Pregunta un misionero, Responde un judío

BS”D

Pregunta un misionero, responde un judío:

 

¿Soy hijo de Israel?


R/ ¿Qué dice la Ley de los hijos de Israel? que si no naciste de madre judía, o si no te convertiste según la Ley de Israel, no eres hijo de Israel.


¿Soy un hijo de Efraim?
R/ Estimado amigo, hasta donde se sabe los pocos B’nei Efraim viven en la India. ¿Vino tu familia de ese remanente hebreo en la India? ¿Qué pruebas tienes de que desciendes de Efraim? ¿sólo por sensacionalismo evangélico?
Es muy extraño tu comportamiento, mi querido amigo: por un lado deseas demostrar una ruptura con el cristianismo tradicional, pero por el otro sigues enseñanzas raciales originadas en el seno del fundamentalismo cristiano.


¿Acaso no crees en la restauración y el resurgimiento profético de la unión judíos-gentiles?
R/
Perdón que sea tan directo, pero para nosotros, eso que dices es sólo otra moda evangélica.  Llevamos décadas oyéndoles hablar de “restauraciones” y “avivamientos”.
Nuestro ideario del cumplimiento de las profecías no es a través de modas evangélicas, sino como siempre lo hemos sabido: judíos y noájidas, cada quien cumpliendo sus mitzvot y trabajando unidos haciendo tikun olam (reparación del mundo).


¿Por qué no crees que Iehoshua es el Mesías?
R/ Te voy a responder muy francamente.  Sé que no te gustará mi respuesta y tal vez herirá tu susceptibilidad, de antemano discúlpame por favor.  No creo en él porque los profetas dijeron que el Mesías sería un Rey Ungido.  El Targum de hecho se refiere a él como “el Rey Mesías” (המלך המשיח).
Tu Iehoshua no recibió ungimiento como rey, por tanto no es Ungido (mashiaj).  Por ende tampoco fue Rey (melej).
Si no cumple con lo básico elemental del títilo mesiánico (hamelej hamashiaj ; המלך המשיח ; el rey mesías) ¿qué se podría esperar de más? antes que el dos, es el uno.
Además hasta en los escritos de sus “seguidores” se muestra claramente que tampoco cumplió con todas las profecías mesiánicas.

 

¿Y que tal si sus seguidores fueron judíos y sus escritos hebreos?
R/ Muy romántica la idea, pero me temo que muy lejana de la realidad.  Sus seguidores judíos se perdieron en las arenas del tiempo, como se perdieron también los seguidores de otro falso mesías, Shabetai Tzvi.
Como personaje histórico, no se sabe nada a ciencia cierta.  Hubo varios “Yeshuas” en esa época, desde rabinos apóstatas hasta herejes, e incluso el hijo bastardo de una mujer y un soldado romano.
Sus seguidores no dejaron nada escrito.  Lo único que hoy en día tienen sus ”adherentes” son un compendio de libros griegos.


¿Por qué dices que libros griegos si originalmente estaban en hebreo y deben leerse con mente hebrea?
R/ Porque los más antiguos que se existen son en griego.  No hay pruebas de un origen hebreo sino suposiciones oscuras respecto a un extinto “mateo”.
Hoy día varios misioneros tratan de hebraizar un poco ése compendio de libros, pero se deben acomodar a re-traducir del griego a la vez que manipulan y le tratan de acomodar al texto sus interpretaciones personales puestas también en palabras “hebraizadas”.  Incluso han tenido que recurrir a versiones hebreas tardías y medievales como la de Shem Tov o la de DuTillet para ver cómo se las arreglan para hebraizar su nuevo tipo de cristianismo.   Otro recurso al cual han apelado es al origen arameo (peshita), que en realidad no es Arameo Judaico (o “Palestino”) sino Siríaco, la lengua oficial de la Iglesia Católica Siria desde el siglo IV.


¿Por qué no me respondiste respecto a leerlos con mentalidad hebrea?
R/ Perdón, me extendí en el origen y olvidé la segunda parte de la pregunta. Ahora sí respondo: Los he leído en griego, en arameo siriaco, en latín y hasta en las novedosas versiones hebreas y ha arrojado el mismo resultado: cuando uno lee esos libros con mentalidad hebrea salen a relucir numerosas ideas contrarias a la Torah y por mucho que uno intente forzar la lectura, se sigue percibiendo su religión griega, como quien dice “la llevan en el alma”.


