Los Misioneros

Los Misioneros: su origen

Nos presentan un personaje: Yarmulke, talitot, peyos, gabardina negra, barba y talit.

¿Qué es? ¿será judío? No siempre!

Se llaman a sí mismos:

  • Judíos Mesiánicos.
  • Israelitas Mesiánicos.
  • Creyentes en Yeshua
  • «Nazarenos» , «Netzaritas» o «Natzratim».
  • Católicos de tradición hebrea o «Bnei Tzion»
  • Hebreo-cristianos.

Generalidades y Origen de los misioneros:

El cristianismo de hoy es una religión de muchos matices. Veamos un ejemplo: Si usted camina por una ciudad latinoamericana puede encontrarse decenas (y hasta cientos) de tipos de cristianismo. En una esquina hay en letrero que dice “salón del reino de los testigos de jerobad”, a dos bloques hay un espectacular edificio de arte barroco colonial conocido como “catedral de santa matría de azucena”  y justo detrás de ella, caminando a dos bloques de distancia y después de haber pasado al lado de un pequeño local de santería, no es raro que se sienta aturdido por el ruido emanado de dos servicios religiosos que tienen lugar en un mismo edificio: en el primer piso se lee debajo de un corazón con una paloma el letrero “iglesia universal oracion fuerte al esbiritu santu”; y en el segundo piso se ven personas saltando bajo la consigna “astambleas de dioos”.

Cada uno de estos grupos religiosos (sectas, denominaciones, cultos) nació en un momento de la historia.  Esa iglesia barroca es sostenida por los feligreses que comparten una fe creada en los primeros siglos de la era común,  los saltones del segundo piso son hijos de ésta y su separación se remonta a los movimientos protestantes, pero más específicamente al surgimiento del pentecostalismo. Los santeros serán descendientes de esclavos nigerianos que amalgamaron la religión yoruba con el cristianismo de los españoles, y por último, la “oración fuerte al esbíritu santu” la lideran fervorosos pastores brasileiros.

Tengamos esto en mente y por un momento cerremos la escena para que conozcamos el origen de los misioneros y cómo sabemos que son una nueva expresión cristiana.

El origen de los misioneros se remonta a la época en del Puritanismo en Inglaterra, quien se adjudicó a sí mismo la personificación literal de todas las promesas bíblicas. Se declaraban el  “verdadero Israel”.

¿Y entonces dónde quedamos los judíos?  Los Puritanos no iban a negar su dogma tan fácilmente, entonces la forma como resolvieron la cuestión judía era pretender que los judíos se convirtiesen a ellos para ser “Restaurados” como “verdadero Israel de Dios”.

Estos puritanos veían la conversión de los judíos como una señal para la “segunda venida de Cristo (mesías)”.

Pero estas doctrinas no nacieron por generación espontánea, veamos:

Andrew Willet, en el siglo XVI EC, exponía en su obra “DE UNIVERSALI ET NOVISSIMA IUDAEORUM VOCATIONE”  la responsabilidad de la Iglesia de “evangelizar a los judíos”

Thomas Brightman, (siglo XVI EC) fue quizá el mayor teólogo cristiano exponente de éstas ideas de “evangelización” a los judíos, su “conversión”.  Afirmaba respecto a los judíos: “profético retorno a palestina cuando se conviertan a Cristo”.

Sentadas estas bases, se fundan los movimientos cristiano-hebreos que deciden llevar a cabo la labor evangelística en los judíos a fin de apresurar “la venida de cristo”.  Se inicia entonces la llamada “Misión a los Judíos”, que usando de métodos suaves y/o  de sincretismo (asimilación) progresivo, logra cautivar a varios descendientes de judíos que años antes se habían refugiado en Inglaterra huyendo de la inquisición española, como por ejemplo: Johm Immanuel Tremelius, Philip Ferdinandus, Sir Benjamin De Israelí…

Como lo escribe Carol Harris-Shapiro:

El Judaismo Mesiánico es un movimiento americano de corte judeo-cristiano cuyos orígenes pueden ser trazados, en Estados Unidos en:   las ‘’Misiones Hebreo-Cristianas’’ de los siglos XIX y XX, el «movimiento de jesús’’ de finales de los 1960’s  y principios de los 1970’s,  y el resurgimiento de la etnicidad judía en norteamérica en esas décadas.  Las congregaciones judio mesianicas estan compuestas de judios que han aceptado a Jesus como su salvador, y gentiles que han adoptado un estilo ‘’judio’’.

