Nuevo Mateo Hebreo (falso shem-tov): la nueva droga de la Vieja Mafia

Nuevo Mateo Hebreo (falso shem-tov): la nueva droga de la Vieja Mafia.


Tomado de: OrajHaEmet.org

Idea gráfica tomada de: http://thechristianmafia.com
“La religión es el opio del pueblo” -Marx.
Este opio no falta nunca en el cristianismo, menos entre los misioneros.  Jerónimo fue el primer mafioso que abrió la senda a la droga espiritual con un nuevo producto: la Vulgata Latina.
La Vulgata se volvió en el Insumo primario para la elaboración de drogas (dogmas) cristianas y le hizo ganarse al Cartel del Vaticano el corazón enviciado y ciego de toda Europa por siglos.
Con el advenimiento de la reforma protestante, una naciente mafia quebró el monopolio vaticano y penetró con productos (biblias) nuevos, fáciles de asimilar a precios menores que los del vaticano y con efectos más fuertes.   En toda la gama de drogas cristianas, las nuevas mafias (sectas) misioneras no se quedan atrás y están queriendo introducir a las plazas una nueva droga: el Mateo Hebreo.
La mala fama actual de las Iglesias Organizadas ha forzado a estos últimos a tratar de “romper relaciones” con la Mafia de la cual proceden para que los cristianos desilusionados no vean que en realidad son los mismos viejos criminales, pero con nuevo empaque.
La herramienta de marketing que más publicitan es un nuevo supuesto “insumo”: el Mateo hebreo (supuestamente “de shem tov”).   Lo tratan de presentar como la nueva panacea de las drogas espirituales y afirman que se trata de “buena mercancía, la original, no la vaticana”.
Los pastores latinoamericanos por lo general son indoctos, cristianos que sin educación se les da por creerse mucho y “montar iglesia” aparte.  Igual es con esos nuevos pastores (“moreh’s”) misioneros: son tan ignorantes, o en realidad les gusta tanto el dinero, que se buscan la forma de incursionar en el mundo de las drogas espirituales (biblias) hablando son conocer.  Esta nueva mafia de farsantes es la que está detrás del “Mateo hebreo shem tob” y con su marketing agresivo pretenden repetir tanto una mentira hasta forzarla a convertirse en verdad. Todos los especialistas concuerdan en algo: el texto de Shem tob es medieval, no es original de los primeros siglos y es parte de un tratado judío del medioevo anti-cristiano camuflado como “evangelio” para sembrar confusión entre cristianos.  A pesar de eso, los pastores misioneros, se han lanzado numerosas veces a “traducirlo”, según ellos siempre “por primera vez en español”.  Tal vez lo pongan así para poder venderlo más rápido, no hay que dejar de lado el mercado potencial de sus seguidores que harán cualquier cosa por encontrar desesperados un “brit jadasha” (kitvei talmidim) “fiable” que puedan usar para taparse los oídos y volver a la dulce mariguana espiritual: la ilusión colectiva cristiana: “Yehoshua el mesías sí es verdad”
(Imagen: mujer loca)
Foto: mujer enferma del Síndrome de Abstinencia Neotestamentaria (SANt).
Los Carteles de la droga misionera han reaccionado y han comenzado a surtir a sus clientes nuevo material para mantenerlos enviciados en lo mismo de antes:  El Cartel de los Israelitas Mesiánicos (liderado por el capo Marshall Koniuchowsky) ha sacado su droga al mercado: Versión Kadosh Israelita Mesiánica.
Daniel Hernandez (conocido como “Padrino” Dan Ben Abraham) también ha tratado de ganar su tajada en el mercado misionero de libros e inició un bombardeo de marketing en el comercio negro misionero para implementar y vender su “Código Real” al mayor número de incautos.
Por último, pero no menos importante, il Capo de la mafia natzratim, Ariel Frias (conocido como “Abdiel Frias, Avdiel ben oved” en el bajo mundo) ha sacado una nueva mercancía: “Mateo Hebreo (“shem tov”)” con una foto suya disfrazado de Yeshu (de nuevo, como quien dice: para la recordación de marca).
Esta última organización se ha tomado más a pecho el marketing de la nueva droga misionera lanzándole en varios países a través de eventos y presentaciones como si se tratara de la venta de un buen libro (es libro, pero “bueno” no).  Ya está en los expendios gracias al trabajo del Sottocapo Emanuel Salinas y lo más seguro es que sus jíbaros lo traten de lanzar y vender en todo lugar para que su Papa Ariel frías pueda recuperar rápido la “inversión” de imprenta con jugosas ganancias.
Lo peor es que muchos fieles misioneros son tan ignorantes que seguro toman cada droga como legítima, pretendiendo hallar en ella el opio al que tanto están enviciados.
Ya luego cuando se den cuenta (si el estupor los deja) de que el “Shem tov” del pastor Frías no es original (sino mala copia con añadidos y ediciones personales) se irán tras otra nueva droga… puede ser una reedición con que los contente la mafia natzratim o cualquier otra de sus mafias cristianas hermanas.
Hoy la obra Original de Shem Tov (no la copia mal hecha y editada de los Natzratim, o la de Rood y Koniuchowsky) puede ser leída por todos.   Les recomiendo que vean este excelente blog para que se den cuenta lo pésimo que son esos nuevos libros cristianos y vean con sus propios ojos cómo Abdiel Frías editó y añadió cosas al texto para manipularlo y crear una versión propia según los dogmas de su nuevo cristianismo:
(Imagen: evan06)
¿Sabían que Abdiel Frías no sabe hebreo realmente? ¿sabían que él y su familia usan en sus ritos un “antiguo testamento interlineal hebreo-español” de la editorial cristiana Clie?
En fin, visiten la página, vean el verdadero tratado Evan Bojan (Mateo Shem Tov) y dénse cuenta de lo malo que es la copia pirata y modificada del pastor Frias.
Posdata: “Shem Tov” no fue rabino (como lo dicen los natzratos). Su nombre fue Isaac Ibn Shaprut, y su libro no es copia del “evangelio de mateo original hebreo” sino una obra judía del medioevo compuesta como relato que pretendía crear un nuevo “Mateo” para pelear contra los mumarim (conversos al cristianismo) y demostrar lo ridículo del cristianismo.