Sectas cristianas en la historia


Sectas cristianas en la historia (click para descargar)




Este es un corto ejercicio de historia, una conversación que tuve con un cristiano: 


Entre más retrocedamos en la historia vamos a encontrar que
Jesúsescristos hubo muchos. Los “krestos” (cristos) plagaban el
ideario gnóstico desde el siglo II AEC, y es por eso que existieron luego
tantas versiones de jesúsescristos como sectas habían. En un principio había un
kristos de los mandeístas, uno de los dositeos, un kresto de los egipcios
helénicos, un kresto de los valentinianos, de los gnostico-hebreos. Y si
hablamos de esto, tenemos que tocar ineludiblemente los jesuses gnósticos (los
primeros, que anteceden al de los sinópticos y al de juan): el jesús del
evangelio de felipe, el kresto del evangelio de judas… así sigue según el
libro de Nag-Hammadi que elijamos leer.


Al ser producto de los
gnosticismos y las religiones De Misterios del mediterráneo, sus raíces se
enredan a las ideas de dioses, semidioses y héroes más populares del paganismo.
Te voy a poner un ejemplo que ayude a la analogía: Pie Grande. Dicen que es
americano, otros que canadiense, otros que lo han visto en bosques europeos,
otros en china también afirman tener sus pisadas. Y hay supuestas filmaciones y
pisadas en casi todo el mundo. El día que el “piegrandismo” se una en
el mundo y en caso hipotético sea tan fuerte para conformar una religión y una
pseudociencia, dentro de milenios nadie sabrá si existió o no. Y quienes
defiendan el piegrandismo dirán: ¿pero cómo pueden decir que no existió si lo
veían en estados unidos, en canadá, en europa, en asia?. Lo mismo ocurre con
Jesús. Hay tantas versiones de su vida que más que hecho histórico a lo que se
asemeja es a un personaje de leyenda (mito) que cada pueblo y cada grupo de
pensamiento adapta y le agrega innovaciones según su propia visión.

Cuando se lee los textos cristianos, uno no encuentra a este presunto personaje histórico. Uno encuentra una extraña mezcla de personalidades que
sumado a los errores internos de los textos (en cuanto a contexto judío, datos
geográficos y demás) sólo pudo haber nacido como una elucubración de
concepciones gnósticos. Y creo que seguramente adjudicaron a un Yeshu histórico
todas estas ideas, y para salvar su falso mesianismo copiaron eso de
“muerte, resurrección y regreso” de otro falso mesías de la época:
Simón de Perea.


Los gnosticismos se fueron fraguando desde el siglo III AEC.
Eran muy variados, pero todos en su forma hablaban de “el misterio de los
siglos” (¿te suena familiar?) que ha sido revelado, de cómo el mundo era
redimido de la carnalidad a través del Logos, un tipo de emanación divina que
podría triunfar sobre el vicio y el mal rectificando la sabiduría y triunfando
sobre los arcontes y potestates a través de la cruz de los 4 elementos. Lo que
distingue al gnosticismo es esencialmente eso: afirmar que posee un conocimiento
místico y secreto que puede salvar las almas.

Los grupos más judaizantes entre ellos fueron: ebionitas,
elkesaítas (del arameo el-kasai, poder superior) y nazarenos; contenían en
mayor o menor grado gnosticismo en sus creencias. Los que menos tenían eran los
ebionitas, que conservaban el dualismo gnóstico y por eso su voto de pobreza
que les dio nombre. Los eclesaítas también tenían rastros de dualismo al
afirmar que la divinidad poseía dos hijos: jesús que representaba la carnalidad
y su hermana (femenina) la espíritu santo que representaba obviamente la
espiritualidad. Ambos eran “hermano y hermana, hijos de D-s” y que
cuando el Logos (el hijo, jesús, según ellos) dejó este mundo, lo dejó bajo la
guianza de su hermana la espíritu santo para que la humanidad entendiera que el
imperio de la carne (representado por el hijo carnal de D-s) había terminado y
que ahora era una nueva era, la era del espíritu (representada por su hermana
la esoíritu santo). Los nazarenos (no confundir con nasoreanos) se acercaban un
poco más al cristianismo formal y universal del siglo III al tener en sus
ideales un gnosticismo más maduro, no tan filosófico sino más religioso. ¿Por
qué digo que se acercaba más a la cristiandad universal (católica) del siglo
III? porque por ejemplo decían que Jesús era divino, aceptaban el nacimiento
virginal (típico de las mitologías paganas) y además que obedecían el
“N.T”.