Incluso el “judio-mesianico” David Sedaca reconoce:

El judaismo mesiánico de hoy es la última expresión de un proceso que tiene un poco más de 100 años.

Muchos cristianos británicos habían sido adoctrinadas a pensar que ellos eran descendientes de los antiguos israelitas, las 10 tribus…  esta teoría racial dio luz al “Anglo-israelismo” (ver Glosario) .

Esto, sumado a la “Teología del Reemplazo” (ver Glosario) del cristianismo, creó un panorama perfecto para la germinación de nuevos grupos mesianistas amantes de todo lo que sonara hebreo, que se consideraban “verdadero israel”, “judíos completos” y creyentes en la “restauración”,

En la imagen podemos ver una muestra de la literatura religiosa de la época: nótese la frase «Restoration of the Hebrews» (Restauración de los Hebreos)

El “Judaismo Mesianico” de hoy (llámese así o «israelismo» o «nazarenismo» o cualquier nombre con que desesperadamente deseen camuflarse) es la expresión moderna de toda esa evolución de tácticas misioneras cristianas respecto a los judíos.

La “explosión” y la entrada en vigor de este movimiento inició en el año de 1813  cuando un grupo de judíos conversos al cristianismo iniciaron labores comunitarias como cristiano-hebreos, fundando una asociación llamada “Benei Abraham” (hijos de abraham).

Hitos en la historia del cristianismo hebreo:

  • Mayo 14 de 1867:  El Dr. C. Schwartz  intenta unir a todos los “judíos creyentes” en la “Alianza Hebreo-Cristiana y de Unión de Oración de Gran Bretaña”.
  • En 1883 se creó la “Hebrew Christian Prayer Union”.  Membresía inicial: 147, y en poco tiempo alcanza los 600 de varios países europeos y norteamérica.
  • En 1915 fundaron la “Hebrew Christian Alliance of America”  que cambió de nombre y hoy se presenta como “The Messianic Jewish Alliance of America (MJAA)” y su lema es “for the Restoration of Israel” (por la restauración de Israel”)
  • Estas alianzas fundaron sucursales en varias naciones y finalmente en 1925 se unieron para formar la  “International Hebrew Christian Alliance (IHCA)”  que centralizó a casi todo el movimiento cristiano-hebreo.
  • Posteriormente, la agenda de la “misión a los judíos” centró sus esfuerzos en crear iglesias independientes donde se actuara por reforzar la “judeidad” de sus integrantes hasta el punto en que el converso Joseph Rabinowitz le imprimió al Cristianismo Hebreo una forma ritual un poco más similar al de las sinagogas judías.
  • Después de los obvios reversos sufridos por las  entidades religiosas durante la II Guerra Mundial, la refundación del Estado de Israel y el aparecimiento de una organización judía conocida a nivel mundial,  hicieron que la identidad de las juderías mundiales se elevara, y como es lógico, el cristianismo-hebreo vio que la mejor forma de adaptarse para continuar su labor era cambiando de nombre y llamándose “Judaísmo Mesiánico”.
Hasta sus maestros reconocen que el «judaismo mesianico» tiene orígenes MISIONEROS. 

Foto: Libro «Post-missionary Messianic Judaism» de Mark S. Kinzer.

Latinoamérica: destino de misioneros.

En la década de los cincuenta y los sesenta del siglo XX EC, los destinos preferidos de los misioneros norteamericanos (de todas las denominaciones cristianas) fueron los países de américa latina.  Bautistas, Pentecostales, Unitarios, Testigos de Jehova, Mormones y decenas más fundaron miles de iglesias, atomizando diversidad cristiana en un continente que años antes había sido monopolizado por el cristianismo católico.

Abramos el telón nuevamente en el ejemplo que habíamos usado. Como sabemos, el cristianismo moderno se divide en decenas de miles de grupos y vertientes, pues bien, cuando estas ideas hebreo-cristianas llegan en masa al desordenado enjambre de religiosidad popular cristiana, entonces cada denominación y movimiento cristiano toma para sí elementos y a su vez dan a luz a un sinnúmero de nuevas congregaciones, nuevos grupos misioneros que se adjudican cada uno (como siempre) la “verdad”, la “restauración” y el ser “verdadero israel”.

