¿Quienes son los “judios” Mesiánicos y Netzaritas?

 Por Irving Gatell.

Ellos se presentan a sí mismos como “judíos que aceptan que Yehoshúa es el Mesías”. Y van más lejos: insisten en que un verdadero judío puede creer y seguir a Yehoshúa, sin perder su identidad judía.

En el libro FALSOS JUDÍOS, FALSO MESÍAS, analizó la historia y la ideología de estos grupos, enfocándome en tres puntos concretos:

1. Se originaron en iglesias cristianas. De ningún modo surgieron de manera espontánea desde el Judaísmo. Al revisar el momento, contexto y circunstancias en que surgieron, es claro que se trata de Protestantismos heterodoxos y radicales, y desde ningún punto de vista -social o antropológico- son Judaísmo.

2. Sus escencias doctrinales son cien por ciento cristianas. No han roto en ningún punto con los dogmas que el Cristianismo empezó a construir desde el siglo II. Por lo tanto, no pueden ser definidos de otro modo más que como Cristianismo.

3. Su principal propuesta es el intento de recuperar, reconstruir o restaurar el tipo de Judaísmo que practicó Yehoshúa, y apelan a que es un Judaísmo anterior al Judaísmo Rabínico. Para ello, recurren a muchos argumentos pseudo-científicos: el supuesto perfil judío original del Nuevo Testamento, la convicción de que Pablo fue un judío observante y promovió la observancia de la Torá, la recuperación de la versión original del evangelio de Mateo en el manuscrito de Shem Tob ben Itzjak ben Shaprut.
Sin embargo, en cada tema la evidencia demuestra que sus análisis de la información siempre son incompletos, parciales, e incluso tendenciosos.

Yendo a fondo con la misma información que ellos ponene sobre la mesa, voy a la recuperación de los elementos verdaderamente judaicos del Nuevo Testamento, especialmente del Evangelio de Mateo.

Y el resultado es muy diferente a lo que ellos dicen: un Yehoshúa demasiado humano, que -en definitiva- no es el Mesías.