Habían grupos que desde el siglo
II AEC mezclaban gnosticismo con elementos judaicos. Hacían parte de lo que
nosotros llamamos “los helenistas”.

Pero contrario a lo que muchos creen, los grupos “más
judaizantes” como ebionitas, eclesaítas y nasoreanos tenían un fuerte
elemento gnóstico… que no era el que primaba sino que el que primaba era el
elemento judaico, pero eso no los hace menos gnósticos ni más judíos.


Los cambios en los siglos II y III EC no fueron una
desjudaización. Vamos, a nosotros nos han querido desjudaizar por siglos y no
le hemos permitido. Lo que ocurrió en en esos siglos fue una sistemática
armonización de la diversidad gnóstica mayoritaria, armonización en la que
elementos minoritarios (como los elementos judaicos) quedaron relegados a un
papel secundario, a simples huellas.


Mucha parte de ese relego sistemático se debe a que la
opinión mayoritaria era más cerca de las concepciones marcionistas (abandonar
lo viejo, el nuevo pueblo de D-s, el n.t) que de las concepciones judaicas.
Y no sólo los elementos del gnosticismo hebraizado quedaron
relegados sino que también los del otro extremo. Por ejemplo, Marción y su
grupo fueron considerados heréticos… en la opinión central los vieron como
desviados. Los desviados del otro extremo eran los grupos judaizados.

Y aquí hay que tocar algo importante: la ortodoxia. El
cristianismo desde sus comienzos siempre trató de establecer cuál era la forma
correcta (orto-) de la enseñanza (-doxia) apostólica. El camino que siguieron
para madurar fue el camino del medio; por eso ves que en el fondo el
cristianismo se compone de ideas mutuamente excluyentes como dogma para crear
una armonía entre ambas y encontrar el centro; te doy ejemplos: un D-s único
que es uno, pero que es plural (trino). Un cristo (mesías) que cumple
profecías, pero que no cumple y tiene que volver. Un compendio unido de
“antiguo” y “nuevo” testamento. Un calendario propio, pero
con pascua móvil fijada cerca de pésaj. Una prédica de un D-s que no necesita
más viejos sacrificios, pero que el sacrificio humano de su hijo sí lo
necesita. Una religión que no se define entre ley o gracia.

En parte ese punto medio, ese intento de concilar algo en la
mitad y abandonar los extremos es la causa de que el cristianismo
necesariamente se divida posteriormente contra sí mismo. Divisiones y cismas
que no son únicos de nuestros días sino que incluso en la edad media hacían
tambalear el panorama europeo.

Por eso no podemos hablar de una desjudaización, sino del
establecimiento de un dogma central y unificado que estimó como herético ambos
extremos (tanto la judaización como el antinomianismo de estilo griego). Ah,
por cierto que también el extremo gnosticismo puro quedó atrás como algo
herético.

Todos los extremos fueron declarados heterodoxia y la única Ortodoxia
fue el centralismo teológico de la institución católica (universal, ecuménica),
apostólica (clerical) y romana.

El establecimiento del catolicismo imperial no se trató de que un pequeño grupo imperial de un momento a
otro salió a eliminar su rastro histórico judaico, se trató de que la amplia
mayoría de creyentes en Jesús, unidos por una red ecuménica de obispos, fue
declarada como “versión oficial” de los hechos.

Los grupos extremos como judaizantes y otros del otro lado
griego fueron perseguidos y exterminados. Pero no porque la iglesia tratara de
borrar “lo judío” sino porque trataba de borrar todo aquello que no quedó
incluido en los Concilios Ecuménicos (así se llamaron: ecuménicos, el nombre lo
dice todo). Igualmente exterminaron a los paganos puristas que seguían creyendo
en Ze-s o en sus dioses. Y todo ello ¿por qué? Porque nada era lo
suficientemente popular como para ponerse en camino del avance católico
(universal).

Así pues, la creencia en Jesús no se trata de la evaporación
de una secta judía mesianista y la consecuente manipulación romana; se trata
más bien de una evolución del Sincretismo Gnóstico en cuyos capítulos se dieron
grupos más o menos judaizantes, pero todos, todos con esencia gnóstica al fin y
al cabo.