Por eso cuando la gente se pregunta por qué estos grupos misioneros son tan variados en cuanto a principios básicos de fe, la respuesta es sencilla: porque nacieron del cristianismo y en consecuencia siguen su multiplicidad de denominaciones, veamos:

Como hay cristianos trinitarios, así también hay mesianistas trinitarios.

Como hay cristianos unitarios, así también hay mesianistas unitarios.

Como hay cristianos “restauracionistas”, así hay también mesianistas que se adjudican ascendencia separada.

Como hay cristianos que creen en un mesías-dios, así también hay mesianistas que creen en un mesías-dios.

Como hay cristianos que NO creen en un mesías-dios, así también hay mesianistas que NO creen en un mesías-dios.

Como hay una minoría de cristianos que no creen en la virginidad, así también hay mesianistas que no creen en nacimiento virginal.

Nota: uso el nombre “mesianistas” y no “mesiánicos” porque algunos de esos grupos ya han optado por rechazar el nombre “mesiánicos”.  No obstante, todos son conocidos en el judaísmo como «misioneros» por su origen.

Doctrinas e ideas cristianas que también son comunes en los grupos mesianistas misioneros:

  • Yahwehismo (Sacred Name Movement).
  • Anti-rabinismo.
  • Trinitarismo.
  • Unitarismo.
  • Arrianismo.
  • Docetismo.
  • «Neo-calendarismo» (proposición de nuevos calendarios supuestamente «restaurados»).
  • Teoría de las Dos Casas.
  • Efraimismo.
  • Antisemitismo y judeofobia (aunque no lo parezca).

¿Cómo nacen los grupos misioneros?

Para poder entender el creciente nacimiento de estos grupos, debemos estudiar las motivaciones psicológicas detrás de su origen:   Los evangélicos han sido influenciados por el ejemplo de Lutero: un pequeño sacerdote católico que de la noche a la mañana se rebela y se convierte en uno de los pilares del cisma occidental fundando una iglesia aparte, excusado en «seguir la verdad» y en proponer la «restauración de la iglesia primitiva».

Otro factor psicológico es que también hay que considerar es que han sido bombardeados por la propaganda de fama de sus predicadores: Moody, Ellen G. White, Benny Hinn, Zamudio, Castellanos, Ronny Chavez, Paul Finkenbinder (más conocido como «el hermano pablo»).

Todos los cristianos desean  entonces emular al renombrado,  al «siervo de dios», al líder divinamente escogido que usa rimbombantes  títulos tales como «apostol», «profeta», «maestro».

Esto permite que nazca en el ideario  de la mente evangélica un marcado acento de «caudillismo religioso».  Al fin y al cabo todas las denominaciones cristianas siempre han nacido así:  un cisma producido por un «líder» que de un momento a otro se cree iluminado y afirma que Dios lo ha escogido con una misión.   El contenido de ésta misión varía con cada caso, pero después de estudiar la historia de las iglesias evangélicas, hemos resumido las tres principales vertientes de dicha «misión»:

  • Restaurar el cristianismo primitivo, o en su defecto, «volver a las raíces», a las «sendas antiguas».
  • Ejecutar la gran comisión:  hacer proselitismo masivo, o como dicen ellos en su jerga «ganar almas».
  • Superar el fracaso histórico y convertirse en un «digno pueblo de dios» que le muestre al mundo como “ser luz” y como es que se debe vivir la biblia.

Estas tres corrientes de «misiones» siempre van juntas, pero dependiendo del caso, habrá una que prime más que las otras. Miremos el caso de los mesianistas:

Misión 1: ellos dicen ser los verdaderos seguidores de Yeshua, pretendiendo restaurar las cosas a sus raíces, «volver a las sendas antiguas».

Misión 2: los mesianistas son misioneros y usan tácticas de «evangelismo»: abordaje en las calles, usan medios virtuales para regar sus enseñanzas como spam,  propagandas, en resumen:  combinan proselitismo cristiano tradicional con novedosas campañas de marketing.   Ahora recuerdo un dato curioso: uno de esos grupos comienza aproximándose a la gente diciendo: «nosotros respondemos  a   x, y, z  preguntas, tenemos la solución a los interrogantes»  y de esta forma cautivan la atención de sus nuevas presas.