¿Y que tal si no me llamas cristiano sino nazareno?
R/
Comprendo que no te guste ser llamado “cristiano”.  Incluso a muchos evangélicos modernos no les gusta ése nombre y prefieren ser llamados “cristocéntricos”.
Pero te llamo “cristiano” porque crees que ya vino -cristos- el mesías, y crees que fue Iehoshua.
Esa misma creencia la compartes son católicos, luteranos, calvinistas, ortodoxos griegos, evangélicos, bautistas, metodistas, etc.  No me interesa qué peleas tengan entre ustedes debido a las diferentes concepciones teológicas que tengan sobre su ”mesías”.
Todos ustedes en conjunto son llamados “La Cristiandad”, en inglés “Christendom”.  Es pensando en eso que a tí te llamo “cristiano”.


¿Y qué tal si no creo en la trinidad?
R/ No importa, millones cristianos no creen en la trinidad.  Testigos de Je*ova, por ejemplo, son cristianos y no creen en la trinidad.
Así no creas en la trinidad, crees en que Iehoshua es el mesías.  Esa creencia específica se llama “cristianismo”, que viene del griego -cristos- mesías.


¿Y qué tal si no creo que Iehoshua era dios?
R/
No importa, también el cristianismo arriano ha afirmado que Iehoshua no es dios.
Así no creas en que Iehoshua era dios, crees en que Iehoshua es el mesías.  Esa creencia específica se llama “cristianismo”, que viene del griego -cristos- mesías.


¿Y qué tal si no creo en los libros griegos?
R/ No importa, tampoco los cristianos sirios creen en los manuscritos griegos y se ciñen a la versión Siriaca (aramea) que hoy día es leída en cientos de misas celebradas en las Iglesias Ortodoxas Sirias.
Así tus modernos líderes hayan traducido esos libros al hebreo, crees en que Iehoshua es el mesías.  Esa creencia específica se llama “cristianismo”, que viene del griego -cristos- mesías.

 

¿Y qué tal si aborrezco al cristianismo tradicional y a la autoridad romana?
R/ No serías el primer cristiano en hacerlo.  Numerosas veces la Cristiandad se ha dividido, eso se conoce como “Cisma”.  Los Cismas han dado fruto a las diversas iglesias y denominaciones cristianas.  En ese orden de ideas, ustedes son un cisma dentro de un cisma dentro de otro cisma.  Una división de la iglesia evangélica actual, o una división entre mesiánicos (que son división de los protestantes).


¿Y qué tal si me llamas mejor de otro modo a mí y a mi creencia?
R/ El griego, padre putativo de nuestras lenguas occidentales, nos legó el llamarte “cristiano” y a tu creencia mesiánica llamarle “cristianismo”.
Si no te gusta el griego, y prefieres el hebreo, no hay problema, mi estimado amigo.  En hebreo tú te llamas “Notzri” y tu creencia mesianista se llama “Natzrut”.
Tú eres notzri, un católico es notzri, un evangélico es notzri, un siriaco es notzri.
Tu creencia es natzrut, la del católico es natzrut, la del evangélico es natzrut, la del siriaco es natzrut
.

 

¿Y qué tal si no uso más ninguno de esos libros del mal llamado “Nuevo Testamento”?
R/
Sería muy bueno mi querido amigo, pero entonces ¿cómo sostendrías tu fe en tu mesías? ¿qué pruebas te quedarían para seguir sosteniendo que él cumplió algo?.
Así desprecies esos libros, igual crees en Iehoshua como mesías, esa concepción mesianista es “natzrut” (cristianismo) y tu eres “notzri” (cristiano).


¿Y qué tal si aprendo cosas judías?
R/ Muchas personas de todas las creencias (y hasta ateas) se nutren de las hermosas enseñanzas del Baal Shem Tov, de Rabbi Najman de Breslov, de los Midrashim y de nuestras fuentes.   El que aprendan algunas cosas judaicas no los convierte en “hebreos” o “hijos de israel”.
El que aprendas de nuestros libros no nos pone celosos, antes bien, nos halaga que muchos no encuentren respuesta a su sed espiritual salvo en nuestras fuentes judías ortodoxas
.


¿Y qué tal si me convierto al judaísmo?
R/
¿Y para qué deseas convertirte? Es mejor que seas noájida, y ya verás en el futuro si te conviertes o no.  La conversión al judaísmo no es un tema sencillo ni tampoco es una decisión que se tome a la ligera.  Se necesita mucho auto-conocimiento y mucho estudio bajo la guía de autoridades judías ortodoxas.
¿Te gusta el hebreo? estudia hebreo.  ¿Te gusta mucho la cultura judía? no te culpo, las expresiones culturales judías son hermosas, aprende a ser un buen noájida y ayuda de alguna forma a la comunidad judía de tu ciudad que seguro serás un huésped y un amigo bien recibido.