Los cristianos acostumbran a tratar de enraizar su creencia en el judaísmo para robar la legitimidad que es universalmente aceptada sobre israel y su revelación nacional.  Es por eso que soy partidario de esta teoría: No es que el gnosticismo haya influenciado corrientes cristianas
ya existentes, sino que el cristianismo nació debido al gnosticismo. Y te lo
demuestro muy fácil: vayamos a la concepción primaria del cristianismo: la
mesiandad de Yeshu. Todo el cristianismo se fundamenta en ello… los cristianos
pueden dividirse en trinitarios, unitarios, los que siguen a Roma, a quienes
les guste o disguste Pablo, los que hacen eucaristía y los que no, los que
prenden velas y los que cantan con panderos… como sea, todos los cristianos
pueden pensar de una forma u otra sobre D-s, sobre los apóstoles, sobre María,
sobre sacramentos; pero si hay algo que TODOS tienen en común (y que les da el
nombre de “cristianos”) es creer que Yeshu fue el cristo (mesías) y el cresto
(justo y santo hombre más perfecto).

La concepción mesianista del cristianismo, que es su base y
su origen, obedece enteramente a la concepción gnóstica. Ese mesianismo no es
para nada judío; es gnóstico. Explico: los gnósticos (hablamos del III y II AEC
– AC para ti-) creían en dos conceptos: Cristos y Crestos.
Cristos: significa ungido, como “Mashiaj” en hebreo; no nos
puede sorprender que los griegos creyeran en ungidos, las ceremonias de
ungimiento eran comunes en muchas culturas antiguas (no sólo en nosotros) como
parte del protocolo de formalización monárquica. Los griegos usaban la unción
en muchas otras cosas, en el área religiosa por ejemplo simbolizaba la
iluminación. En el oráculo de Delfos, por ejemplo, se ungía todos los días el
ónfalo (ombligo del mundo) para honrar la iluminación sagrada del punto focal que
era el centro del mundo para ellos.


Crestos: era un título usado por los gnósticos para
referirse a una persona completa, perfecta y sumamente sagrada. Era el mismo
Logos, por quien y para quien el mundo subsistía, el sostén del mundo (como el
ónfalo), la Palabra, una emanación de la divinidad que era prexistente y que
consistía en una personificación de todas las virtudes dignas de imitar para
que la persona iluminada con el conocimiento del misterio de los siglos pudiera
ser verdaderamente libre. El Crestos, se convertía por tanto en el Cristos (el
iluminado sagrado). Y a cada creyente gnóstico se le enseñaba que cuando
accedía a tales conocimientos, su vida era redimida, el crestos comenzaba a
morar en él y así él se volvía uno con el crestos (la cabeza y el cuerpo
sagrado) a fin de que ya no viviera él sino que el cristos-crestos viviera en
él (¿te suena familiar?).


Todas esa ideas de un iluminado consagrado (ungido) como
punto focal de la creación (cual ónfalo) como el Logos (Palabra) encarnado,
etc. Son puro mesianismo gnóstico.
Para nosotros la mesiandad de alguien comienza con algo muy
simple: su unción como rey de Israel o como cohen gadol. Sin eso para nosotros
no hay forma de llamar a alguien ungido (mesías). Sin embargo debes reconocer
que todos estos conceptos de crestos-cristos que he mencionado dejaron una
huella profunda en el cristianismo, y no sólo “la dejaron” como si fuera algo
externo tocando otra cosa, sino que dejaron huella de paternidad indeleble.
Es imposible que una secta de origen judío entendiera la
palabra “mesías” de otra forma distinta a lo que eso significa para
nosotros. Y las sectas que quisieron nombrar un mesías que no era mesías, pues
se desvanecían en unos cuantos años por su franca contradicción.

La única secta gnóstico que se quebrantó el binomio
cristos-crestos fueron los ebionitas, y por obvias razones, si su intento fue
judaizarse no podían creer que Yeshu fuera un tipo de ungido; por eso fue que
creyeron en él como crestos pero en su lenguaje hebraizado lo referenciaban
como profeta. Y por eso, de nuevo, esta secta también pereció y nunca pudo ser
parte de nada: no podía adjuntarse a al judaísmo que trataba de imitar porque
su profetismo era contrario; y tampoco podían adjuntarse al
“cristianismo” porque no tenían un cristos.

