORRESPONDIENTE
(NUN) falta. ¿Cómo sucedió eso? ¿Pero,
sabes qué? Aquí viene la Septuaginta al rescate. La LXX tiene el
verso nun como también lo tiene el manuscrito l lQPS(a) de
los Rollos del Mar Muerto. De nuevo hemos requerido dos testigos

Respuesta:

El primer error: No es el Salmo 143, sino 145. Comenzó mal Koniuchowsky que ni siquiera está ubicado.

Segundo, Koniuchowsky dice que debe faltar un verso porque falta la letra NUN, pero esto en los salmos no siempre se rige así.  Traigo dos pruebas:
Salmo 25
Salmo 34


En sus estructuras se aprecia un tipo de alineación alfabética, que se rompe y se intercala libremente.
¿Se puede hacer esto? por supuesto! si el autor usa el alefato como inspiración, puede modificar la estructura como lo crea conveniente, duplicar u omitir letras.


Tercero, desde el comienzo siempre se ha sabido que el salmo 145 no contiene NUN. El el Talmud en masejet Berajot daf 4 amud Bet, Rabi Iojanan arguye que es porque el verso de Amós (5:2) que dice “la virgen de Israel está caída” comienza con la letra nun y esto hace a esa letra incompatible con la visión y temática del salmo.

Cuarto, ni en el Targum, ni en las versiones griegas de Akila, Símaco y Teodosio está un “verso nun” para el salmo 145. Tampoco nunca es citado por el Talmud.

Quinto: el verso que proponen como “nun”, es una copia modificada del verso 17 y la mayoría de los especalistas lo consideran espurio, un intento ajeno por agregar un verso nun al salmo para completar artificialmente el alefato.

Además, debe recordar Koniuchowsky que la Septuagunta original (la de los 72 judíos) es SÓLO de la Torá (NO INCLUYE SALMOS). La traducción final y “autorizada” del resto de libros (profetas y escritos) fue acordada tardíamente, muchos durante la época de la patrística temprana… y aún hoy se ven variaciones (incluso en textos tan tempranos como el codex vaticanus).

3. ¿Luz en Isaías 53:11?

Dice Koniuchowsky: 

En Isaías 53 el tal
llamado impecable Masoreta falta una palabra clave en el verso 11.
Después de la palabra “ver”, debe haber otra palabra
calificando lo que el Siervo Sufriente ve. El verso 11 Masoreta es
un ingenioso trabajo de cortar y pegar. Pero la palabra que falta,
LUZ,
se encuentra en la LXX y en los Rollos del Mar Muerto. Por lo tanto
vemos al Mashiaj muriendo, y después de la muerte, viendo la luz
otra vez por sus días siendo prolongados. Por
remover la palabra luz después de la muerte como en “vida
después de la muerte”, los contra-misioneros han tratado sin
éxito remover una referencia clara a la resurrección del Mashiaj

Respuesta:


La palabra “or” (alef-vav-resh) es sólo una glosa qumranita.   Además ¿qué tiene que ver luz con resurrección? Si el siervo sufriente ve la luz después de tanto sufrimiento, eso no significa que haya resucitado,  significa simplemente que vio la luz al final, que vio un descanso. La conclusión de Koniuchowsky es totalmente forzada y tuerce el verso hasta lo inverosímil.

4. ¿Salmo 151?

Dice Koniuchowsky:

 En los Rollos del Mar
Muerto de Vander Camp, p.36, Cueva 2, está documentado que los
manuscritos contienen el Salmo 151. 

Respuesta:

El llamado “Salmo 151” es un canto compuesto en realidad por dos salmos cortos de la comunidad qumranita (151a y 151b).  No es un salmo original, es un salmo compuesto por la comunidad qumranita y que aunque fue muy famoso en los primeros siglos de la era común, no fue incluido en el canon debido a que su origen y autoría no son claros.

5. Génesis 10:24 ¿Caninán eliminado?

Dice Koniuchowsky:

En Bereshit 10:24 el tal
llamado texto Masoreta perfecto le falta generaciones. El Brit
Hadashah en Luka 3:36 inserta Cainan como también la LXX y los
Rollos del Mar Muerto, dejando tres testigos Bíblicos contra uno.
¿Qué sucedió con las genealogías perfectas que el Tanaj Masoreta
reclama preservar y todo el tiempo destripando las genealogías de
Mateo y Luka?

Respuesta:

Ni en el texto Masorético, ni en el proto-masorético, ni en la peshita, ni en los targumim, ¡NI SIQUIERA EN EL PENTATEUCO SAMARITANO! se encuentra a Cainán en Génesis 10:24.
La LXX lo agregó.   
Aunque en la tradición oral se tiene conocimiento, los comentaristas explican que fue eliminado de la lista porque fue el que le enseñó a los seres humanos la astrología y magia relacionada con ella.

6. Salmo 96:10 ¿reina desde el madero?


Dice Koniuchowsky:

Conforme a algunos
historiadores de la “iglesia” como Origen y otros, el
Salmo 96.10 en los manuscritos Hebreos de Jerusalén alrededor del
1er siglo EC (Era Común) lee como sigue: “Di entre las
naciones, YAHWEH reina desde el madero,” una
clara referencia a la crucifixión, y el poder de la muerte vicaria
del Mashiaj en nombre de nosotros. Hoy en el supuesto Masoreta
tradicional transmitido, estas palabras faltan, como también en la
mayoría de las biblias Cristianas, puesto que la mayoría de las
biblias cristianas tristemente usan el Antiguo Testamento Masoreta
como fuente base



Respuesta:

En la septuaginta dice:

εἴπατε ἐν τοῖς ἔθνεσιν κύριος ἐβασίλευσεν καὶ γὰρ κατώρθωσεν τὴν οἰκουμένην ἥτις οὐ σαλευθήσεται κρινεῖ λαοὺς ἐν εὐθύτητ

“digan entre las naciones: “el Señor reina”, el mundo está establecido, no puede ser movido. Él juzgará a los pueblos con equidad”

Como ven, ni siquiera Koniuchowsky buscó en la LXX para verificar su infromación porque si lo hubiera hecho no encontraría ese tal “reina desde el madero”.  De hecho, esa fue una adición de los primeros cristians registrada por Justino Mártir y Orígenes (comentado luego por San Agustín), y de la cual sólo queda constancia en la versión copta del salmo (Agpeya) porque ni siquiera la siriaca contiene tal frase.