Misión 3: los mesianistas dicen que el resto de iglesias cristianas están mal, que ellos deben superar ese fracaso histórico y convertirse en un activo «pueblo de dios» a la vanguardia de cumplir sus expectativas: «ser luz al mundo» revelando a la gente cómo hay que vivir la biblia.

Ese es el papel del caudillizmo religioso en el devenir cristiano: cada “maestro” (pastor o reverendo) va creando nuevas iglesias, nuevas corrientes y van cambiando de nombre.  El apelativo “cristiano” ha caído en desuso. Hay evangélicos que prefieren ser llamados “cristocéntricos”.  Hay misioneros que ya reniegan de ser “cristianos” o “judios mesiánicos” (no siendo judíos) y ahora les gusta ser llamados “nazarenos”, “netzaritas” o cualquier nuevo nombre que suene más chic y hebreaico, más “natz-“.

GLOSARIO

Anglo-Israelismo: o Israelismo Anglosajon o Israelismo Británico. Doctrina del fundamentalismo cristiano que establece la creencia de que los anglosajones eran una de las tribus perdidas de Israel, siendo así los verdaderos elegidos por Dios en la actualidad.

Arrianismo: Doctrina cristiana considerada como heterodoxa y que predica que Jesus (Yeshua) no es divino sino solamente un ser humano.

Docetismo: Doctrina gnóstica cristiana que afirma que el cuerpo de Jesus (Yeshua) no fue el de un humano común y corriente sino que fue divino, celeste.

Efraimismo: Doctrina cristiana fundamentalista de tipo racial que afirma que los judíos son sólo «la tribu de judah» y que ellos son descendientes de la «Tribu de Efraim» que van a ser restaurados y unidos a los judíos por medio de Jesús, para ser juntos «israel» de nuevo.

Neo-calendarismo: Varios evangélicos, como los «adventistas», fanáticos por descubrir la fecha de la «venida de cristo», han comenzado a estudiar de forma autodidacta la astronomía, y como es típico de ellos, han afirmado que así como el judaísmo se ha perdido del camino correcto, entonces el calendario judío también.  Han creado entonces nuevos calendarios «lunares» y los han nombrado como los «verdaderos», los «restaurados».  Entre estos inventos neo-calendáricos, el más común es la idea del «shabat lunar» que fundamentan en los escritos de un Padre de la Iglesia Católica Apostólica y Romana…    curioso, ¿no?  Dicen que no son «roma», pero toda su inspiración termina siempre proviniendo de Roma.

Sacred Name Movement (movimiento del nombre sagrado): Secta nacida de la “Iglesia Adventista del Séptimo Día”.  Esta secta es la creadora de nombres como: Yahveh, Yahvah, Yaohu-Ul, Yahovah, Yahshua, Yahushua, Yahoshua, Yaohushua…

Teología del Reemplazo: o Supersesionismo. Doctrina cristiana que enseña que con Jesús, los judíos no son más llamados pueblo de Dios sino que tal honra le corresponde ahora a la Iglesia. En palabras de Justino Martir (circa 100 a 165): «Porque el verdadero Israel espiritual … somos nosotros quienes hemos sido guiados a Dios a través de este Cristo crucificado».

BIBLIOGRAFÍA

David Sedaca, «Rebirth of Messianic Judaism» http://www.imja.com/articles-and-papers/the-rebirth-of-messianic-judaism.html

Harris-Shapiro, Carol (1999). “Studying the Messianic Jews“

Israelismo Británico: http://es.wikipedia.org/wiki/Israelismo_brit%C3%A1nico

Teología del Reemplazo:  http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_del_Reemplazo_%28supersesionismo%29

Sobre el Movimiento del Nombre Sagrado: http://en.wikipedia.org/wiki/Sacred_Name_Movement y http://www.friendsofsabbath.org/Further_Research/History%20of%20the%20Sabbatarian%20Movement/sacrednamehistory.html

____________________

Des-encubrir a un misionero revelando lo que verdaderamente hay detrás de él: cristianismo, no es lashon hara.   ¿Decir que una persona es cristiana es insultarla o calumniarla? no.

Todos los artículos expuestos en este blog han sido revisados para evitar que contengan insultos.  Si el lector encuentra grosería en alguna parte, por favor denuncie para que sea eliminada.

DESCARGUE EL PDF:

SERIE MISIONEROS