Este es uno de los grandes tropiezos para decir que el
cristianismo nació como un mesianismo judío que posteriormente se desfiguró,
porque si hubiera nacido así, sería imposible que luego cambiara tan
drásticamente por abandonar la concepción judía por el binomio gnóstico
crestos-cristos. Muchos especialistas concuerdan que el gnosticismo comenzó a
judaizarse cuando varias sectas tomaron elementos de Filón y del helenismo
judaico. Filón trató de poner a la Torá en términos filosóficos griegos y terminó
creando un puente para que grupos gnósticos tomaran conceptos judaicos y
también para que judíos se hicieran gnósticos y terminaran renegando de la
Torá.
Es por eso que entender el papel que juega en el
cristianismo su idea mesianista como base y piedra fundamental, es algo
primario para comprende a dónde se encuentran sus orígenes.
Todo el cristianismo radica en eso: en su idea mesianista
heredada del gnosticismo y en el sentido de que son ellos quienes al estar
iluminados por la luz del euangelion pueden percibir claramente una realidad
espiritual a la cual nosotros los judíos estamos “cegados”. Mira que esto es lo
que exponen los evangelios, en esto se basa Pablo. Si tú lees a Pablo te
encuentras con un gentil que interpreta todo el Tanaj con conceptos gnósticos,
pero bueno, de Pablo podemos dialogar luego.
Al ser el gnosticismo un ambiente perfecto para el
amalgamamiento religioso (no en vano había sincretizado elementos de todas las
religiones de la época), se le hace más fácil adquirir elementos judaicos que
al revés: que una secta mesianista judía se rinda por completo a una concepción
mesianista órfica y gnóstica por excelencia.

¿Por qué seguimos nosotros firmes en la idea de que Yeshu no
es el mesías? Porque lo que ustedes presentan como “mesías” para nosotros NO es
el mesías. Le llamen Yeshua, Yehoshua de Natzrat. Por mucho que se esfuercen en
disfrazarlo cargando de hebraísmos y reinterpretando sus escritos, no hay
reconciliación posible en lo que ustedes creen del mesías y lo que nosotros concebimos.
Para nosotros es algo muy simple: el mesías debe ser ungido y debe hacer
posible el reinado mesiánico con el cumplimiento de las profecías. Ya. Para
ustedes no.
Precisamente por eso es que las sectas mesianistas judías
que se apoyaron en concepciones judías sobre el mesías al final sólo han durado
unos pocos años debido a la falsedad del mesías que prediquen. Pero como su
percepción mesianista no es judía sino gnóstica, ustedes no tienen problema con
que se les acabe su “gasolina” teológica (como le ocurrió a los
pseudomesianismos judíos).
Las cantidades de inexactitudes del N.T, como comienza
contradiciendo las genealogías del Tanaj, como desconoce conceptos de halajá y
procedimiento legal judaico, cómo desconoce la geografía de Israel. Con decirte
que hay más elementos judíos en el Corán que en el NT.

La mesianología judía dista mucho de la mesianología que
pretende presentar el cristianismo por eso es que la teoría de que su origen
sea judaico es tan atacada, porque el origen del cristianismo como creencia
mesianista supondría que en caso de ser judía, debiera seguir el concepto judío
sobre el mesías, pero en la realidad no es así. Lo que el cristianismo entiende
por mesías es un montón de “espiritualización” y de conceptos que más
concuerdan con el binomio gnóstico cristos-crestos.

Presento a continuación un breve cuadro de las ideas que permitieron la formación y evolución del cristianismo hasta terminar en nuestros días con las sectas misioneras:

Nombre
Pilares de Creencia
Mandeístas
Bautismo
Dualistas
Misterios (sacramentos como ceremonias simbólicas
místicas)
Afirmaban que Avraham y Moshe fueron falsos
profetas
Dositeos
Negaban los profetas
Samaritanos
Abolieron Fiestas Judías
Crearon Nuevo Calendario
Simpatizaban con Saduceos
Dositeo conoció a “juan el bautista” y
fue maestro de Simón el Mago (Pablo de Tarso)
Valentinianos
Gnósticos
Redención del mundo la trae el Logos (Palabra)
Salvador que ilumina con conocimiento (gnosis)
El hombre tiene un dios interno y la muerte es la
libertad
Nasoreanos
Mandeístas judaizados
Vegetarianos
Imitaron prácticas esenias
Rechazaron algunas costumbres judías
tradicionales.
Elkesaítas (del arameo “el-kasai” poder superior)
Judaizantes
Pre-existencia del mesías
Decían que Yeshu nació naturalmente
Tenían pocos escritos (se supone que sólo
porciones de proto-evangelios.)
El “Ruaj HaKodesh” (Esp. Santo) era
femenino, hermana del hijo de D-s
Elkesaítas esenios
Eclesaítas con muchas prácticas y forma de
pensamiento esenia.
Maniqueos
Dualistas
Mezclaban zoroastrismo con gnosticismo arameo.
Adamistas
Nudistas
Practicaban abstención sexual
Guardaban el conocimiento (gnosis) de los apóstoles
(shlujim).
Corpocracianos
Yeshu fue hijo de José
Rechazaban el Tanaj
Un solo libro (parecido a “Marcos”)
Yeshu fue homosexual.
Ebionitas
Pobres
Yeshu fue sólo un profeta mas no el mesías.
 Judaizantes
Rechazaban a Pablo
Yeshu no murió sino que engañó a romanos con
cuerpo aparente
Un solo libro (un tipo de “Mateo”)
Encratitas
Abstencionistas en todo
Dualistas (afirmaban luchar contra el enemigo de
D-s que era lo material creado por Demiurgo)
Ascetas
Neoplatonistas
Bajo liderazgo de Severo adoptan caracteres
ebionitas
Docetas
Yeshu no tiene cuerpo humano sino de carne divina
Crucifixión no tuvo lugar
Dualismo gnóstico
Marcionistas
Primeros compiladores del N.T (4 evangelios +
cartas de apóstoles + antitesis)
Paulinistas
Rechazaban el Tanaj
Lo “Viejo” contra “Nuevo”
Yeshu un mesías órfico
La carnalidad es corrupta
Nazarenos
Judaizantes
Yeshu era D-s encarnado
Obedecían el compendio del N.T
Trinitarios
3 personas-dioses que componen 1 sólo D-s.
Montanismo
Escatológicos (fin del mundo)
Intentaron revivir el Profetismo
Mucho valor a experiencias religiosas
Modalistas
Padre, hijo y Esp. Santo como 3 manifestaciones,
NO personas.
(Sabelianitas –
Patripasianistas)
Yeshu era un gran humano adoptado por D-s como
hijo
Nicolaítas
Libertinaje sexual
Ofitas
Gnosticismo egipcio
Decían que “D-s era malo y la Serpiente
(najash) era buena”
Serpiente (najash) era el Ser Supremo
Subordinacionistas
Yeshu era un dios subordinado al
“Padre”
Apolinaristas
Yeshu era Palabra (Logos/Davar) en un cuerpo
“marioneta” (sin alma)
Arrianos
Yeshu no era D-s
Yeshu era sólo primera creación de D-s
Yeshu era preexistente
Monofisistas
Yeshu era divino, no humano
Nestorianistas
Yeshu padecía de 2 personalidades separadas:
humana y divina
Pelagianistas
No había pecado original
Bautismo no era necesario
Salvación no era “por gracia” sino por
imitar a Yeshu
Catolicismo Romano
“Katholon”: reunión de todo.
Unión de los dogmas más populares
Trinitarismo
Tradición apostólica
Romanismo
Tanaj + N.T
Veneración de imágenes
Maronitas
Rituales en idioma arameo (siriaco) y árabe
Libros en arameo
Paulicianos
Decían que eran “cristianos verdaderos”
Estaban contra los cristianos romanos (católicos)
Albigenses (Cátaros)
Gnósticos
Dualistas
Ascetas
Rechazo a lo material
Negaban el Tanaj
Bogomilos
Negaban nacimiento “divino” de Yeshu
Dualistas
Ascetas
Rechazaban el matrimonio
Gnosticismo
Valdenses
Rechazaban autoridad de roma
NO imágenes
NO veneración de “santos”
NO confesión
NO indulgencias
NO bautismo de niños
Iconoclastas
Cristianos tradicionales que consideraban las
imágenes como idolatría
Dulcicianos
Austeridad y Pobreza
Liberación Sexual
Oposición a jerarquía eclesial
Igualitarios
Ideas tipo “anárquico-socialistas”
Arnoldistas
NO bautismo
NO “eucaristía”
Petrobrusianos
NO imágenes
NO cruces
NO obediencia a la iglesia romana
Hnos. del Libre Esp.
Antijerárquicos
Panteístas
Negaban existencia del pecado
Libertad sexual
Fraticelos
Absoluta pobreza
Decían que “iglesia carnal” era roma y
que ellos eran “iglesia espiritual” (verdadera)
Husitas
Reformistas
Crítica a la riqueza del clero
Libertad de predicación
“Comunión” con pan y vino
Taboritas
Rechazaban jerarquía eclesiástica
Deber de matar a los herejes
Ideas tipo “comunistas”
Anunciaban llegada de “El Milenio”
Lolardos (wyclifitas)
Contra jerarquía eclesiástica
“Iglesia” era todo el pueblo independiente
de instituciones
Predestinación
Abogaban por pobreza en el clero
Negaban transubstanciación
Orebitas
Mezcla entre Taboritas y Husitas
Unitarios
Rechazaban trinidad
Arrianos
Reformistas
Luteranos
NO roma
Libre interpretación
Sólo Fe, Sólo Gracia, Sólo Escritura
NO imágenes
Yeshu centro de todo
Abecedarianos
“Para salvarse es necesario no saber leer ni
escribir”
Calvinismo
Yeshu como expliación limitada
Gracia
Ser humano es completamente depravado y malo
Anglicanos
Separación de Roma
Centro en Inglaterra
Metodistas
Fundados por Wesley
Ayuno regular
Abstensión de entretenimiento y lujo
Altos estudios académicos
Refuerzo en actos de piedad
Evangélicos
Protestantes
Predicaban la necesidad de “conversión”
(nacer de nuevo)
Énfasis en: sola scriptura y sola fide.
Quákeros
Buscan encontrar la verdad y el
“cristianismo primitivo”
Énfasis en una vida sencilla y con estricta moral
Tienen servicios religiosos de
“silencio”
Amish
Predican la literalidad de la Biblia
Buscan aislamiento del mundo exterior en
comunidades agrícolas
Pentecostales
Énfasis en vida emocionalmente cargada y extática
Éxtasis religioso como forma de “Espíritu
Santo”
Misticismo exacerbado: sanidad y
“dones”
Obsesionados con el fin del mundo, armagedón y
segunda venida de Yeshu
Adventistas del séptimo día
Evangélicos
Judaizantes
Énfasis en segunda venida (secundus adventus)
Ellen G White es su profeta
Mormones
Fundados por Joseph Smith
Yeshu predicó a los indios americanos (Libro de
Mormón)
Nuevo Israel y Nuevo Templo en Utah
Angloisraelitas
Creen ser parte de las 10 Tribus y pretenden
Restaurar Israel
Creyentes en el Efraimismo y la “Doctrina de
las Dos Casas”
Mesiánicos
Mezclan doctrinas evangélicas y de corte bautista
con judaísmo
Celebraciones religiosas tipo Pentecostales
Reescrityra del canon cristiano como “brit
jadasha”
Testigos de J
De carácter Protestante
Arrianos
Con prácticas judaizantes
Fundados por Charles T. Russell
Reescritura del canon cristiano como
“Traducción del nuevo mundo”
Énfasis en el uso del “Nombre del
Padre”
Fundamentalistas americanos
Provienen de bautistas sureños
Creen en la literalidad de la biblia
Ultraconservadores
Netzaritas
Evangélicos judaizantes
Efraimismo nacido del mormonismo
Su principal exponente es James Trimm
Reescritura del canon cristiano como “RV
restaurada” o “Version Yisraelita Kadosh”
Algunos proponen un Nuevo Calendario con Shabat
Lunar
Del Nombre Sagrado
Adventistas hebraizados
Uso místico del Tetragramatón y del nombre de
Yeshu (yahshuah)
Natzratim
Adventistas hebraizados
Adherentes del shabat lunar
Reescritura del canon cristiano como “kitve
talmidim rishonim”